Síntomas para detectar el estreñimiento en nuestro gato

Francisco María García · 14 noviembre, 2018
¿Quieres saber cómo detectar si tu gato está estreñido? Toma nota de los siguientes síntomas para poder ayudar a tu mascota en caso necesario.

En la práctica, el síntoma más evidente del estreñimiento en nuestro gato es la dificultad o incapacidad de defecar. De hecho, la mayoría de los tutores solo desconfían de un posible estreñimiento cuando perciben la ausencia de deposiciones al limpiar el arenero.

Aunque pueda resultar un poco incómodo, es importante revisar diariamente la caja de arena de nuestros mininos para verificar cualquier anomalía.

No obstante, el estreñimiento también puede conllevar algunos cambios en la conducta de los felinos, así como a alteraciones en sus heces. A continuación, resumimos los principales síntomas del estreñimiento en nuestro gato.

Principales señales del estreñimiento en los gatos

Estos serían algunos síntomas indicativos de que nuestro minino tiene estreñimiento:

  • Acostarse, tumbarse, dormir o pasar muchas horas en el arenero.
  • Rechazo a su caja de arena.
  • Defecar o intentar hacerlo fuera del arenero.
  • Hinchazón, sensibilidad o dolor abdominal.
  • Maullar, llorar o quejarse constantemente (inclusive cuando usa el arenero).
  • Pérdida de peso y de apetito.
  • Descuido con su propio aseo o con la higiene de su ambiente.
  • Vómitos.
  • Heces más secas, duras y en menor cantidad.
  • Presencia de sangre o moco en las heces.
  • Alteraciones de comportamiento: irritabilidad, cansancio excesivo, depresión, letargo, agresividad, etc.
Gato enfermo

Posibles causas del estreñimiento en nuestro gato

El estreñimiento en nuestro gato puede tener diversas causas, dependiendo de su estilo de vida y de su organismo. Por ello, si creemos que nuestro minino está estreñido, es esencial llevarlo inmediatamente al veterinario.

En la clínica, el profesional podrá verificar su estado de salud, identificar las causas específicas y recomendar un tratamiento adecuado a las necesidades de tu compañero felino.

Para ayudarte a entender mejor el estreñimiento en los gatos, resumimos a continuación sus causas más frecuentes:

  1. Alimentación pobre en fibras: una dieta pobre en fibra o demasiado seca es una de las principales causas del estreñimiento en nuestro gato. Por ello, la introducción de alimentos frescos y naturales, así como la adopción de una dieta casera, suelen ser medidas muy efectivas para mejorar el tránsito intestinal de nuestros felinos.
  2. Hidratación deficiente: los gatos que toman poca agua también son más propensos a sufrir con el estreñimiento. Pero una hidratación deficiente puede conllevar a otras complicaciones más preocupantes, como los problemas urinarios y la insuficiencia renal.

Es esencial mantener nuestro gato bien hidratado durante todo el año, y en especial con la llegada del verano. Además de dejar agua limpia y fresca siempre al alcance de nuestros mininos, también podemos ofrecerles comida húmeda, patés o recetas refrescantes, como unos sabrosos polos caseros.

  1. Bolas de pelo: el cúmulo de bolas de pelo en el tracto gastrointestinal de los felinos puede ocasionarles múltiples trastornos digestivos. Para prevenirlas, es esencial cepillar regularmente a tu gato con los utensilios apropiados. La malta también es una solución simple y natural para ayudar a los gatos a purgarse y liberar naturalmente las bolas acumuladas en su organismo.
  2. Estrés: el estrés también está entre las causas más frecuentes del estreñimiento en nuestro gato. Hay muchos factores que pueden generar estrés en los mininos, como una deficiente estimulación física o mental o las mudanzas en su ambiente, entre otros.
  3. Cuerpos extraños en su tracto digestivo: si por accidente el gato traga algún juguete u otro cuerpo extraño, se puede obstruir su aparato gastrointestinal e impedir el correcto tránsito intestinal. Para evitar esto, es importante no ofrecerles juguetes o complementos con adornos pequeños, telas o cuerdas sueltas, etc.
  4. Problemas de adaptación al hogar: cuando un minino llega a un nuevo hogar o vive una mudanza, necesitará tomar su propio tiempo para adaptarse a este nuevo ambiente.
Gato con estreñimiento.

La ubicación del arenero y otras causas patológicas del estreñimiento

En los primeros días o semanas, es posible que el gato tenga miedo, evite ir al arenero y prefiera pasar casi todo el día escondido. También es posible que haya un problema en la ubicación del arenero, por ejemplo, si está demasiado cerca de su zona de alimentación o descanso.

  1. Experiencias negativas: algunos mininos pueden desarrollar miedo e incluso fobia a la caja de arena por haber vivido experiencias negativas asociadas a este objeto. Además de evitar utilizar el arenero, el minino podrá mostrar reacciones negativas y exageradas al ver una caja de arena u otro objeto parecido.
  2. Causas patológicas: algunas enfermedades e inflamaciones del tracto digestivo pueden conllevar a la dificultad de defecar y a alteraciones en las heces de tu gato.

Además, algunos problemas neurológicos también suelen estar asociados al estreñimiento en los gatos. Por ello, vale reforzar la necesidad de llevar a tu minino al veterinario al identificar cualquier alteración en sus deposiciones.