Un centro de rescate de animales peligra en Bolivia

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 19 febrero, 2019
Un centro de rescate de animales ha quedado inundado en Bolivia, por lo que ayudarles es urgente

La figura del centro de rescate de animales se hace muy necesaria para salvaguardar a la fauna silvestre, especialmente en aquellos países donde la biodiversidad y los delitos contra esta son tan abundantes como en Bolivia. Ahora, el centro de rescate de animales ONCA se encuentra gravemente amenazado por las últimas inundaciones y necesita toda la ayuda posible.

Un centro de rescate de animales, presa del agua

La Organización por los Nativos y Conservación de la Amazonia, también conocida como ONCA, es un centro de rescate de animales situado en la Amazonia boliviana, en concreto entre el Parque Nacional Madidi y el Parque Natural Pilón Lajas. Hace unos días, una inundación procedente del cercano río Beni arrasó varias instalaciones del centro, entre ellas la clínica veterinaria, los dormitorios de los voluntarios y las cocinas.

Gracias a la labor incansable de los voluntarios y trabajadores del centro, ningún animal ha resultado herido. Algunos animales, como los primates, han subido a los árboles más altos para evitar ser engullidos por las aguas. Actualmente, ONCA tiene a su cargo numerosas especies de mono: desde el mono capuchino de cabeza dura al mono ardilla, pasando por un grupo de monos araña y un trío de monos aulladores.

Otros animales han sido realojados, como es el caso de los coatíes y algunos de los últimos rescates de ONCA: dos crías de felinos amenazados, el jaguar y el margay, necesitan urgentemente instalaciones para poder garantizar su bienestar.

ONCA: jaguar

De igual manera, una de las mayores preocupaciones del centro es la ausencia de clínica veterinaria y cuarentena, sin la que se hace imposible garantizar la salud de las decenas de ejemplares salvajes que este centro de rescate de animales ha salvado del tráfico ilegal de fauna.

La mayoría de estos animales han llegado a través de decomisos, e incluso muchos de ellos han sido mascotas de gente que los ha terminado por ceder al centro. En el campamento de ONCA estos animales pueden vivir una vida que combina su hábitat natural con los cuidados veterinarios necesarios para estos animales maltratados.

Normalmente, la estación lluviosa es siempre un reto para este centro de rescate de animales, pero parece que cada año las inundaciones son mayores y, en esta ocasión, gran parte de las estructuras del centro han quedado sepultadas.

La labor de ONCA, más necesaria que nunca

Este centro de rescate de animales no solo lucha contra el tráfico ilegal y la pérdida de biodiversidad: también trabaja en conjunto con las comunidades locales de la Amazonia para garantizar que su proyecto de conservación apoya a los que conviven con los animales de los que ONCA se hace cargo, y que además conforman parte del personal del centro.

Centro de rescate de animales

Así, ONCA trabaja con las comunidades nativas Ese Ejja y Tacana, con clases de inglés, reforestación, construcción de escuelas, entrega de materiales escolares o actividades educativas para sensibilizar sobre los ecosistemas que rodean a estas gentes y a su vez aprender de ellos.

El campamento de ONCA era el corazón de este proyecto de conservación, e incluía huertos ecológicos, clínica veterinaria, cuarentena, además de alojamientos para animales y para las personas que los ayudan. Ahora, debe continuar su tarea teniendo que reconstruir gran parte del centro en terreno no inundable.

Para hacer frente a esto, el centro de rescate de animales boliviano urge a toda ayuda posible. Así, ONCA ha puesto en su página web un vídeo sobre lo ocurrido y varias formas de colaborar económicamente, aunque la simple difusión de esta situación puede ayudar a su labor. Os animamos a colaborar para que este bonito proyecto siga adelante.