Zorros domesticados ¡Increíble!

Irene Peláez · 28 marzo, 2015

Aunque parezca increíble, existen personas que han conseguido domesticar zorros. Ya sea porque estaban heridos y los han recogido y curado, o porque el zorrito se quedó huérfano y una persona lo recogió y lo crió. El caso es que no es infrecuente encontrarse con zorros domesticados que se comportan como verdaderas mascotas, que juegan con sus dueños y le hacen mimos.

¿Qué tipo de animal es el zorro?

Los zorros (vulpinos), son mamíferos omnívoros de la familia de los cánidos, al igual que los perros, los chacales y los lobos. Actualmente existen unas 27 especies de zorro repartidas por los cinco continentes, aunque la más habitual es el zorro rojo o zorro común, que habita en Europa y América del Norte.

Los zorros suelen vivir de 5 a 7 años en libertad, aunque en cautiverio pueden llegar a alcanzar e incluso sobrepasar los 12 años. Su tamaño es más pequeño que otros cánidos y a diferencia de ellos, no son animales de manada, sino que cazan en solitario.

Los rasgos característicos incluyen un hocico fino y una cola larga y espesa. El resto de rasgos físicos varían según la zona geográfica donde vivan; por ejemplo, el zorro del desierto tiene las orejas largas y el pelaje corto, mientras que el zorro ártico tiene las orejas cortas y el pelaje espeso.

¿Es posible que existan zorros domésticos?

zorro 2

Al igual que ha pasado con los perros, los gatos y algunos lobos, que en un principio eran animales salvajes, los zorros podrían evolucionar hasta convertirse en animales domésticos. Por ello, al equipo de científicos de Dimitri Beliáyev se le ocurrió que quizás fuese posible hacer que naciesen zorros domésticos en pocas generaciones, manteniendo un linaje en una granja bajo estricta selección reproductiva. Los resultados fueron apabullantes.

Para realizar el experimento se seleccionaron 130 zorros salvajes que evitasen poco el contacto con personas. Se les cruzaba y se cuidaban las crías. En cada generación de animales, se les hacían pruebas objetivas de comportamiento siguiendo un protocolo riguroso:

Primero el cuidador se acerca a la jaula y pasa un minuto cerca de la jaula cerrada. Luego abre la jaula y pasa un minuto con la puerta abierta sin tocar al animal, un minuto intentando tocarle y un minuto con la puerta cerrada de nuevo. El proceso entero se grababa en video y se determinaban los ejemplares más dóciles. Estos ejemplares eran los que podían reproducirse.

Al cabo de 10 generaciones, el 18% de los zorros mostraban comportamientos extremadamente dóciles. Pero lo más sorprendente del asunto es que se parecían cada vez más a los perros, no solo en conducta, sino también físicamente. En la actualidad el experimento sigue en vigor con el objetivo de estudiar a fondo los vínculos entre el comportamiento y el ADN, mediante comparación directa de los genes del grupo de zorros domésticos, con el de zorros salvajes.

Tras ver el experimento, que demostró que es posible que los zorros se conviertan en animales domésticos con el tiempo, no es de extrañar que existan historias entrañables sobre estos animales que viven con humanos y son tratados como cariñosas mascotas.

Y si tengo un zorro de mascota, ¿qué le doy de comer?

zorro 3

Muchas personas creen que el zorro es un animal carnívoro, pero no es así. Los zorros son animales omnívoros, ya que consumen casi cualquier tipo de alimento. La dieta para el zorro es muy diversa, por lo que son capaces de vivir en lugares muy diferentes. Tienden a consumir animales pequeños como roedores, conejos y ardillas. Los pájaros pequeños también son parte de su alimentación en muchas áreas, aunque a menudo son un alimento de temporada, dependiendo del clima del lugar donde viva el zorro.

Se sabe que estos cánidos se alimentan de las frutas que estacionalmente pueden crecer en diferentes áreas. Estos animales tienen una memoria increíble, así que cada año vuelven a los mismos lugares para beneficiarse de los alimentos que allí encuentran.

Los zorros no son selectivos a la hora de comer. Se alimentan de escarabajos, lombrices, y cuando encuentran arañas, también las consumen. Como parte de sus mecanismos de supervivencia, estos animales no desprecian la comida que tienen delante. Por eso, los zorros se conforman con comer cualquier tipo de alimento.