Síntomas de la artritis en las mascotas

6 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
¿Son fáciles de reconocer los síntomas tempranos de la artritis en las mascotas? ¿Cuáles son los factores de riesgo para padecer esta enfermedad? A continuación te comentamos las respuestas.

En primer lugar, debemos recordar que la artritis en las mascotas es una enfermedad que causa la hinchazón y la sensibilidad de una o más de las articulaciones. Puede resultar muy dolorosa e incapacitante, por ello, es conveniente tratarla de forma adecuada y temprana. De allí viene en parte la importancia de llevar a la mascota periódicamente al veterinario para que le realicen chequeos.

Con un tratamiento adecuado, la progresión de la enfermedad puede retardarse, además de brindar alivio y controlar la inflamación. Veamos más acerca de esto a continuación.

¿Cómo se produce la artritis en las mascotas?

Las articulaciones poseen una cobertura interna de cartílago, una superficie resbaladiza que actúa como amortiguador de la fricción y el desgaste. En el estado normal, las articulaciones permiten el libre movimiento de los huesos, sin que exista ninguna molestia.

Progresivamente, cuando se produce la artritis en las mascotas, el cartílago dentro de una articulación se daña. Este daño induce inflamación y dolor. Es importante señalar, que la fricción constante de la articulación induce el desarrollo de crecimiento óseo en las zonas circundantes. Tales crecimientos, que se conocen como espolones óseos, que provocan rigidez y limita el movimiento.

Existen otras condiciones que producen inflamación articular

Es importante conocer, que otros tipos de enfermedad pueden inducir la inflamación articular. Este es el caso de la diabetes, infecciones bacterianas o fúngicas, osteocondrosis, lesiones antiguas, desgaste por aumento de actividad en perros de trabajo, obesidad y enfermedad de Cushing.

Se conoce, que en los perros las áreas articulares más comunes afectadas por la artritis son las caderas, los codos, la espalda baja, las rodillas y las muñecas.

Principales síntomas de la artritis en las mascotas

Los síntomas de la artritis pueden no ser particularmente evidentes en las primeras etapas de la enfermedad. Aunque, se volverán aparentes a medida que aumenta el dolor en las articulaciones. Los síntomas pueden ser particularmente difíciles de notar en los gatos, ya que tienden a ocultar signos de debilidad.

Gato enfermo siendo auscultado por el veterinario.

Menor movilidad de la mascota

Con frecuencia, un animal en dolor disminuye su actividad normal. Por ejemplo, los gatos artríticos pueden dejar de saltar. En casos avanzados de degeneración articular, un gato puede dejar de usar la bandejas de arena, por no poder rebasar las paredes de la caja. En todo caso, los cambios de movilidad en gatos, son muchos más sutiles.

Adicionalmente, las crepitaciones de la articulación, que son comunes en perros, son menos frecuentes es felinos. La artritis en las mascotas puede inducir cojera y dificultad para subir o bajar escaleras. Las mascotas en dolor, se resisten a las caminatas y prefieren gastar su tiempo durmiendo o descansando, como si entrasen en letargo.

Otras manifestaciones a detectar en caso de artritis en las mascotas

  • Si la artritis en las mascotas llega a afectar la columna vertebral, se puede observar posturas anormales. El engrosamiento de los tejidos que rodean las articulaciones afectadas es un hallazgo común.
  • Lamido constante de las zonas adoloridas. También puede masticar o morder las áreas dolorosas del cuerpo.
  • Otras mascotas a causa del dolor que sufren, pueden reducir su aseo y lucir desaliñados.
  • Cambios de temperamento: Es común, que el animal se torne agresivo, para resistir la manipulación que le resulta dolorosa.

¿Es fácil lograr un diagnóstico temprano de la artritis en las mascotas?

En los gatos, lograr un diagnóstico temprano no es frecuente. Esto en razón de que pocos gatos muestran signos de dolor artrítico hasta que es muy avanzado. En un estudio publicado en el año 2001, se examinaron un grupo de gatos que no mostraban ningún cambio aparente asociado al dolor. Sin embargo, luego de exámenes de imágenes, la mayoría fueron diagnosticados con artritis.

En contraste, los perros sí manifiestan cambios en su conducta fácilmente asociados al padecimiento del dolor. En todo caso, el chequeo médico regular de las mascotas es la principal medida de control.

Perro con mirada triste sobre su cojín.

Artritis en las mascotas: factores de riesgo

  • Haber padecido lesiones: las lesiones articulares pueden causar una conformación articular anormal. Las lesiones pueden provocar osteoartritis secundaria.
  • La raza: en el caso de los gatos, las lesiones como displasia de cadera es más frecuente en las razas Maine Coon, persas y siamés. La luxación de la rótula es más común en las razas Abyssinian y Devon Rex. En las razas de perros, el Labrador, Retriever, German Shepard y Alaskan Malamute son más susceptibles a la displasia de cadera.

Por otra parte, cabe destacar que, aunque no hay evidencia de que la obesidad sea la causante de la artritis como tal, se considera que esta enfermedad puede empeorar una condición existente. 

Si tu mascota tiene uno o más factores de riesgo, deberás brindarle buenos cuidados y además, llevarla periódicamente al veterinario para que le realicen un chequeo completo. De esta manera te asegurarás de comprobar cómo está su estado de salud, qué se puede mejorar en su día a día y, si ya sufre una condición, qué tratamiento se le puede dar.

  • Hoskinson, J. J., & Tucker, R. L. (2001). Diagnostic imaging of lameness in small animals. Veterinary clinics of north america: small animal practice31(1), 165-180.
  • Godfrey, D. R. (2005). Osteoarthritis in cats: a retrospective radiological study. Journal of small animal practice, 46(9), 425-429.
  • Mathews, K., Kronen, P. W., Lascelles, D., Nolan, A., Robertson, S., Steagall, P. V., ... & Yamashita, K. (2014). Guidelines for recognition, assessment and treatment of pain. Journal of Small Animal Practice, 55(6), E10-E68.