Quiero un gato, ¿cómo elegir un felino?

Miguel Rodríguez 17 febrero, 2018
El carácter y la afinidad son dos de las claves a la hora de decantarse por un minino; siempre surge el interrogante de si adoptar u optar por ejemplar de raza, así como si adquirir un adulto o una cría

Tener una mascota es una experiencia maravillosa, y los gatos son grandes compañeros para la vida humana. Su variedad, su carácter y sus ocurrencias continuamente nos alegrarán el día, pero siempre sufrimos con una pregunta: ¿cómo elegir a mi compañero felino? Os damos algunos consejos para ello.

La adopción de un felino

La entrada de un nuevo miembro a la familia siempre es un gran motivo para alegrarse; en el caso de las mascotas, solemos pensarlo muy bien antes de tomar la decisión final. No te culpamos si aún no te decides; es una decisión tan importante como tener un hijo porque debe ser tratado como tal.

Ya sea un perro o un gato, la decisión de tener una mascota debe ser tomada de forma unánime por todo el bloque familiar. Una vez que decidan si quieren un perro o un gato, viene la gran pregunta: ¿qué raza debemos escoger? Pues en el caso de ser un felino, hay mucho que tener en cuenta.

Debéis preguntaros por qué quieren elegir un gato en vez de un perro. Hay que tener en cuenta las necesidades que este trae consigo, los pros y los contras que adoptar un gato puede traer.

El gato Bengala

La raza influye mucho a la hora escoger, debido a que existen razas que son más juguetonas y amables que otras. También está el dilema de si adoptar un gato de un refugio o tener uno de raza, o si elegir un felino adulto o cachorro que crezca con nosotros; es una cuestión un poco complicada.

Así que, ¿cómo elijo a mi gato?

Tomemos el caso de que decidan visitar una protectora para darle una mejor vida a aquellos animales que no han tenido la misma suerte que otros. Allí encontraréis todo tipo de personalidades distintas al igual que razas.

Algunos expertos en la materia recomiendan jugar con todos los gatos al mismo tiempo; esto se debe a que es mejor conocer a un felino por su comportamiento a verlo desde una jaula. Mientras estés con ellos, debes ver sus temperamentos, su forma de juego y cómo se relacionan con otros gatos y contigo, por supuesto.

Si tienes algún niño en casa, os recomendamos llevarlo a visitar el refugio también y aplicar la misma estrategia. Todo esto lo hacemos con la finalidad de encontrar al felino que más afinidad tenga con nosotros. Y nosotros con él.

Si en este encuentro no descubres aquella afinidad, ¡pues a intentarlo en otro refugio o pásate el mes que viene! Nunca os dijimos que el proceso sería sencillo, pero sí muy emocionante.

Gato con niño

Al igual que cuando viene un bebé, la llegada de un felino cambia nuestras vidas e implica adaptarse a ello.

¿Y si decido por un gato de raza?

Pues el proceso es casi el mismo, pero en vez de ir a las protectoras debes de ir a un criador que sea de confianza y responsable; jamás a una granja de animales. Por toda España puedes encontrar sitios especializados en cada raza particular que os garantizarán que están libres de enfermedades y saludables.

No elijas solo por el aspecto: un gato podrá ser muy lindo en el exterior, pero recuerda que hablamos de un acompañante en tu vida. Lo mejor es estar seguro de los temperamentos probables que la raza pueda presentar, así que os toca investigar un poco más a fondo en este punto.

Y al igual que en un refugio; trata de jugar con todos los gatos al mismo tiempo. Como ya dijimos, el objetivo es encontrar aquél felino que nos mueva el corazón y sea ideal para nuestro núcleo familiar.

Tengo un perro: ¿está bien adoptar un gato?

La amistad entre gatos y perros es más común de lo que crees, así que no desesperes tanto en esta situación. Lo que sí debes tener en cuenta es si tu perro está preparado para tener un gato a su lado.

Perros y gatos

El comportamiento de tu can debe ser el apropiado para tener un felino en casa, ya que ellos serán los mejores compañeros de tu familia para toda la vida. Así que por esta razón no queremos que estés tras de sí todo el tiempo correteando como Garfield y Odie

Así que vuestro perro debe saber convivir no solo entre humanos, sino también entre otras mascotas. Y por supuesto, tampoco debéis lanzar el gato a vuestra estancia de un solo golpe; debéis de seguir el proceso de llevar un gato a un hogar nuevo.

Ten en cuenta, además:

  • Los gatos cachorros son más fáciles para adaptarse a un hogar nuevo en comparación con los adultos. Pasado los tres meses de edad, el felino adquiere nociones básicas de su cuerpo que evitarán desastres en tu hogar y podrás entrenarle de una forma más sencilla.
  • Las vacunas y otras pruebas de salud son obligatorias; en especial si adoptas un gato de un refugio. La idea es tener un acompañante que dure toda la vida.
  • Si tenéis otro gato en casa, estés seguro que lo aceptará como compañero. Los gatos son animales territoriales por naturaleza, por lo que introducir otro en su entorno significa violar su perímetro y zona de confort.
Te puede gustar