Cómo utilizar bien los premios de comida

Alba 23 octubre, 2015

Los premios de comida pueden ser una excelente opción durante la educación de nuestro perro. Pero, todo dependerá del buen uso que se haga de ellos. Por eso, nunca deben ser utilizados para sobornar al animal para que realice determinada acción. Además, debes prestar mucha atención, para que no provoquen en tu peludo un desequilibrio nutricional.

¿Cuál es la función de los premios de comida?

Estas recompensas comestibles pueden ser de gran utilidad para que nuestro peludo aprenda diversas órdenes y trucos. Por ejemplo, resultan muy efectivas para que:

  • No tire de la correa cuando pasea
  • Acuda cuando lo llamamos en lugares al aire libre
  • Se relaje y se siente a tu lado

¿Pero cuál es la forma correcta de utilizarlas?

Recompensas sabrosas para tu peludo

comida humana a perros

La condición fundamental para que un premio de comida resulte efectivo es que sea sabroso. Tan sabroso como para que nuestro amigo de cuatro patas lo prefiera sobre otras opciones, como escaparse o realizar travesuras varias.

Para llamar la atención del peludín, también conviene utilizar alimentos poco habituales en su dieta cotidiana.

Todo dependerá del gusto de tu mascota, pero algunas buenas opciones son pequeños trozos de:

  • Pollo cocido y deshuesado
  • Queso
  • Salchichas

Estos alimentos, además de hacer las delicias de tu perro, contribuirán a que se relaje y te preste más atención, gracias a su alto contenido en proteínas.

Consejos para que tu can no se devore los premios de una vez

¿Cómo evitar que tu can se avalance sobre los sabrosos premios apenas los huela? Es recomendable que lleves la comida en algún recipiente cerrado para evitar que los aromas se propaguen.

También, es importante que los prepares previamente, para no tener que trocearlos durante el entrenamiento y distraer así la atención de tu peludo amigo.

Aunque los premios de comida son grandes aliados a la hora de educar a los perros, debemos ser muy cuidadosos con su empleo para no provocarle desequilibrios nutricionales. 

Qué hacer cuando el can ya aprendió las lecciones

Cuando el perro haya aprendido sus lecciones, debes ir dejando de darle los premios de comida, ya que la idea es que se comporte de determinada manera porque tú se lo pides y no porque reciba un estímulo sabroso.

De todas formas, no es conveniente que elimines por completo sus recompensas comestibles. Y mucho menos drásticamente. Puedes continuar utilizándolas de forma más espaciada y como recordatorio para reforzar el aprendizaje.

Pero, además de los sabrosos premios, nunca debes dejar de motivar a tu peludo con:

  • Caricias
  • Palabras de aliento
  • Juguetes
  • Juegos

 Premia a tu perro sin descuidar su dieta

Si bien los premios de comida son grandes aliados a la hora de educar a nuestro amigo de cuatro patas a través del refuerzo positivo, debemos ser muy cuidadosos con su empleo para no provocarle problemas en su nutrición. Por ejemplo, la obesidad.

Por eso, es conveniente evitar los distintos snacks o golosinas para mascotas que se venden para tales fines, ya que no garantizan un correcto aporte nutricional para tu peludo.

Mejor, escoge las opciones más naturales. Por supuesto, no dudes en consultar al veterinario para que te indique la mejor forma de evitarle a tu mascota desequilibrios en su dieta a causa del entrenamiento.

Temas a tener en cuenta

perro comiendo

No olvides que debes utilizar de forma adecuada los premios de comida para que tu peludo asimile las enseñanzas. Para ello, ten presente que:

-Utilizar el refuerzo positivo para educar a tu mascota es siempre la mejor opción. Premia sus avances e ignora lo que hace mal.

-Los premios deben ser sumamente apetitosos pero sin descuidar la dieta del perro.

-Las recompensas comestibles deben ir discontinuándose una vez que el animalito aprendió a cumplir una orden. Si no lo haces, solo lograrás que tenga determinado comportamiento porque sabe que de esa manera obtendrá un alimento de su agrado.

  • Ten mucha paciencia y comprensión. Los perros se toman su tiempo para aprender lo que les pedimos.
  • Nunca lo castigues si no logras que haga lo que le pides. Sé persistente y lo conseguirás tarde o temprano.
  • Además de las recompensas sabrosas, no olvides mimar mucho a tu mascota y decirle lo bien que se está portando. Esta es siempre la mejor recompensa para tu perro.
Te puede gustar