Tratamiento de la Cinofobia, el miedo a los perros

Muchas personas padecen de Cinofobia. Se trata de un miedo intenso hacia los perros. Este miedo no es normal, e incluso puede llegar a generar graves complicaciones. En ocasiones, origina ataques de pánico y de ansiedad en la persona. Quienes padecen de Cinofobia sufren inmensamente el simple hecho de cruzarse con un perro. Pero esta patología es efectivamente tratable.

¿Cómo saber si se padece de Cinofobia?

Muchas personas confunden el simple temor a perros peligrosos con la Cinofobia. Sin embargo, esta enfermedad tiene sus propias características. Existen una serie de síntomas que permitirán identificar a la persona con este problema.

La siguiente lista refleja algunos de los síntomas más comunes:

  • El miedo es intenso y desproporcionado.
  • Se evitan situaciones cotidianas en las que se puede interactuar con un perro.
  • Se trata de un miedo irracional, que carece de explicación lógica.
  • El terror se vuelve casi insoportable.
  • La persona es incapaz de controlarse ante este miedo.
  • Se sufre mucho al cruzarse o acercarse a un perro.
  • Se experimentan síntomas físicos, como náuseas, sudores y taquicardia.
  • Pueden surgir mareos y debilidad muscular.
  • La persona siente ganas de salir huyendo del lugar.
  • Ataques de pánico o de ansiedad al estar cerca de un perro.

Estos son los más claros síntomas de la Cinofobia. Por lo general, las personas que padecen este problema, saben identificarlo. En la actualidad hay muchos tratamientos contra la afección. Incluso son muchos los profesionales los que se especializan en el área. También es especial esta patología en niños.

Tratamiento para la Cinofobia

Son millones las personas las que padecen de Cinofobia. Es quizás por esto que existen varias terapias para tratar esta enfermedad. Lo mejor de todo es que casi todas ellas suelen resultar efectivas en la mayoría de los casos. Según el perfil de la persona, el terapeuta recomendará el tratamiento apropiado para ella.

Autor: Wagner Cezar
  1. Terapia de exposición gradual

Es un tratamiento que ha dado muy buenos resultados. Consiste básicamente en acercar a la persona a un perro. Este puede ser real o en imágenes. El tratamiento busca intentar disminuir gradualmente la ansiedad del paciente. Además, con el acercamiento al animal el cerebro irá entendiendo que el “peligro” no es real. Por lo general, tras unas cuantas sesiones, la patología desaparecerá.

  1. Técnicas de relajación

Es otro efectivo tratamiento en contra de la Cinofobia. Se utilizan técnicas tales como el yoga o la meditación. Mediante estos momentos de relajación, se logra calmar la ansiedad de la persona. Por lo general, estas técnicas se aplican de forma previa al tratamiento de la exposición gradual. De esta manera, al paciente le será mucho más fácil situarse ante el animal.

  1. Terapia cognitivo conductual

Mediante esta terapia se busca intentar cambiar los patrones conductuales del paciente. De esta manera, se logran identificar las ideas reales y las irreales. La Cinofobia genera una percepción alterada de la realidad y el peligro. La terapia cognitivo conductual ayudará a concienciar a la persona. Con ello se podrán percibir emociones de una manera más real. Al final, el paciente logrará darse cuenta de que su miedo no se justifica.

  1. Exposición mediante realidad virtual

La tecnología avanza a pasos agigantados. La exposición mediante realidad virtual busca proyectar una idea como si fuera la original. Se le colocará al paciente una especie de lentes, con las que percibirá determinadas situaciones. Se irán generando imágenes muy realistas, como si se tuviese a un perro delante.

  1. Tratamiento farmacológico

Existen medicamentos que ayudan a combatir la Cinofobia. Por lo general, se trata de fármacos calmantes que ayudan a disminuir la ansiedad. Este tipo de tratamientos se aplican en pacientes que presentan otras fobias, aparte del miedo a los perros. De cualquier manera, el tratamiento farmacológico se tendrá en cuenta como último recurso. Primero se intentará abordar el problema desde el ámbito psicológico.

Hay muchas formas de tratar la cinofobia. Por lo general, el terapeuta será quien recomiende el tratamiento adecuado. Esto se hará teniendo en cuenta la intensidad del padecimiento y el perfil de la persona. Aunque no se trata de una enfermedad grave, puede llegar a ocasionar serios inconvenientes.

Las personas que padecen de Cinofobia no deben de alterarse. Lo primero será identificar el problema. Tras esto, se podrá consultar a un profesional en el área. Por lo general, en cuestión de algunos meses el terror hacia los perros desaparecerá.

Fuente de la imagen principal: savageblackout

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar