¿Qué sucede cuando dejas a tu perro en casa?

Antonia Tapia · 9 febrero, 2015

Los perros son animales muy sociales y siempre les gusta estar cerca de sus dueños. Un perro extraña mucho a sus dueños y precisa de mucha atención sobre todo si vive en espacios reducidos, en donde no puede tener cierta independencia para suplir sus necesidades. Es decir, no es lo mismo un perro viviendo en un departamento que un perro viviendo en una casa con acceso al jardín. Tampoco es lo mismo un perro que pasa horas sin hacer ejercicio, que un perro que cumple regularmente con sus paseos.

Si el perro no se ejercita, gasta energía o juega, al igual que los niños, se aburre. Ese aburrimiento se puede traducir en ansiedad, la cual la puede volcar sobre tus objetos o muebles favoritos o quizás en insoportables ladridos que llamaran la atención de tus vecinos. Además seguramente de ensuciar tu casa haciendo sus necesidades donde no corresponde. Sin embargo, casi todo tiene solución y puedes prevenir este tipo de reacciones implementando algunos tips para que esto no suceda. Vamos a conocerlos.

Tips si dejas a tu perro en casa

paseo perro

Lo mejor para que tu perro no manifieste ansiedad por separación es que siempre cumpla con sus paseos. Por lo tanto, si están pensando en salir de casa es aconsejable que antes que lo hagas camines con tu perro algunos minutos de manera que, cuando se encuentre solo, se quede tranquilo.

También puedes aprovechar la salida para programar algún juego vigoroso que le haga perder bastante energía. Como sabes, tener un perro ansioso e hiperactivo sin ser ejercitado puede resultar un verdadero desastre.

El ejercicio ayuda a calmar a tu perro de dos formas, por un lado, físicamente. Es decir, si tu perro ya salió de paseo, cuando tú no estés en casa, se sentirá cansado y lo más probable es que se recueste a dormir una plácida siesta. Por otro lado, emocionalmente, el ejercicio nivela la química del cerebro de tu perro en la misma forma en que un buen entrenamiento puede dejar a los humanos eufóricos. Es decir, los tranquiliza.

Si no tienes tiempo de darle un paseo a tu perro es recomendable que contrates a un paseador de perros. En caso de que no puedas pagar a uno puedes organizarte con algunos vecinos y turnarte con ellos para cumplir con los paseos.
Un perro aburrido puede saciar su aburrimiento mordiendo lo que encuentre a su alcance. Es apropiado que cuando salgas de tu casa le dejes algunos de sus juguetes para que pueda masticar.

Los juguetes son un gran divertimento para ellos. Recuerda escoger el juguete adecuado para tu mascota y una sugerencia: no te fíes de los juguetes con golosinas escondidas dentro de ellos. Una vez que el perro come la golosina, a veces lo puede hacer en cuestión de minutos, deja el juego y descarga su ansiedad en otros objetos. Por lo tanto, suelen ser efectivos siempre que estés cerca de tu perro.

Y si tengo más de un perro…

perro jugando

Si tienes más de un perro en casa y uno de ellos es el nuevo miembro de la familia debes tomar ciertas precauciones, pero no hay reglas generales y todo depende de cada caso. Variables como tamaño, sexo, energía y temperamento de los perros son muy importantes y debes tener en cuenta a la hora de determinar cuáles serán las medidas que tomarás.

Lo mejor es mantenerlos ocupados y cumplir con sus régimen de paseos. Que tus perros tengan actividad es clave para que su comportamiento mejore y no sufran ansiedad. Por eso cuando uno asume el compromiso de tener una mascota es muy importante ser consciente que nuestro pequeño demanda de ciertas atenciones y que dependen de nosotros para poder saciarlas. Entonces si no dispones de tiempo para destinarle a tu mascota, el espacio en el que vives es muy pequeño y no tienes a nadie que pueda ayudarte con ella ¿para qué tenerla?

Si bien tener mascotas implica numerosas ventajas a la salud física y mental también es una realidad que si no disponemos del tiempo y el espacio pueden ser un verdadero dolor de cabeza. En definitiva si no puedes cuidar de tu mascota, mejor no la adoptes. De esa manera se evitan problemas mayores que, sin duda, son remediables.