¿Tiene tu mascota colesterol?

Francisco María García · 13 diciembre, 2018
El colesterol es una enfermedad por la que en el torrente sanguíneo presenta altos niveles de grasas de forma permanente

No solo los seres humanos pueden verse afectados por los elevados niveles de colesterol en la sangre. Aunque sean diagnosticadas con menos frecuencia, nuestras mascotas también pueden sufrir problemas derivados de la hiperlipidemia.

A continuación, te ayudaremos a entender cómo el colesterol alto puede perjudicar la salud de nuestras mascotas. Además, te contaremos las principales causas de la hiperlipidemia y las medidas preventivas esenciales para prevenirla.

¿Qué es el colesterol?

Se trata de una de las grasas o lípidos esenciales que conforman nuestro organismo. Aunque haya ganado mucha mala fama por los problemas derivados de la hiperlipidemia, nuestro cuerpo lo produce naturalmente y sus moléculas están presentes en todas nuestras células.

Además de facilitar la digestión de los alimentos ingeridos, los colesteroles también participan en la sintetización de vitamina D y la producción de diferentes hormonas.

Como sabemos, existen dos tipos principales de colesteroles: el colesterol HDL y el colesterol LDL. El  LDL tiene baja densidad y se puede acumular en las arterias, por lo cual suele ser conocido como ‘colesterol malo’. El HDL, de alta densidad, ayuda a mantener un metabolismo equilibrado y a eliminar las toxinas y el exceso de LDL del cuerpo. Por ello, es más conocido como el ‘colesterol bueno’.

¿Qué significa tener el colesterol alto?

La hiperlipidemia, más conocida como colesterol alto, es una enfermedad compleja que afecta a gran parte de la población humana a nivel global. Sin embargo, no es una patología exclusiva de las personas, sino que puede presentarse también en los animales.

Mi perro protege su comida

Los cuadros de hiperlipidemia o hipercolesterolemia se caracterizan por la presencia permanente de niveles elevados de grasas en el torrente sanguíneo. O dicho en términos más simple: cuando el colesterol en la sangre está siempre alto y supera los niveles saludables de medición.

En este sentido, es importante diferenciar las elevaciones eventuales u ocasionales de un cuadro de hiperlipidemia. Tras ingerir algunos alimentos o vivir situaciones de estrés o emociones fuertes, es normal que los niveles de colesterol se eleven, pero lógicamente deben normalizarse en un corto espacio de tiempo.

Las personas y las mascotas con hiperlipidemia muestran niveles permanentes de colesterol alto, aun en situaciones normales y cotidianas. Y ello conlleva riesgos para la salud.

Causas de la hiperlipidemia

Las causas del colesterol alto en mascotas son muy similares a la hiperlipidemia en los seres humanos. En líneas generales, suele estar asociado a una dieta desequilibrada, a una rutina sedentaria, a ciertos disturbios metabólicos o problemas congénitos.

A continuación, veremos las causas más frecuentes de la hiperlipidemia en las mascotas:

  • Una dieta excesivamente rica en carnes, lácteos o alimentos con grasa.
  • Vida sedentaria.
  • Embarazo.
  • Síndrome nefrótico (enfermedad degenerativa que afecta a los riñones).
  • Problemas en el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Diabetes.
  • Pancreatitis.
  • Funcionamiento excesivo de las glándulas suprarrenales.
  • Colestasis (obstrucción de los conductos biliares).
  • Anomalías congénitas en las enzimas de eliminación de lípidos o proteínas portadoras de lípidos.
  • Envejecimiento.

Síntomas del colesterol alto en nuestras mascotas

La hiperlipidemia es una enfermedad que suele avanzar silenciosamente en el organismo de nuestras mascotas. Sus primeros síntomas son generales y difíciles de identificar en los animales. Por ello, los dueños solo perciben algún problema cuando el cuadro ya es avanzado.

Comida ecológica para perros

Por esta razón, es esencial prevenirla con una dieta balanceada y realizar controles periódicos de sangre para controlar los niveles de colesterol. Estos son los principales síntomas del colesterol alto en las mascotas:

  • Dolor abdominal.
  • Parches o moretones en la piel.
  • Xantomas dérmicos (presencia de bultos amarillentos o anaranjados llenos de grasas en la piel).
  • Convulsiones.
  • Alteraciones del sistema nervioso.

Tratamiento del colesterol alto en las mascotas

Tras confirmar el diagnóstico de hiperlipidemia, el veterinario podrá proceder a la elección de un tratamiento adecuado a las necesidades de tu mascota. Con el objetivo de bajar los niveles de colesterol en la sangre, el profesional sanitario seguramente recomendará un cambio en su alimentación.

Por lo general, se emplean dietas con menos del 10% de grasas, con proteínas de alta calidad y rica en fibras. También se podrá recetar algún fármaco o suplemento natural para auxiliar en el control de las grasas en la sangre.

¿Cómo prevenir el colesterol alto en tu mascota?

La mejor manera de prevenir el colesterol alto en nuestras mascotas es proporcionarle una nutrición equilibrada y de alta calidad. No debemos proporcionar comidas humanas ricas en grasas, azúcares o sustancias químicas a nuestros compañeros.

También será esencial una rutina diaria de ejercicios físicos para que tu mascota conserve un metabolismo activo y un peso saludable. Recuerda que el sedentarismo aumenta el riesgo de desarrollar problemas de comportamiento y numerosas enfermedades.

Por último, y no menos importante, tu mascota necesitará una adecuada medicina preventiva a lo largo de toda su vida. Además de realizar visitas al veterinario cada seis meses, recuerda también respetar sus vacunas y desparasitaciones.