¿Qué opciones hay para las mascotas que han muerto?

Virginia Duque Mirón · 1 agosto, 2018
El entierro de las mascotas que han muerto es posible a través de los servicios municipales, empresas privadas –ceremonia incluida– o con el veterinario; enterrarlo en el jardín puede suponer un problema de higiene que está penado por la ley

Cuando nuestra mascota se muere pasamos por uno de los tragos más amargos de nuestra vida. A la vez, nos vemos en la tesitura de qué hacer con el cuerpo, mientras las lágrimas y la angustia nos consumen. Lo mejor es que antes de que esto suceda aprendamos las opciones que hay para las mascotas que han muerto.

Las mascotas que han muerto pueden tener una ceremonia

Aunque muchos nos tilden de locos, los que amamos a los animales, y hemos convivido durante años con una mascota, queremos despedirnos de ella de manera digna y de forma que podamos guardar un buen recuerdo. ¿Y por qué no? Estas son las opciones para las mascotas que han muerto:

Cremación

Hay diversas empresas privadas que se dedican a la cremación de las mascotas. Solo haciendo una búsqueda exhaustiva en internet podrás encontrar alguna, y si no das con ninguna pregunta a tu veterinario de confianza.

En el precio que se pacta con la empresa se incluye el traslado del animal muerto hasta el tanatorio, el velatorio, un libro de firmas, atención psicológica si crees que tú o algún miembro de la familia lo necesita, la urna y la entrega de las cenizas. Una despedida digna y memorable en toda regla.

Con la urna podrás llevarla a casa o, si lo prefieres, pedir que la entierren.

Cementerios de mascotas

Hay algunas localidades en diversos países que cuentan con cementerios de mascotas en los que podrás enterrar a la tuya. Para hacerlo tendrás que contratar el servicio que incluye recogida del animal, ataúd y entierro con flores.

Cementerios para mascotas

Podrás escoger el ataúd y el lugar en el que quieres que se entierre, siempre que haya más de uno disponible. Será un entierro muy similar al de personas ,en el que además podrás optar por ponerle un epitafio, aunque ya te advertimos que este oscila entre 200 y 6 000 euros dependiendo del tamaño, el grabado y los materiales.

Llévalo al veterinario

Los veterinarios ofrecen los servicios de ‘deshacerse’ de las mascotas que han muerto a través de dos opciones. La primera es a través de una cremación colectiva en la que se quemaría a la mascota con otras y no se haría entrega de las cenizas, pues estas acabarían en una fosa común o un vertedero. Este costará entre 50 y 200 euros.

En el segundo caso, el veterinario se encargará de los trámites para la incineración individual y te dará las cenizas, lo que te costará entre 200 y 300 euros. Nunca estaremos seguros de que lo que nos entregan son las cenizas de nuestra mascota, pues no podremos estar presentes en la incineración, a diferencia de las empresas privadas que mencionábamos anteriormente.

Servicios municipales

Los ayuntamientos suelen tener un servicio de recogida y desaparición de mascotas que han muerto. Este servicio es gratuito, pues se paga gracias a los impuestos que abonamos durante nuestra vida, pero no es la despedida digna que quizá buscas.

Un coche de la perrera vendrá hasta donde esté el animal, lo envolverá y se lo llevará para cremarlo junto con otras mascotas que han muerto para luego echarlo en un fosa común, en el vertedero de basura o, según muchos especulan, para usarlo como alimento en zoológicos.

Lo que no debes hacer

Lo que nunca se debe hacer, primero porque no es higiénico, y segundo porque está penado por la ley, es enterrar a tu mascota en tu jardín o en el campo. Por supuesto, algo que también está penado por la ley, y que sabremos que no harás, es tirarlo a la basura.

Cementerios para animales domésticos

Los animales en proceso de descomposición son un foco de enfermedades e infecciones y, si sorprenden a alguien haciendo alguna de estas prácticas, podría verse envuelto en multas de 10 000 euros.

Pero todo eso es lo de menos, porque lo que más nos preocupa es la falta de sensibilidad. ¿No crees que tu mascota, la que ha vivido contigo años y te ha demostrado su lealtad incondicional merece un adiós digno?