¿Qué es una especie CITES?

CITES es un convenio internacional para la regulación del comercio de animales silvestres. Este tratado cubre a más de 35 000 especies de seres vivos.
¿Qué es una especie CITES?
Miguel Mata Gallego

Escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego.

Última actualización: 22 octubre, 2020

El término CITES hace referencia a una convención internacional para el comercio de animales y plantas exóticos. Su principal función es velar para que la venta global de seres vivos no constituya una amenaza para su supervivencia en libertad.

¿Cómo funciona? ¿Cuántas especies se incluyen en CITES? Si quieres saber más sobre este esfuerzo conjunto para la conservación de la biodiversidad de la Tierra, continúa leyendo.

 ¿Qué es la CITES?

En primer lugar, podemos definir a la CITES como el acrónimo de la «Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas Silvestres». Esta convención entró en vigor en 1975, a propuesta de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). En total, 183 países la han ratificado hasta la fecha.

Comercio ilegal de animales.

El comercio internacional de especies a examen

El comercio internacional de vida silvestre mueve dinero, mucho dinero. Se estima que en total miles de millones de dólares al año circulan de forma global únicamente debido al comercio de todo tipo de especies, tanto animales como vegetales.

El objeto de interés de la fauna salvaje es variado: desde la captura de especies para venderlas como mascotas exóticas hasta la obtención de productos derivados de los animales —como el cuero—, existe un inmenso mercado interesado en la explotación de la biodiversidad en su medio natural.

Desgraciadamente, el interés económico de muchas especies provoca que su supervivencia se vea amenazada. Asimismo, aparte del comercio permitido, todavía muchos seres vivos sufren tráfico ilegal con diversos fines. Entre otros motivos, estos animales se explotan para obtener sus pieles, extraer sus órganos para medicinas tradicionales o como mascotas.

Existen numerosos ejemplos constatados en lo referente a la explotación ilegal de animales, desde el uso de la aleta de tiburón en la cocina asiática, hasta asesinato de elefantes por el marfil de sus colmillos. Estas especies, junto a muchas otras, se hallan protegidas desde la CITES.

Los objetivos de la CITES

En líneas generales, el objetivo de la CITES es proteger a los animales y plantas salvajes de la sobreexplotación. Los niveles de esquilmación de algunas poblaciones de seres vivos son tan elevados que son capaces de hacer que algunas especies lleguen a considerarse al borde de la extinción.

Para prevenir esto, la CITES se vale de una serie de acuerdos y leyes que firman los países integrantes en el tratado —y se comprometen a cumplirlos—. Dentro de esta serie de acuerdos, se incluyen objetivos como la prohibición de la caza de algunas especies terrestres.

El ejemplo de la ballena azul

Uno de los ejemplos más conocidos de especies al borde de la extinción por su explotación comercial es la ballena azul (Balanopthera musculus).

Este enorme cetáceo —el animal más grande de la historia de la Tierra— sufrió una enorme disminución en sus poblaciones debido a la caza masiva por balleneros en el siglo XX. De casi 300 000 ejemplares a principios del siglo XX, su representación pasó a poco más de 2000 individuos en los años ochenta.

Desde entonces, la CITES —entre muchas otras organizaciones— presionó para su protección y en 1986 se declaró prohibida su caza. Gracias a esto, a pesar de estar enormemente amenazada a día de hoy, varios estudios han constatado que las poblaciones de ballena azul se han recuperado notablemente.

¿Qué especies están protegidas por CITES?

Dado que hay muchas categorías de conservación, existen varios grados de protección dentro del convenio. Se calcula que, entre plantas y animales, más de 35 000 especies se hallan anotadas en las listas de este acuerdo internacional.

A pesar de que normalmente pensamos en animales icónicos como los grandes mamíferos, existen otras muchas especies menos llamativas con algún grado de protección. Un ejemplo de esto es la presencia en la lista de seres vivos tan habituales como el mejillón común.

¿Por qué es importante el control del comercio de los animales?

Como hemos explicado, el control sobre la excesiva explotación de animales es esencial para la supervivencia de los mismos, pero no es el único interés de la CITES. Tras la aparición de la pandemia de la COVID-19, muchos países están tomándose en serio el control del comercio de la fauna salvaje.

Se cree que el coronavirus COVID-19 saltó de animales a humanos debido al tráfico de ciertas especies en un mercado chino. El enorme impacto que ha tenido esta pandemia sobre todos los aspectos de la vida humana ha hecho que China haya planteado la prohibición del consumo de animales salvajes.

Se estima que esta medida hará que muchas especies puedan recuperar sus poblaciones de manera notable.

Una especie de tortuga dentro del convenio CITES.

En conclusión, tener un comercio de fauna silvestre sostenible es esencial no solo para el mantenimiento de las especies, sino también por los beneficios que la persistencia de estos animales reporta en muchos sectores económicos y sociales.

Te podría interesar...
Piel de tilapia para curar a los animales quemados en los incendios del Amazonas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Piel de tilapia para curar a los animales quemados en los incendios del Amazonas

La piel de tilapia para curar a los animales quemados en los incendios del amazonas está salvando las vidas de muchísimas especies.