¿Cómo quitar garrapatas a tu mascota?

Francisco María García · 1 agosto, 2017

El ácaro que le traerá mayores problemas a nuestros animales de compañía es la garrapata. No se trata de un simple picor en la piel canina: de hecho, este pequeño animal es transmisor de un sinfín de enfermedades complicadas para la salud de los peludos. Es fundamental quitar garrapatas a nuestras mascotas.

En la actualidad, se han registrado fuertes afecciones en los seres humanos, relacionadas a la picada de esta subclase de arácnido. Es conocido desde hace mucho tiempo su poder infeccioso.

Su pronta extracción de la piel de nuestras mascotas es prioritaria para evitar males mayores.

Veamos pues algunos consejos para quitar garrapatas de nuestros perros.

¿Cómo identificarlas?

Un aspecto característico de este animal es el amplio y duro caparazón que protege toda su área corporal superior. No obstante, se debe tener en cuenta que también existen especies blandas como la Otobius megnini.

Todas las garrapatas pasan por un proceso evolutivo que va desde la larva, pasando por la ninfa, y culminando en su etapa más adulta.

Hay que entender que, cuanto más tiempo cohabite este arácnido en la piel de nuestro perro, mayor será la probabilidad de que este vea afectado su sistema inmunológico. Este diminuto animal puede provocar intoxicación y parálisis.

Materiales a utilizar para quitar garrapatas

Antes de comenzar el procedimiento de retirar las garrapatas,  debemos reunir algunos implementos. En primer lugar, las pinzas y guantes serán los instrumentos infalibles para poder maniobrar con firmeza, efectividad y limpieza para quitar las garrapatas. Un peine también será de gran ayuda durante la búsqueda.

También debemos contar con una botella de alcohol y un desinfectante para la piel de nuestro canino. Es importante, además, limpiar las heridas tras la extracción.

Existen herramientas especiales que permiten perforar a las garrapatas desde la base, y esto permitirá aliviar el agarre de su picada. No obstante, no conviene realizar este gasto, a menos de que la mascota haya sido invadida por una gran cantidad de garrapatas.

 Revisando a nuestro perro

Las revisiones al pelaje y piel de nuestros perros y gatos deben ser periódicas. Solo así podremos detectar el problema desde su inicio, y no cuando la mascota comience a rascarse por los efectos de la dolorosa picada.

Las garrapatas pueden adherirse en cualquier parte del cuerpo, pero existen zonas más propensas. Por lo general, estas se asientan en rincones de difícil acceso, y en tramos donde es fácil superar el pelaje.

Las zonas más frecuentes para localizar garrapatas son: las patas, los dedos, el pecho, la cola, la cara, la cabeza, detrás, y en la zona interna de las orejas y el cuello. La probabilidad de encontrarlas en estos sitios siempre es mayor.

Un baño antes de comenzar

Siempre es bueno bañar a nuestras mascotas, antes de comenzar a quitar garrapatas. Existen champús especiales y talcos para la extracción de pulgas y garrapatas, aunque muchos de estos productos utilizan fuerte componentes químicos.

Cabe destacar que algunos de estos productos no son recomendables para los cachorros a temprana edad. Por eso, lo aconsejable es consultar al veterinario en caso de tener dudas con respecto a las contraindicaciones de estos productos.

También hay en el mercado sprays antipulgas que podrían contribuir al debilitamiento de estos ácaros para su posterior eliminación. No obstante, lo correcto es leer las instrucciones y consultar al especialista.

Quitar las garrapatas desde la cabeza

Lo correcto después de identificar a una garrapata, es mantener el pelaje del animal separado en la zona afectada. Esto es muy similar a lo que hacemos cuando peinamos nuestro propio cabello. El objetivo es no perderla de vista.

Posteriormente, para quitar las garrapatas, tomamos la pinza y las sujetamos desde la cabeza, tratando de hacer el agarre desde la zona más cercana a la picadura. Dos cosas son prioritarias: 1) no se puede pellizcar la piel del perro. 2) Evita que la cabeza del arácnido quede incrustada.

En pocas palabras, hay que arrancarlas evitando su rompimiento. Quizás lo más difícil será lograr que nuestro amigo de cuatro patas coopere y se mantenga relajado durante este engorroso procedimiento.

Deshecho y limpieza de la herida

Una vez arrancada, lo correcto es meter a la garrapata en un frasco lleno de alcohol y dejarla sumergida durante 24 horas. Solo así podremos asegurarnos de que este parasito interno esté muerto.

Después de quitar las garrapatas, debemos limpiar y desinfectar la picada del canino para contribuir a su entera recuperación. Para ello, un algodón será de gran utilidad.

Remedios naturales para quitar garrapatas

Existen algunos productos naturales que pueden contribuir en la difícil labor de quitar las garrapatas a nuestros canes. Por ejemplo, se dice que el limón y demás cítricos generan rechazo en estos parásitos.

Otros productos como el aceite de oliva, la vaselina, las infusiones de manzanilla y el vinagre de manzana podrían contribuir a soltar un poco la mordida de la garrapata.