Síndrome braquicefálico: causas, síntomas y tratamiento

Francisco María García 3 noviembre, 2017

Muchos amantes de las mascotas adoran a los perros con cara y hocico achatados. Los pliegues en el rostro hacen que se vean más tiernos aún. Por eso, estos canes cuentan cada vez con mayor número de fanáticos en las ciudades del mundo entero. Algunos de los peludos con estas características suelen sufrir el síndrome braquicefálico.

¿Qué es un perro braquicéfalo?

Este complicado término se refiere los perros con el hocico chato. Tienen las siguientes características:

  • Cráneo ancho.
  • Cara chata.
  • Hocico corto en comparación con los otros perros.
  • Debido a la característica anterior, tiene los huesos nasales más cortos.
  • Orificios nasales muy pequeños.

Las razas braquicéfalas

  • Boston terrier
  • Bóxer
  • Bulldog inglés
  • Bulldog francés
  • Lhasa Apso
  • Maltés
  • Mastiff
  • Pequinés
  • Pug Carlino
  • San Bernardo
  • Shih Tzu
  • Yorkshire terrier
Los bóxer blancos representan el 25% de la totalidad de la raza

Ninguna raza tenía estas características naturalmente. Los humanos las han ido “creando” de acuerdo con sus criterios estéticos o fines utilitarios, como la venta y comercialización. Todas estas razas son más propensas a sufrir el síndrome braquicefálico.

¿Qué es el síndrome braquicefálico?

También llamado síndrome de las vías respiratorias altas. Es el grupo de anomalías anatómicas que sufren los perros chatos o braquicéfalos. Este síndrome acarrea una diversidad de problemas respiratorios.

Aunque algunas razas tienen predisposición a sufrir el síndrome, esto no quiere decir que todos los perros lo desarrollen.

El síndrome braquicefálico es producido por distintas patologías:

  • Paladar blando. Es el que se extiende más de lo normal. Ese alargamiento bloquea las vías respiratorias.
  • Anomalías en la faringe. La morfología de los órganos y tejidos que van desde la nariz hasta la garganta impide que cumplan su función. Estas anomalías pueden generar la obstrucción del paso de aire hacia la tráquea.
  • Ventanas nasales estrechas. Impiden que el perro respire por la nariz.

En resumen, las patologías que caracterizan al síndrome braquicefálico impiden que los perros respiren correctamente.

La importancia de la respiración para los perros

Todos los seres vivos necesitan respirar para llevar oxígeno al organismo. En el caso de los perros, es una manera de regular la temperatura corporal, ya que los perros no sudan. En realidad, los canes sudan un poco a través de las almohadillas de sus patas, pero esto no es suficiente.

El jadeo es una respiración rápida y poco profunda. Durante el jadeo, la evaporación de agua en la lengua del perro es más rápida. Esto ocurre en las vías respiratorias altas, lo cual ayuda a regular la temperatura corporal del animal.

Este importante proceso se ve afectado cuando el perro sufre del síndrome braquicefálico. Al no respirar correctamente, el can puede sufrir un golpe de calor. Cuando esto sucede, las células del cuerpo mueren de manera acelerada. Además, el cerebro puede inflamarse y producir convulsiones. El aparato digestivo podría quedarse sin irrigación sanguínea, provocando la aparición de úlceras. Los riñones también pueden sufrir daños irreversibles. Todo en menos de una hora.

Cuando se tiene un perro braquicefálico, es necesario conocer sus patrones de respiración, ya que tiene más dificultades que los demás para respirar.

Prevención de problemas respiratorios

Aunque haya problemas difíciles de evitar cuando se tiene un perro braquicéfalo, existen algunas normas a seguir:

Investigar sobre la línea genética del perro

Antes de adquirir un perro de las razas con predisposición a sufrir del síndrome braquicefálico, se debe investigar. Lo mejor es buscar un criador responsable y de confianza que garantice que la mascota viene de padres sanos.

El bulldog francés es característico por su nariz achatada

Cuidar la temperatura ambiental

Los perros braquicéfalos deben evitar ejercitarse durante las horas del día en las que hace más calor. Además, se les debe hidratar con abundante agua durante el verano. No se recomienda dejar a la mascota sola en el coche en días calurosos.

Dieta y ejercicio moderado

Los perros braquicéfalos deben comer apropiadamente y hacer solo el ejercicio necesario. El sobrepeso dificulta aún más la capacidad para respirar.

¿Cuándo acudir al veterinario?

Hay algunos síntomas que se deben observar. Si se presentan, acudir al especialista:

  • Ruidos al respirar
  • Ronquidos al dormir
  • Respiración desordenada o entrecortada durante el sueño
  • Incremento del jadeo
  • Desmayos

Tratamiento

Cuando el veterinario diagnostica al perro con síndrome braquicefálico, existen distintos tipos de tratamiento:

  • Intervención quirúrgica. Con este procedimiento se pueden agradar los orificios nasales del perro o acortar el paladar. También extirpar los tejidos excesivos.
  • Administración de fármacos. Corticoides antiinflamatorios, antitusígenos y broncodilatadores. No erradican el problema por completo, pero pueden ayudar en una crisis.
Te puede gustar