¿Qué perro deberías adoptar?

Si te gustan los animales y has decidido que un can integre la familia, con seguridad te surgirán muchas dudas a resolver sobre el tema. Partiendo de la base de que debes actuar con absoluta responsabilidad ante un ser vivo, la principal pregunta a contestar es qué perro deberías adoptar.

Adoptar un peludo, una decisión que implica responsabilidad

Y es que los considerados mejores amigos del hombre suelen ser adorables, y si visitamos un refugio, seguro quisiéramos quedarnos con todos los que allí están esperando un hogar.

Sin embargo, si queremos que las cosas vayan bien con el futuro miembro no humano del grupo familiar, debemos decidir con racionalidad y no seguir el primer impulso.

Entonces, lo primero que tienes que considerar al preguntarte qué perro deberías adoptar es qué puedes ofrecerle tú para su bienestar. Estas cuestiones son fundamentales para definir, por ejemplo, el tamaño y la personalidad del peludo que se incorporará a tu vida.

Si quieres adoptar un perro, debes tener en cuenta una serie de cuestiones para poder elegir un animal que se adapte sin inconvenientes a tu estilo de vida y a tus posibilidades económicas.

De qué debes hacerte cargo cuando un perro pasa a formar parte de tu familia

Un can no vive del aire. Y además de quererlo y tratarlo bien, la adopción de un peludo significa hacerse cargo de una serie de responsabilidades:

  • Alimentación adecuada y de calidad
  • Cuidados veterinarios y de acicalamiento
  • Vacunas y desparasitación
  • Socialización y educación
  • Un espacio adecuado para el animal
  • Paseos y actividad física
  • Accesorios y juguetes

Cuestiones a tener en cuenta antes de la adopción de una mascota

Así que, a la hora de adoptar un can, empieza por preguntarte:

  • ¿Cuál es mi capacidad económica para cuidar adecuadamente al peludo? Ten en cuenta que a mayor tamaño aumentarán los gastos de alimentación, acicalamiento, veterinario, etc.
  • ¿De cuánto espacio dispongo en mi casa para que el animal esté cómodo y no incomode al resto de la familia? Un can demasiado grande o con mucha energía, es probable que no sea la elección ideal para un apartamento pequeño.
  • ¿Cuento con el tiempo suficiente para sacarlo a pasear y para que el perro se ejercite como es debido? Aquí también tienen que ver cuestiones como las características de personalidad de cada mascota.

Pide consejo a la hora de decidir sobre qué perro deberías adoptar

Seguramente un veterinario de confianza sabrá aconsejarte sobre las distintas opciones para decidir qué perro deberías adoptar.

Pero si recurres a una protectora, lo ideal es que consultes a la gente que allí trabaja. Ellos están en permanente contacto con los peludines que habitan en el lugar y los conocen muy bien. El mejor asesoramiento, sin duda, te lo darán los responsables del refugio.

Por eso, antes de tomar esta crucial decisión, no dejes de eliminar todas las dudas que te surjan al respecto.

Más cosas a considerar si quieres adoptar un peludo

Entre otros temas que deberías tener en cuenta a la hora de decidir cuál es el can más adecuado para adoptar se encuentran:

  • La edad de los miembros de la familia. Niños muy pequeños y personas mayores quizá no le puedan seguir el ritmo a un peludo con demasiada energía o corran el riesgo de no poder manejar a un animal de gran tamaño.
  • La relación con la actividad física. Si te gusta salir a a correr y a ejercitarte, busca un perro con similares características. De lo contrario, prefiere uno que se contente con pasear un buen rato y hacer sus necesidades.
  • Los años que tiene la mascota. Aunque se suelen elegir cachorros o animales jóvenes, considera la posibilidad de adoptar canes adultos e incluso mayores. Se supone que ya están socializados y educados y si tú ya peinas canas o no te sientes con las ganas o la energía de empezar desde el principio, quizá esta sea la opción ideal.

Otras cuestiones que debes tener presentes cuando adoptas una mascota

Como consejos finales, recuerda que:

  • No debes humanizar a tu peludo. No lo disfraces ni lo trates como a un bebé consentido.
  • Respeta su naturaleza de perro. Siempre en su justa medida, déjalo explorar, cavar, olisquear, ladrar.
  • A la hora de educarlo, la paciencia y la constancia se imponen. Desestima los castigos y prefiere siempre el Refuerzo Positivo.

De esta manera, seguramente lograrás construir una excelente relación con el animalito que adoptes. Enhorabuena.

 

Guardar