Quien tiene un perro tiene un tesoro

Mariela Ibarra Piedrahita · 2 octubre, 2015

Los perros son grandes y fieles compañeros y muchos podrían asegurar que quien tiene un perro, tiene un tesoro. A continuación, te hablamos de ese vínculo especial que une a perros y humanos, para que puedas entender por qué somos tan buenos viviendo juntos.

La química especial que tienen los perros con las personas se remonta prácticamente a los inicios de la humanidad. Por lo tanto, al analizar la evolución de ambas especies y la relación simbiótica que ha existido entre ambos, se hicieron grandes descubrimientos:

Estructura social

La existencia de los perros como especie es tan reciente que siguen compartiendo con sus ancestros, los lobos, muchas características biológicas, y esto afecta sobremanera su estructura y comportamiento social.

En relación con los humanos, al ser depredadores también y ser criaturas que construyen sociedades muy complejas, pueden observarse muchas similitudes cuando se comparan con las manadas de lobos:

lobo gris

  • Territorialidad
  • Caza en grupos y el hecho de compartir de la presa
  • Generación de vínculos emocionales
  • Se saludan teniendo contacto físico
  • Extrañan a los miembros de la manada ausentes
  • Atraviesan periodos de luto

Las adaptaciones sociales de los perros y los humanos son tan similares que los perros pueden vivir perfectamente felices rodeados de seres humanos y viceversa. Además, esto implica una serie de ventajas para los canes, pues son mimados con lo mejor de la comida y atención médica, con frecuencia para dormir en cómodas camas de sus propietarios.

Son como de la familia

¿Por qué la gente tiende a dar tanto afecto a un miembro de una especie diferente? Una respuesta corta es que en un plano emocional, las familias no ven al perro como de otra especie.

Claro está que existen límites, pero sin llegar a la humanización, la mayoría de personas que comparten su hogar con un perro lo ven como un miembro de la familia, y de acuerdo a estudios recientes, parece que ocurre lo mismo en la mente de los canes. Esto refleja una compatibilidad entre ambas especies.

Los perros son extraordinariamente atentos y tienen una extraña habilidad para predecir lo que sus dueños van a hacer, ya sea que sepan cuándo van a recibir comida o cuándo el cuidador se está preparando para ir a dar un paseo.

Los experimentos muestran que los perros y los lobos pueden ser lectores astutos del lenguaje corporal, incluso son mucho mejores que los chimpancés.

Los perros también tienden a ser emocionalmente solidarios con el estado de ánimo del cuidador, y lo expresan ya sea a través de estados de euforia o decaimiento.

perros y familia

Llevan mucho entre nosotros

Los perros fueron los primeros animales domésticos con los que hemos desarrollado una estrecha asociación. De hecho, la mayoría de los perros domésticos han sido genéticamente separados de lobos durante al menos 100.000 años, por lo que nos hemos asociado con los perros durante el tiempo que hemos estado alrededor como especie.

Es más, algunos miembros de la comunidad científica aseguran que el gran éxito que tenemos como especie se le debe, en parte, a la ayuda de los canes. Principalmente, porque a lo largo de la historia ha servido como sistemas de alarma, compañeros de caza, sistemas de control de plagas, calentadores naturales, cuidadores de los niños y compañeros de juego. Los seres humanos siempre debemos premiar a nuestros perros con comida y seguridad.

En la actualidad, pocos perros son usados para labores antiguas. Sin embargo, siguen siendo grandes compañeros y protectores, y muchas personas darían todo lo que tienen por hacer felices a sus mascotas, de la misma manera desinteresada en que ellos nos hacen felices a los humanos.

De modo que, si estás considerando hacerte con un perro, ya sabes que tendrás en tus manos un tesoro peludo que, si cuidas de la manera apropiada, puede llegar a darte muchos momentos de felicidad.

Imagen cortesía de Enzo Antonio.