Spitz alemán: todo sobre esta raza

El spitz alemán es un perro alegre y leal que requiere cuidados específicos en su pelo y a la hora de socializar. Si quieres saber más sobre esta simpática raza, aquí tienes todo lo que necesitas.
Spitz alemán: todo sobre esta raza
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 20 noviembre, 2021.

Última actualización: 20 noviembre, 2021

El spitz alemán es un perro de tamaño ideal para mantener en un piso y perfecto para personas mayores o que prefieran salir a pasear plácidamente. Es muy apreciado por su pelo esponjoso y su carácter apegado.

Si estás pensando en acoger a uno de estos canes en tu hogar, aquí tienes toda la información necesaria para familiarizarte con sus características y sus necesidades. Con unos buenos cuidados, esta raza es de las mejores compañías que podrás encontrar.

Características físicas del spitz alemán

Lo que comúnmente se conoce como spitz alemán se trata de un grupo de razas que solo difieren en el tamaño y en pequeñas características, pero de genética casi idéntica. Las razas consideradas dentro de esta denominación son las siguientes:

  • Spitz tipo lobo o keeshond.
  • Spitz grande.
  • Spitz mediano.
  • Spitz pequeño.
  • Spitz enano o pomerania.

La característica más llamativa de esta variante canina es su denso y fino pelaje. El manto está formado por 2 capas de pelo: la interna consta de pelo corto, denso y lanoso, mientras que la externa se compone de pelo largo, separado y ligeramente rígido.

También es llamativa la forma de su cabeza, con una depresión nasofrontal pronunciada y un perfil similar al de los zorros. Las orejas son triangulares, puntiagudas, erguidas y de inserción alta. La altura hasta la cruz oscila entre los 50 y los 23 centímetros, dependiendo de la raza de la que se trate. Pasa igual con el peso, que puede ir desde los 3 kilos hasta los 10, aproximadamente.

Un spitz alemán.

Carácter del spitz alemán

Cada perro tiene su propia personalidad y esta es única e irrepetible. No obstante, y gracias a la selección artificial, existen ciertas tendencias de comportamiento ligadas a la raza. En el caso del spitz alemán, se ha buscado siempre un carácter alegre, despierto y activo.

Estos son canes reservados con extraños y con otros perros, pues forman un vínculo sólido con sus tutores y pueden llegar a ser algo sobreprotectores. De todos modos, es una tendencia que se moldea con facilidad con una buena socialización.

El spitz alemán no es la primera opción para hogares con niños pequeños, pues son canes algo reactivos. A no ser que los hijos sepan tratar con perros (es decir, que no son tan pequeños), el riesgo de accidente aumenta respecto a otras razas más pacientes.

Cuidados especiales

Salvando la buena dieta y el ejercicio diario, comunes a todas las razas, el spitz alemán requiere ciertos cuidados específicos, como el higenizado del pelo. A continuación tienes todas las especificaciones para esta raza.

Cuidados capilares

Los cabellos finos y densos del spitz alemán requieren cepillado diario, en ocasiones más de una vez por día. Se enreda con facilidad: si no quieres que se formen rastas, debes peinarlo con asiduidad, o de lo contrario la piel no podrá respirar de forma adecuada.

Estas razas toleran bien los climas fríos, pero no tanto el calor. Rapar a los canes no es una opción para las estaciones calurosas, pues solo conseguirás desestabilizar su termorregulación.

Necesidades emocionales del spitz alemán

Las razas pequeñas y medianas de este grupo se pueden mantener perfectamente en pisos y casas sin jardín. Sin embargo, esto no significa que se deban dejar solos en casa durante periodos prolongados, pues estos canes tienen una gran necesidad de socialización con su familia.

Si descuidas este aspecto de su salud, te enfrentarás al riesgo de que el perro desarrolle trastornos como la ansiedad por separación.

Los sptiz son perros fáciles de adiestrar a través de la estrategia en positivo, pues responden muy bien al uso del clicker y al refuerzo. Conviene enseñarles a no tener respuestas sobreprotectoras respecto a sus tutores, así como a no ladrar en exceso, pues son bastante vocales.

Salud del spitz alemán

Se trata de una raza que no tiene problemas importantes asociados a su genética. De todas maneras, y aunque su incidencia es baja, se pueden encontrar algunos trastornos ligados a su tamaño y su pelaje. Destacamos los siguientes:

  • Displasia de cadera: ocurre cuando el fémur se desplaza de la articulación de la cadera, ya que la cavidad donde encaja no recubre por completo la cabeza de este hueso. Este trastorno se encuentra con más frecuencia en las razas grandes.
  • Problemas cutáneos: suele aparecer cuando el cuidado del pelo no es adecuado. Si la piel no respira lo suficiente, el perro desarrolla dermatitis húmeda y otras dolencias.
  • Epilepsia idiopática: se trata de una enfermedad neurológica que produce convulsiones, pérdida de consciencia y posterior desorientación y letargia. Se debe a descargas eléctricas excesivas de determinados grupos de neuronas.
  • Luxación rotuliana: aunque no es muy frecuente, el spitz alemán tiene una incidencia algo mayor de este problema, que consiste en que la rótula se sale de su posición normal. Es fácil de detectar, pues produce una cojera notoria.

En definitiva, si tu estilo de vida cuadra con un can que requiere poco ejercicio, pero que tiene una actitud alegre y activa, el spitz alemán será una buena opción. Recuerda siempre que es mejor adoptar que comprar: adoptando salvas 2 vidas, la del perro que acoges y la del que entra en su lugar a la protectora.

Te podría interesar...
American english coonhound: todo sobre esta raza
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
American english coonhound: todo sobre esta raza

El perro american english coonhound se originó en América del Norte y es reconocido por su gran habilidad para cazar, especialmente mapaches.