5 tipos de collares para perros

A la hora de salir a pasear con tu perro es importante que cuentes con el collar apropiado de acuerdo a su raza, tamaño y temperamento.
5 tipos de collares para perros
Sebastian Ramirez Ocampo

Escrito y verificado por Médico veterinario y zootecnista Sebastian Ramirez Ocampo.

Última actualización: 24 mayo, 2022

En el mercado de mascotas podemos encontrar una gran variedad de collares para perros. Sin embargo, más allá de su diseño o apariencia, al momento de elegir un collar debemos basarnos principalmente en el tamaño, la raza, la edad o el nivel de educación de nuestro canino.

Como cada perro es diferente, te traemos un listado con los tipos de collares que existen. Además, detallaremos sus principales usos y los materiales con los cuales están hechos. De acuerdo a lo anterior, con esta guía podrás elegir el mejor collar para tu compañero peludo.

1. Collar estándar

Este es el clásico collar que agarra el cuello del perro y que además tiene una argolla, de la cual se puede enganchar una correa para dirigir a nuestra mascota. Es confeccionado generalmente de nailon o cuero, siendo los más duraderos por resistir al agua y la humedad.

Este tipo de collar es adecuado para toda clase de perros, aunque se recomienda su empleo especialmente en cachorros. Esto es debido a que los caninos a temprana edad deben acostumbrarse al uso de collares. Por lo cual este es ideal, pues apenas lo nota y no es tan molesto. Una vez nuestra mascota crezca, puede optarse por otro tipo de collar como el arnés.

De igual manera, para darle un buen uso, debes tener en cuenta que entre el collar y el cuello del canino debe haber un espacio en donde quepa tu dedo. De lo contrario, si queda muy apretado puedes llegar a lastimar el cuello de tu mascota.

Por otro lado, este collar no se recomienda en animales que no estén acostumbrados a dar paseos o que tiren mucho al momento de salir. Esto es a causa de que puede llegar a lastimarlos o ahogarlos, causándoles problemas respiratorios a futuro.

2. Collar de semiahorque o martingale

Estos son los collares diseñados para apretar un poco el cuello del perro cuando tira, pero sin cerrarse completamente. Se pueden encontrar de nailon, de cuero o metálicos. Utilizado generalmente en perros en proceso de adiestramiento o educación, ya que aunque no llega a cerrarse por completo, si le genera un estímulo negativo al can cuando está tirando durante los paseos.

Es recomendado en razas medianas o grandes que tengan una fuerza moderada. Para un uso correcto, el collar debe ajustarse al diámetro exacto del cuello de la mascota para no llegar a causarle ningún daño. De igual manera, se debe tener en cuenta que si no se utiliza correctamente, puede llegar a causar problemas de salud a largo plazo, como traqueítis, entre otras enfermedades.

3. Collar de cabeza

Este es un collar en forma de bozal, diseñado para sujetar el cuello y el hocico de nuestro canino. La correa está sujeta en la parte inferior con el fin de controlar la dirección del animal. Suelen estar confeccionados de nailon y pueden ser una buena opción a la hora de sacar a pasear nuestra mascota.

Se recomienda ajustarlo de tal modo que quede un espacio para introducir un dedo. Se aconseja su uso en perros fuertes y enérgicos, pues permite un mayor control y evita causar lesiones por ahogo. No obstante, se debe tener en cuenta que si se usa de manera incorrecta puede llegar a causar problemas de espina dorsal. De igual manera, nunca debe dejarse el collar puesto una vez ha finalizado el paseo con nuestro canino, pues puede ser bastante molesto para él.

4. Collar arnés

Se caracteriza por ser el collar más usado actualmente, pues sumado a su practicidad, evita lesiones y traumas en nuestros caninos. Puede haber de nailon o de cuero, y por lo general es autoajustable a la comodidad de las mascotas. Lo podemos encontrar con la argolla frontal, donde la correa se sujeta al pecho del perro; o con la argolla trasera, en donde el lazo ira pegado a la espalda.

Es recomendado para aquellos propietarios que tienen animales que tienden a halar durante los paseos, pues no ejerce presión sobre la zona del cuello. De igual forma, facilita la conducción y el control de las mascotas, por lo que su uso se aconseja en toda clase de perros, en especial aquellos de nariz corta como los pug, shih tzu o boston terrier.

Por otro lado, también se recomienda en mascotas grandes y fuertes, en perros de cuello delgado o en caninos con problemas respiratorios u osteoarticulares. Así mismo, funcionan muy bien a la hora de transportar a nuestros peludos en coche, pues algunos pueden acoplarse a los cinturones de seguridad.

Collar arnes

5. Collar de ahorque

Estos collares se componen de una cadena metálica y una argolla en cada extremo. Están diseñados, como su nombre lo indica, para ejercer una presión sobre el cuello del animal cuando este realiza un tirón. Por ende, con la misma fuerza que nuestra mascota tire, el collar realizará el ahogo.

Su uso no está recomendado para ningún tipo de canino, incluso en algunos países este tipo de collares están prohibidos por considerarse una clase de maltrato animal.

Un artículo publicado en la revista Veterinary Record determinó que la fuerza que ejercen los collares de ahogo sobre el cuello de los perros, puede generar problemas osteoarticulares y respiratorios, como esguinces, colapso traqueal o parálisis transitoria.

De igual manera, la revista Journal of The American Hospital Associaton concluyó que los collares de ahogo pueden ser perjudiciales para caninos que tengan problemas oculares como glaucoma, pues la fuerza ejercida incrementa la presión intraocular.

Finalmente, se ha comprobado que estos collares no solo son perjudiciales para la salud de nuestros peludos, sino que también incrementan ese tipo de actitudes que se buscan corregir con su empleo. Además, pueden provocar problemas comportamentales a futuro.

Ahora que conoces todos los tipos de collares que existen en el mercado, a la hora de sacar de paseo a tu perro debes tener en cuenta cuál es el collar que más se ajusta a sus características.

Debemos procurar que se sienta lo más cómodo posible, pues así tendremos un animal de compañía educado, sano y menos ansioso.



  • Carter A, McNally D, Roshier A. Canine collars: an investigation of collar type and the forces applied to a simulated neck model. The Veterinary record. 2020;187(7):e52.
  • Pauli AM, Bentley E, Diehl KA, Miller PE. Effects of the application of neck pressure by a collar or harness on intraocular pressure in dogs. Journal of the American Animal Hospital Association. 2006;42(3):207-11.
  • Shih HY, Phillips CJC, Mills DS, Yang Y, Georgiou F, Paterson MBA. Dog Pulling on the Leash: Effects of Restraint by a Neck Collar vs. a Chest Harness. Frontiers in veterinary science. 2021;8:735680.
  • Vieira de Castro AC, Araújo Â, Fonseca A, Olsson IAS. Improving dog training methods: Efficacy and efficiency of reward and mixed training methods. PloS one. 2021;16(2):e0247321.