Rescataron a una perrita ciega, no sabía cómo bajar las escaleras pero su hermano le enseña a hacerlo

El hermano canino de esta perrita ciega a la que rescataron sin saber bajar las escaleras fue fundamental en su proceso de adaptación y aprendizaje.
Rescataron a una perrita ciega, no sabía cómo bajar las escaleras pero su hermano le enseña a hacerlo

Última actualización: 21 febrero, 2023

Cuando rescataron a esta perrita ciega, ella ni siquiera sabía bajar las escaleras, sentía temor de hacerlo al no saber a lo que se enfrentaba. No obstante, además de brindarle un hogar, sus rescatistas también le dieron un hermano canino, el cual le enseñó a superar este miedo.

Su nombre es Bonnie y ha tenido que superar muchos obstáculos desde que fue rescatada. Esta hermosa husky ha logrado vivir muchas cosas emocionantes gracias a la paciencia y amor de su madre adoptiva y de su hermano mayor. Te contamos todos los detalles de esta conmovedora historia.

Rescataron a una perrita ciega con temor a bajar las escaleras

La perrita ciega a la que rescataron ha contado con todo el amor y paciencia de su hermano peludo.
La perrita ciega a la que rescataron ha contado con todo el amor y paciencia de su hermano peludo.

Victoria Pombeiro es la mujer que adoptó a Bonnie, una perrita ciega de raza Husky que rescataron con un profundo temor por bajar las escaleras, pues no sabía cómo hacerlo. La mujer pensó que lo mejor era dejar que la canina se adaptara y decidiera dar sus primeros pasos con la escalera ella solo, así que no la presionó a hacerlo.

“Tuvo que trabajar para lograrlo. La parte inferior de nuestra casa tiene dos niveles, y durante las primeras semanas ella solo vivió en la planta baja y no hizo ningún esfuerzo por subir al área de la cocina”, comentó a The Dodo.

En cada intento que la peluda hacía la acompaña su hermano, un perro adulto que ya vivía con su madre adoptiva. Él intentaba mostrarle cómo hacerlo, pero ella se mostraba bastante tímida. Fueron varios los intentos que no se consolidaban en más de dos pasos. No obstante, un buen día todo esto cambió.

“Después de un tiempo, subía un par de escaleras y luego perdía la confianza y volvía a bajar. Entonces, un día, una amiga vino a visitarnos y estábamos charlando en la cocina y había algo en el tono de voz de mi amiga que hizo que Bonnie corriera hasta ella para saludarla. ¡Fue un momento de tanto orgullo!”, precisó Victoria.

El proceso de enseñanza fue duro, pero la paciencia fue la clave

Bonni es una perrita ciega de 4 años a la que rescataron en Rushton Dog Rescue, Reino Unido. Llegó hasta allí desde China en 2019 y fue en este lugar en donde su madre adoptiva la conoció y decidió llevarla a casa, sin saber que tenía un profundo temor por las escaleras.

Esto no es algo fácil porque la realidad es que su nuevo hogar le pedía usar las escaleras para poder estar cómoda, pero la paciencia de su humana y de su hermano canino fueron claves para ayudarla a superar este miedo.

Victoria recuerda que dedicaba varias horas al día para motivarla a usar estas conexiones: “Me sentaba en la parte superior o inferior de las escaleras y simplemente hablaba con ella. Wookie subía y bajaba corriendo las escaleras como si estuviera tratando de mostrarle qué hacer. ¡Fue adorable!”.

Ahora que ya tiene la confianza de recorrer su nueva casa con total tranquilidad, ella memoriza cada cosa para desenvolverse mejor. “Bonnie es increíble, nunca sabrías que es ciega. Ella hace un mapa de una habitación, se topa con las cosas una vez y luego aprende dónde están y nunca más se topa con ellas”, relata Victoria.

Bonnie ahora es feliz y vive confiada gracias a la paciencia que le tuvieron su humana y hermano perruno.
Bonnie ahora es feliz y vive confiada gracias a la paciencia que le tuvieron su humana y hermano perruno.

La perrita ciega a la que rescataron sigue a su hermano con el sonido

El apoyo de su hermano ha sido fundamental para esta perrita ciega, ella se mueve muy bien sola, pero siempre está atenta a él para seguirlo a donde vaya. Sabe que siempre que esté a su lado, estará segura.

“Lo único en lo que ella confía es en la campana que le ponemos al collar a Wookie para que pueda escuchar dónde está. Ella lo sigue por la casa y se sienta justo a su lado, casi encima de él”, concluye la mujer que le dio la oportunidad a esta increíble perrita.


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.