Razones por las que la raza basenji no ladra

Francisco María García · 14 septiembre, 2018
Esta raza de perro tan antigua no emite lo que nosotros conocemos como ladrido, sin embargo si produce un sonido en su lugar.

El basenji es un perro de origen africano muy antiguo que se caracteriza por ser la raza canina más silenciosa del mundo. En realidad, estos animales son incapaces de emitir el clásico sonido que asociamos al ladrido de un perro.

Su principal vocalización se asemeja a una peculiar mezcla entre canto tirolés y risa contenida. A continuación, veremos por qué la raza basenji no ladra y resumimos los principales aspectos de su personalidad.

Características físicas

Los basenji son perros pequeños, con un cuerpo atlético, de líneas finas y notable elegancia.  Los ejemplares machos suelen medir alrededor de 43 cm de altura a la cruz, con peso corporal entre 10 y 12 kg, y las hembras tienen una altura promedio de 40 cm, pesando de 9 a 9,5 kg.

Su musculatura es fuerte y su cuerpo resistente revela algunos rasgos rústicos que revelan la antigüedad de sus orígenes. No obstante, ello no esconde sus proporciones armoniosas y su aire aristocrático. Su cabeza es levemente afilada y el stop no está muy marcado.

Cuando el basenji está alerta, vemos cómo algunas arrugas se forman en su frente. Los ojos almendrados son oscuros y el can revela una mirada fuerte y penetrante, típica de esta raza; sus pequeñas orejas están casi siempre erectas y muestran un formato puntiagudo.

Perro basenji.

Carácter del perro basenji

Además de ser un perro muy callado, el basenji también se destaca por su carácter activo, inteligente y equilibrado. Como la mayoría de las razas antiguas, son independientes y jamás se comportarán como un típico ‘perro faldero’.

Por su carácter apacible y tranquilo, estos perros suelen ser una excelente mascota para las personas organizadas, que disfrutan del aire libre y valoran sus momentos de serenidad.

Para muchos expertos, los basenji son canes con ‘temperamento de gato’. Además de solicitar sus momentos de soledad y autonomía, reservan largas horas de su día a su aseo personal. Además, son perros extremadamente limpios que necesitan un entorno positivo y con una higiene impecable.

Los ejemplares de este raza también deslumbran por su comportamiento afectuoso y leal en el núcleo familiar. Por su personalidad fuerte e independiente, pueden mostrarse un poco testarudos, pero responden muy bien a la educación en positivo.

Cuando cuentan con un tutor dedicado, son capaces de canalizar su energía y sus potentes sentidos, mostrando gran predisposición al adiestramiento.

Convivencia del basenji con otros animales

En líneas generales, los basenji se muestran bastante sociables con otros perros. No obstante, su poderoso instinto cazador hace que su convivencia con animales de otras especies sea más difícil.

Con una socialización temprana, será posible enseñar a tu basenji a relacionarse positivamente con las personas, otros animales y su propio entorno.

Raza basenji.

¿Por qué la raza basenji no ladra?

La incapacidad de ladrar como los perros modernos es una de las características que revelan la antigüedad de esta raza. Ello ocurre porque sus cuerdas vocales son más estrechas, menos profundas y más planas que las de los caninos modernos.

Además, la laringe del basenji ocupa una posición distinta si observamos el organismo de los perros domésticos. Esta estructura es similar a la encontrada en los canes primitivos, como los dingos, y en los propios lobos.

Aunque el basenji no ladra, ello no significa que sea mudo. Solamente no son capaces de emitir el típico sonido que aprendimos a asociar al ladrido de los perros domésticos.

La principal vocalización de este animal es muy peculiar y podría ser definida como una mezcla entre canto tirolés y una risa contenida o ahogada. Para algunas personas, resulta un sonido algo similar a la vocalización característica de las hienas.

Por lo general, estos perros se muestran más ruidosos cuando experimentan un estado de sobreexcitación o aturdimiento.  Aunque no vayan a ladrar, pueden expresar sus emociones a través de murmullos, lloriqueos, gritos, sollozos, cantos, y risas sutiles.

Cuando son criados en cautiverio, muchos perros basenji también desarrollan la habilidad de imitar los ladridos de otros canes. En estos casos, el basenji no ladra propiamente, sino que emite una especie de sonido gutural que se asemeja al ladrido para nuestro sentido de audición.

Curiosamente, el basenji no ladra por naturaleza pero puede aprender cómo imitar este sonido en una estructura social. En caso de dolor o tristeza, también pueden emitir gemidos o aullidos fuertes.