Requisitos para abrir una clínica veterinaria

19 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
El permanente aumento del número de animales de compañía suele ser interpretado como una gran oportunidad para los profesionales y negocios especializados en mascotas, pero, ¿abrir una clínica veterinaria en España es realmente un buen negocio?

La apertura de una clínica veterinaria es un ‘negocio’ en pleno auge, tanto por el creciente numero de animales de compañía como por la expansión de las actividades productivas y deportivas que emplean animales directa o indirectamente.

Clínica veterinaria para mascotas: ¿un buen negocio?

Solo en España existen alrededor de 20 millones de animales de compañía, que ya están presentes en el 40 % de los hogares. En los próximos años estas cifras seguirán creciendo, pues cada año el número de mascotas registradas se eleva en aproximadamente un 1,5 %.

Las aves y los perros son las mascotas preferidas de los españoles, y es que representan juntos más de la mitad de los animales domésticos registrados en el país. Los gatos solo están presentes en 8 % de los hogares, y las mascotas exóticas continúan ganando algo de popularidad entre la población.

Pros y contras de abrir una clínica veterinaria en España

A nivel mundial, el llamado ‘sector de la mascota’ mueve cerca de 90 000 millones de euros a cada año. En España, este mercado aporta anualmente cerca de 1000 millones de euros a la economía local. Y cada hogar español invierte cerca de 100 euros por mes en los cuidados de sus mascotas, lo que incluye alimentación, aseo, accesorios y atención veterinaria.

Con el aumento del número de animales de compañía, la facturación de este sector también se elevará. Esta es una evidente ventaja para los profesionales que desean abrir una clínica veterinaria en España. Al ejercer su profesión de forma independiente, podrán administrar sus propios ingresos y disfrutar de mayor autonomía en su trabajo.

La consulta veterinaria debe realizarse periódicamente.

Pero antes de emprender un negocio en este sector, hay que considerar que el mercado está un poco saturado. Existe una gran competencia, entre la cual se encuentran profesionales y marcas ya reconocidas. En 2018 España ya registraba más de 6000 clínicas veterinarias, además de 5000 tiendas especializadas en artículos para mascotas.

También es importante aclarar que la mayor parte de la facturación del ‘sector mascota’ proviene de la comercialización de piensos. Es algo lógico si consideramos que se trata de un gasto constante, mientras la atención veterinaria debería representar una inversión semestral.

Así mismo, muchos dueños no realizan consultas preventivas y solo acuden a una clínica veterinaria cuando perciben que sus mascotas están enfermas. Ello no solo reduce la facturación del sector, sino que también pone en riesgo la salud de los animales.

¿Cómo planificar una clínica veterinaria en España?

Imaginemos que, tras evaluar los pros y los contras, un profesional decide armar su propia clínica veterinaria. Entonces, ¿qué requisitos deberá cumplir y qué aspectos necesita considerar para tener éxito al emprender?

El ejercicio de la Medicina Veterinaria en establecimientos particulares debe respetar algunas determinaciones previstas por el Consejo de Colegios Veterinarios de España. En su nuevo reglamento se detallan los requisitos mininos para prestar atención sanitaria en cada tipo de centro veterinario, ya sean consultorios, clínicas u hospitales.

Roedor en el veterinario

Requisitos para habilitar y ejercer la profesión en clínicas particulares

Según el reglamento del CCVE, una clínica veterinaria es definida como:

“un conjunto de dependencias y servicios destinados a la atención y tratamiento (preventivo y curativo) que puedan requerir análisis y cirugías mayores”.

Para conseguir la habilitación de funcionamiento, todas las clínicas veterinarias deben contar con las siguientes instalaciones y equipamientos:

  • Sala de recepción/espera.
  • Sala para consultas y pequeñas intervenciones quirúrgicas o cirugías menores con los materiales necesarios para su realización y los medios de esterilización.
  • Lector homologado de microchips.
  • Laboratorio para análisis bioquímicos y hematológicos con los debidos equipamientos.
  • Quirófano totalmente independiente de las demás instalaciones, que debe poseer gases medicinales, medios de reanimación y monitorización anestésica.
  • Dependencia destinada al radiodiagnóstico, según la normativa vigente.
  • Elementos básicos: frigorífico, microscopio, termómetro, fonendoscopio, ambú y traqueotubos.

Otras consideraciones para abrir una clínica veterinaria

Lo primero para crear una clínica veterinaria será encontrar el inmueble ideal y adquirir los equipamientos necesarios para ejercer la profesión en este espacio. Después será necesario ocuparse de algunos muebles para la sala de espera, que deberá contar con un mínimo confort para los pacientes y dueños.

En caso de que se decida comercializar piensos y accesorios, también será necesario contactar a proveedores y hacer una investigación de mercado con respecto a los precios y a la demanda de la población local.

Por último, se debe seleccionar el personal que trabajará en la clínica veterinaria. Para un emprendimiento pequeño, se aconseja contar con al menos una persona recepcionista. Pero si el flujo de pacientes es intenso, o se comercializan muchos productos, pueden ser necesarios dos o tres profesionales de venta o recepción.

  • ABC. 2018. El negocio bestial de los animales de compañía. Extraído de: https://www.abc.es/economia/abci-negocio-bestial-animales-compania-201805230058_noticia.html
  • Colegio veterinarios de Barcelona. NUEVO REGLAMENTO PARA EL EJERCICIO PROFESIONAL EN CLÍNICA DE ANIMALES DE COMPAÑÍA. Extraído de: http://www.covb.cat/es/particulares/nuevo-reglamento-para-el-ejercicio-profesional-en-clinica-de-animales-de-compania