Uso del escáner en la medicina veterinaria

Permite hacer diagnósticos con mayor precisión y de la manera menos invasiva posible para el animal; es favorable a la hora de determinar un daño o una enfermedad, para así ejecutar el tratamiento más adecuado

Hace una década la tomografía axial computarizada era empleada sólo en humanos; en la actualidad, asistimos un avance gigantesco hacia la medicina veterinaria. El uso del escáner, como comúnmente se le conoce, permite obtener diagnósticos precisos. El procedimiento no es invasivo, y suma puntos a la calidad de atención otorgada a los animales.

Con el escáner se puede observar internamente el cuerpo de los pacientes, sin necesidad de abrirlos. A diferencia de la ecografía y radiografía, favorece el recorrido virtual por cada uno de los órganos, inclusive los huecos. Gracias a esta reconstrucción de imágenes bi y tridimensionales, es posible el análisis de vasos sanguíneos y vías respiratorias.

Otro beneficio del uso del escáner es la detección de patologías en el tejido óseo, generalmente imperceptibles con otros estudios. También puede ser empleado para hacer seguimiento a determinados tratamientos clínicos; incluso se utiliza de forma preventiva para buscar signos tempranos de enfermedades congénitas o degenerativas.

Avances médicos veterinarios

El escáner es útil en el estudio del cerebro, la columna y todo el sistema nervioso central. Además, sirve para detectar patologías en el pulmón y otras partes del tórax, entre ellas la metástasis pulmonar; otro aporte importante es que se trata de un dispositivo realmente eficaz para constatar el estado del abdomen y la pelvis.

Este equipo de imagenología es aprovechado también para determinar una posible fase del cáncer en un animal. Con el escáner se proyecta el cuerpo del animal, con tal aporte de información, que facilita el desarrollo y control del tratamiento quirúrgico, médico o terapéutico requerido.

Cuando la mascota sufre un accidente, fracturas, lesiones o tumores, el escáner constituye la más acertada herramienta para su evaluación. Se muestran estas situaciones individualmente y en relación con los órganos, tejidos o huesos que hay alrededor.

Causas, síntomas y tratamiento de la esplenomegalia en perros.

Diagnóstico seguro

La tomografía computarizada es aplicada en ayunas, y el animal debe estar en reposo, sedado y colocado sobre una mesa. Se proyectan rayos X en un radio de 360°, y con ello se obtienen las imágenes que serán visualizadas en el ordenador.

Un tubo posicionado alrededor del paciente contiene detectores que se activan con la rotación o paso de los rayos X. Se recogen imágenes de cortes y secciones, que luego son reconstruidas en la computadora con ayuda de algoritmos.

Las radiografías simples ofrecen una única imagen bidimensional, mientras el uso del escáner ofrece múltiples imágenes transversales y tridimensionales.

El avance tecnológico permite además de la reconstrucción de estructuras a partir de imágenes de los órganos. Esto hace posible el estudio de los huesos sin interferencia de los tejidos blandos que lo recubren. También se consigue el análisis de las estructuras vasculares, sin lidiar con el tejido subyacente.

Uso del escáner también en la industria cárnica

La tomografía computarizada ha demostrado ser beneficiosa no solo para el diagnóstico médico del animal, en especial de perros y gatos. Su aplicación también se ha extendido a la industria cárnica que, sin necesidad de sacrificar a los cerdos, evalúa la sanidad y calidad de su carne.

Se efectúa un monitoreo de los cortes y a partir de ahí se trabaja la composición de grasa, músculos y huesos del animal. La tomografía axial describe valores de espesor y volumen de los tejidos; facilita la detección de patologías, el estudio genético y la observación de resultados de los diversos procesos industriales.

Cerdos comiendo

Recientemente la Unión Europea aprobó el uso del escáner como parte del sistema de clasificación de la canal. El objetivo es optimizar el producto (la carne) y garantizar altos estándares de calidad en este sector.

Recomendaciones para el examen

Al igual que en humanos, el uso del escáner en medicina veterinaria tiene sus exigencias y limitaciones. El animal no debe ingerir sólidos ni líquidos durante las ocho horas previas al estudio.

Asimismo, es importante realizar un examen de sangre que indique el buen funcionamiento del hígado y los riñones. De ello dependerá la elección o el descarte de ciertas anestesias profundas o generales.

La participación de un anestesiólogo es fundamental. Los animales no entenderán que deben permanecer inmóviles durante la evaluación y, aún cuando se estuvieran quietos, el ruido y las luces los asustarían.

Según la estructura a analizar, se podría requerir la aplicación de líquido de contraste, como en el caso de las vasculares. Actualmente se emplean contrastes no iónicos que mejoran la precisión y sensibilidad de la prueba.

El coste del uso del escáner es elevado. Fluctúa de acuerdo a los equipos y métodos implementados, del centro de salud escogido y la región donde se encuentre. Pese al precio, es aconsejable cuando estudios como la radiografía o ecografía no son suficientes para establecer un diagnóstico.

Te puede gustar