Cementerios para mascotas

Francisco María García · 5 enero, 2018
Decir adiós a nuestros fieles compañeros puede resultar un trago realmente duro, que a muchas personas les deja incluso una huella en su trayectoria vital

Los animales de compañía han dejado de ser simples accesorios decorativos o de moda; para muchas familias, son miembros de pleno derecho. En este sentido, reciben las mismas consideraciones y derechos de los humanos. Esto incluye, entre otras cosas, los rituales de despedida cuando ocurre un fallecimiento.

Por estas razones, hay cada vez más cementerios para mascotas, camposantos destinados exclusivamente a albergar a estos incondicionales compañeros.

Familias o manadas

Adoptar una mascota implica algunos sacrificios y mucha responsabilidad. Quien asume como suyo a un perro, gato, loro, conejo o el animal que sea, debe entender que esta es una tarea que va mucho más allá de proveer alimentos y un sitio para dormir.

Cánidos y felinos domésticos son los más populares; y es que tanto perros como gatos han desarrollado una gran empatía con los seres humanos. Una relación de amor recíproca que no siempre se cumple, pues encontramos el fallo en la parte humana la mayoría de las veces.

La complicidad que algunos de estos ejemplares pueden desarrollar con los seres humanos de sus familias-manadas llega a ser realmente sorprendente.

Por estas razones, decir adiós a las mascotas puede resultar un paso realmente duro, que a muchas personas les deja incluso una huella en su trayectoria vital.

Eventualmente, algunas familias se preparan para la muerte de los integrantes más longevos del clan. Sin embargo, nadie parece advertir que el ciclo de vida de la mayoría de los animales es mucho más corto en comparación con el promedio humano.

Lápidas para mascotas

Si nos paramos a analizar por especies, solo los loros y las tortugas pueden trascender a generaciones de hombres y mujeres.

Servicios que ofrecen las funerarias y cementerios para mascotas

En la actualidad, los tanatorios, muchas salas de cremación y cementerios para mascotas cuentan con los mismos servicios que los destinados a ‘clientes’ humanos. De hecho, la premisa es idéntica: ofrecer una despedida digna y brindar al cuerpo del fallecido un destino que vaya más allá de simplemente arrojarlo al olvido.

Como vemos, para muchas familias la muerte de animales de compañía puede resultar en un episodio realmente traumático. Pero más allá del shock emocional, las dificultades, a veces, pasan con qué hacer con el cuerpo de la mascota que pasó a mejor vida.

Incluso, hay personas que no se prepararon nunca para este tipo de episodios, y que han tenido que improvisar, desgraciadamente, arrojando los cadáveres a depósitos de basura. Y para muchos, esta acción implica un mayor sufrimiento y una gran carga de culpa.

Para evitar estos inconvenientes, entre los servicios ofrecidos por algunas empresas, también se cuenta con el manejo de los cuerpos; así como la preparación adecuada para los velatorios y despedidas finales.

Un negocio en crecimiento

La ‘moda’ de los cementerios para mascotas comenzó a mediados de la década de los 90. Así, los primeros camposantos dedicados solo a animales se inauguraron en Estados Unidos y, en muy poco tiempo, la experiencia se replicó a otras partes del mundo.

En España son varias las empresas que organizan los rituales de despedida para animales de compañía y, de nuevo, las opciones son similares a las que se encuentran disponibles en casos de muerte de humanos. Además de los velatorios y entierros, también hay servicios de cremación.

Para quienes prefieren dejar los cuerpos en una fosa perfectamente identificable, los precios varían dentro de un rango bastante amplio. Todo depende de los paquetes que se escojan.

Ejemplos de presupuestos

Para sepulturas individuales ubicadas en las mejores zonas de las ciudades, que además dispongan de lápidas de mármol o granito con inscripciones esculpidas directamente sobre la piedra, el coste final puede ascender hasta unos 5 000 euros.

Los que no dispongan de este capital, o simplemente no estén dispuestos a realizar este gasto, también tienen opciones mucho más modestas.

Cementerios para animales domésticos

Quienes prefieran la incineración, algunas empresas ofrecen jornadas colectivas, cuyo coste se ubica en torno a los 50 euros. En las cremaciones individuales, en las que se enciende el horno para una única mascota, el presupuesto puede llegar hasta los 270 euros.

¿Un mundo desequilibrado?

Con mascotas recibiendo más atenciones, cuidados y cariños que muchos seres humanos, hay quienes se preguntan sobre la dirección que ha tomado la humanidad.

Algunos pueden hasta indignarse por la cantidad de dinero que grupos familiares destinan a sus animales de compañía. En cualquier caso, el problema del planeta no está en que existan o no cementerios para mascotas.