Todo sobre el Weimaraner

Yamila · 21 agosto, 2017

En español se lo conoce como “Braco de Weimar”, y es una raza de perro de caza con origen alemán. Con sus ojos claros y su pelaje grisáceo, el Weimaraner es muy obediente. Te encantará tenerle como mascota. Aprende más sobre él en este artículo.

Historia del Weimaraner

Todo comienza en la época del Gran Duque Carlos Augusto y los nobles de la Corte de Weimar (ciudad de Alemania), a quienes les encantaba cazar en el bosque. Para acompañar en sus cacerías, el monarca quiso tener un perro “a su altura”. La teoría indica que el Weimaraner proviene de una cruza entre la raza de Saint Louis y un perro francés llamado Leithunde gris durante el siglo XVII. Otros afirman que el Braco de Weimar tiene como antepasado directo el Perro de San Huberto.

Para finales del siglo XIX, esta raza es la más usada para la caza. En 1882 ya era conocida en todo el continente. Pronto se convierte en la ayuda de los guardias forestales. Tras la Segunda Guerra Mundial, se había prohibido la caza y la posesión de armas de Fuego. Por ello muchos perros fueron exportados a otras partes del mundo, sobre todo a Estados Unidos, donde se hizo muy popular.

Los años 50 fueron la “época dorada” para los Weimaraner. Entonces fueron considerados como perros de alta clase, de buen gusto y de inteligencia casi humana. Muchas celebridades los han elegido como mascotas.

Físico y comportamiento del Weimaraner

Es un perro de tamaño mediano a grande (los machos pueden llegar a medir 70 cm y pesar 40 kg). Es robusto, vigoroso y de musculatura potente. El pelaje puede ser corto, duro o largo, y presentar varias tonalidades de gris: plateado, ciervo o ratón. La cabeza y las orejas pueden ser un poco más claras que el manto y las patas.

En cuanto a la forma de la cabeza, es larga, pero proporcionada con el cuerpo. Las orejas son largas y anchas, la trufa es oscura, y los ojos son de color azul cuando son cachorros, y después turquesa-verdoso o ámbar.

Es común que se les corte la cola a los Weimaraner de pelo corto, y que a los de pelo largo se la dejen de 2 cm de extensión.

Este precioso perro es enérgico, elegante, apasionado por la búsqueda y la cacería, para nada temperamental, y muy equilibrado. A su vez, el Weimaraner es sumiso y de fácil adiestramiento. Es un perfecto animal de compañía, siempre y cuando se tenga suficiente espacio para permitirle hacer ejercicio y liberar energía.

Perro weimaraner
Fuente: Miguelrubiofernandez

No suele ser amistoso con los desconocidos y, por ello, es frecuente verles con bozal cuando caminan por la calle. Les gusta el contacto físico y la proximidad con el dueño, y sufren mucha ansiedad cuando se quedan solos en casa durante muchas horas. En algunos casos se vuelve muy dependiente de la familia, y necesita estar “pegado” a ellos todo el tiempo. También merece la pena destacar que el Braco de Weimar es muy inteligente, protector, cariñoso y valiente.

Salud y cuidados del Weimaraner

Esta mascota no exige demasiados cuidados en cuanto a comidas especiales ni enfermedades. Lo que si debemos tener en cuenta es que se trata de una raza muy activa que precisa hacer mucho ejercicio a diario para evitar que rompa cosas en casa, o que se torne un poco agresivo. Con algunas caminatas diarias y un poco de juegos es suficiente.

Aunque tenga el pelo corto, es recomendable cepillarle una vez por semana para retirar el pelo muerto y que conserve un pelaje brillante.

Se aconseja también limpiarle las orejas periódicamente para evitar que sufra infecciones, sobre todo si se ha mojado. La forma “descendente” de las orejas no permite que se sequen adecuadamente. Por lo tanto, después del baño, puedes pasarle el secador de pelo para prevenir la aparición de hongos por humedad.

Las enfermedades que pueden afectar al Weimaraner son: displasia de cadera, entropión, torsión de estómago, criptorquidismo y trastornos del tercer párpado.

Fuente de las imágenes: Ranveig y Miguelrubiofernandez