La picadura de abeja o avispa en el perro: cómo actuar

Alba Muñiz · 7 mayo, 2015

Los perros –al igual que los gatos- suelen ser curiosos y persiguen todo aquello que vuela, incluido los insectos. Es en estas circunstancias cuando pueden ser picados por abejas o avispas. Lo más probable es que no sufran más consecuencias que algún dolorcito o alguna pequeña irritación y por un período corto de tiempo. Pero, si son aguijoneados más de una vez, si la picadura fue dentro de la boca o sin son alérgicos al veneno que les fue inoculado, las consecuencias pueden ser graves.

Qué hacer ante una picadura de abeja o avispa

perro y veterinario

  • Si tu mascota tiene antecedentes de reacciones alérgicas a este tipo de picaduras, no pierdas el tiempo y llévalo al veterinario con urgencia porque es alta la posibilidad de que sufra un shock anafiláctico, con el riesgo de vida que este conlleva.
  • Ante síntomas como debilidad general, dificultad para respirar y una gran hinchazón alrededor de la picadura, el animal debe recibir atención profesional de forma inmediata. Otros síntomas para tener muy en cuenta son:
    • Aumento de la frecuencia cardíaca.
    • Fiebre.
    • Vómitos.
    •  Diarrea.
    • Temblores.
    • Extremidades frías.
  • Los perros suelen ser picados en el hocico, que es una zona muy sensible de su cuerpo. En este caso pueden sentir bastante dolor, pero es muy probable que no tengan mayores inconvenientes. El problema ocurre cuando el can caza y muerde a su “presa”. Si la inflamación se extiende a la lengua, la boca, la garganta o el cuello, puede sufrir obstrucciones y bloqueos de la vías respiratorias superiores.
  • El aguijón de la abeja es dentado y se desprende del cuerpo del insecto –causando su muerte– para quedar en la piel del ser que ha sido picado. Las aguijones de las avispas, por su parte, no son dentados pero provocan más dolor. Además, estos insectos pican varias veces si se sienten atacados, por lo que pueden provocar cuadros de mayor gravedad en tu mascota.
  • Si el animal fue picado por una abeja, debes intentar quitarle el aguijón. La mejor forma es raspándolo con un trozo de cartulina o con el borde de una tarjeta de crédito o similar. Es desaconsejable el uso de pinzas porque al presionar el aguijón se puede desprender más veneno y agravarías la situación.
  • Una vez retirado el aguijón, tienes que higienizar la zona afectada con agua y jabón neutro para canes. Para bajar la hinchazón y calmar el dolor puedes aplicarle hielo (envuelto en una toalla) o compresas frías. También puedes utilizar una mezcla de agua y de bicarbonato de sodio –si la picadura fue de abeja– o de vinagre diluido en agua, en caso de ser de avispa.
  • Si tu veterinario lo aprueba y te indica la dosis correcta, dale a tu mascota un antihistamínico para contrarrestar los efectos del aguijonazo.

Cómo prevenir picaduras

perro pasto

La única forma de prevenir estas situaciones es vigilar –especialmente a los cachorros– cuando estén jugando o paseando al aire libre.

  • Ten presente que estos insectos suelen verse a menudo en primavera y verano, sobre todo en las horas más calurosas del día. Será conveniente, entonces, que elijas salir con tu perro temprano por la mañana, o bien, al atardecer, cuando las temperaturas no sean tan elevadas.
  • Intenta mantener alejada a tu mascota de zonas de mucha vegetación y de distintas fuentes de agua, porque son lugares en donde seguramente abundarán abejas y avispas.
  • Como estos animales se sienten atraídos por los olores dulces, es conveniente que evites el uso de perfumes y utilices desodorantes sin aroma a la hora de pasar un tiempo al aire libre con tu mascota.
  • Ten en cuenta que también pueden ser atraídos por las bebidas azucaradas –como refrescos o zumos– y por algunas comidas, por lo que será necesario que conserves las botellas tapadas y los alimentos a resguardo cuando pasees con tu can.

Si, a pesar de estas precauciones, igual no puedes librar a tu mascota de un aguijonazo, mantén la calma, limpia la picadura y observa la evolución de su cuadro. Lo más probable es que no ocurra nada malo. Pero tienes que estar prevenido y saber cómo actuar para evitar males mayores. Tu fiel amigo, seguro, te lo agradecerá.