¿Sabes interpretar las señales corporales de tu gato?

Jesús · 29 enero, 2015

Los gatos a través de señales corporales tratan de comunicarse con sus dueños. Por ejemplo, observando la posición de la cola de un gato es una manera de descifrar cómo un gato se siente. Si su cola se encuentra hacia arriba es gato feliz, alegre mientras que si su cola está hacia abajo puede indicar que tiene miedo o se siente amenazado. En cambio si el gato mueve su cola rápidamente hacia atrás y adelante es una señal que se siente agitado y por lo tanto es mejor dejarlo solo. Si la cola del gato está en posición vertical, esponjada, es señal de que se siente amenazado. Y cuando se combina con la espalda arqueada y las garras desenvainadas, mejor retrocede. Decididamente está enojado. A continuación te presentamos las señales corporales de tu gato.

Movimientos de orejas y ojos

señales corporales 2

A menudo, un gato puede usar varias formas de lenguaje corporal para mostrar sus sentimientos. Puede ser difícil de creer, pero las orejas de un gato pueden contener más de dos docenas de músculos, lo que les permite poder girarlas de formas diferentes.

Las orejas de un gato y su cola son una parte vital de su lenguaje corporal, y la interpretación adecuada puede ayudar a entender mejor sus estados de ánimo y, en algunos casos, los ayuda a mantenerse a salvo de lesiones.

Tómate el tiempo para entender sus formas de comunicación y podrás descifrar mejor su estado de ánimo y necesidades. En ese sentido, otra buena manera de medir el estado de ánimo de tu gato es prestar atención a la posición de sus orejas. Por ejemplo, orejas hacia adelante significa que el gato quizás quiera jugar.

Las orejas hacia arriba, en cambio, es señal que está en alerta. Si las orejas se volvieron, él podría sentirse irritado o sobreestimulado, lo mejor es dejarlo solo.

Las orejas se volvieron hacia los lados o hacia atrás, este gato se siente nervioso o ansioso. Ten cuidado si un gato tiene las orejas en esa posición.

Las orejas hacia atrás y planas contra la cabeza es un signo de que el gato tiene miedo y se encuentra a la defensiva. Orejas planas contra la cabeza también pueden indicar un gato enojado o agresivo.

Los ojos de los gatos son hermosos y fascinante sus ojos pueden ofrecer todo tipo de pistas sobre cómo se siente con el mundo que le rodea. Las pupilas dilatadas, es señal de un gato sorprendido, asustado o estimulado. El parpadeo lento indica que tu mascota se siente segura, cómoda y confía en ti. Los ojos entrecerrados, indican un gatito relajado y confiado.

Maullidos…

señales corporales 3

Los gatos pueden utilizar sus maullidos para manipular a la gente con el fin de obtener satisfacción de sus necesidades. El maullido de un gato es un dispositivo para llamar la atención, para expresar saludos, aprobación o demanda de alimentos.

Aprender los matices de vocabulario de un gato para que puedas detectar la diferencia entre una súplica para la cena y un grito urgente de ayuda. No es tan sencillo como se piensa. Por ejemplo, cuando el gato se encuentra ronroneando suele indicar alegría y también puede ser la búsqueda de comodidad cuando se está recuperando de una enfermedad.

El ronroneo agudo indica amabilidad mientras que los silbidos son advertencias de que te mantengas alejado, al menos hasta que el gato se haya calmado.

El maullido es un sonido muy fuerte especialmente en los machos que no han sido castrados, sobre todo se puede oír este particular sonido cuando se sienten amenazados por otros gatos. La fuerte intensidad de este sonido también es común en aquellos gatos que son sordos.

Por otro lado, un gato activamente frustrado por lo general se centra en el objeto de su frustración y tratará de llegar a él. Todos sus sentidos están en sintonía con el objetivo: ojos bien abiertos, pupilas dilatadas, orejas hacia adelante y en picada y bigotes con visión de apuntamiento y propagación.

Los gatos no pueden mantener esa tensión de forma indefinida, por lo que pueden llegar a darse por vencidos y resignarse a soportar la frustración o, en los casos crónicos, entrar en un estado de depresión. Esto puede interpretarse erróneamente como la calma, así que en caso de duda, busca ayuda y llévalo a su veterinario.