Pros y contras de tener más de un perro en casa

Irene Peláez · 8 marzo, 2015

Cuando se tiene un perro uno se siente más acompañado, más responsable y disfruta mucho. Muchos dueños no serían capaces de volver a estar sin mascotas en su casa y muchos otros se plantean introducir en su vivienda un segundo perro. Sin embargo, hay ciertos factores que hay que tener en cuenta a la hora de plantearse tener más de un perro.

¿Por qué?

perros comiendo

Antes de introducir un segundo perro en casa, el dueño debe plantearse el por qué de su decisión. Un nuevo perro es una segunda responsabilidad y requiere tanto tiempo y cuidados como el primero. Si la respuesta a la pregunta es vaga, responde a la inercia (“porque mi hijo/hija/marido/mujer/suegra quiere otro perro) o al contagio (“porque mis vecinos se han comprado otro y están muy contentos”), es mejor pensárselo.

Si no tienes razones fuertes, es mejor pensárselo un poco más. Si la respuesta es porque el dueño no tiene tiempo de prestarle atención a su actual perro y con otro se sentirá más acompañado, tampoco es buena idea introducir el segundo perro.

Los perros son animales de manada que toman cariño a los seres vivos que les rodean, y el dueño es parte de la manada del perro. No solo eso, sino que si le ha educado bien, es el cabeza de la manada, por lo tanto no puede prescindir de darle el cariño que necesita. Además, si el dueño no tiene tiempo para un perro, es poco probable que tenga tiempo para dos.

Además, hay ciertas condiciones que hay que tener en cuenta antes de introducir un segundo perro en casa. Lo primero es considerar si hay espacio suficiente, sobre todo si se planea meter uno grande, pero también porque necesitará su propio espacio para dormir y comer, sobre todo al principio, que será conveniente alimentarlos por separado.

Todo perro necesita un espacio para desarrollar su energía y otro para establecer sus distancias sociales. Es mejor si la casa tiene jardín o un espacio donde ambos perros puedan jugar juntos sin romper nada, puesto que cuando dos perros juegan necesitan más espacio que cuando juega uno solo. Asimismo, el dueño debe de estar dispuesto a duplicar la rutina de higiene, caricias y atenciones. Hay que tener en cuenta que los gastos en comida, veterinario etc… se duplicarán.

Otro factor a tener en cuenta a la hora de introducir un segundo can en casa es la personalidad del can actual. Si es un perro dominante, con tendencia a ser el macho alfa, tendrá más dificultades en aceptar a otro perro en su territorio. Asimismo, si el perro actual tiene un círculo social reducido, tendrá más dificultades en aceptar a un nuevo perro, que si está acostumbrado a jugar con otros perros.

Además de la personalidad del perro actual, es conveniente informarse sobre la personalidad del nuevo can. Si es de acogida, los trabajadores del centro podrán informarle sobre eso, para evitar que introduzcas un perro de personalidad incompatible con el tuyo. Dos perros sumisos se llevarán mucho mejor que dos perros dominantes.

La edad del perro es también un factor a tener en cuenta. Si tu perro es anciano o está enfermo, puede no gustarle tener que compartir un espacio que lleva mucho tiempo siendo suyo. Por otro lado, un perro joven puede ayudar a uno adulto e inactivo a moverse y a estar más predispuesto a los juegos.

No obstante, lo mejor es buscar un compañero de edad semejante a la mascota actual y si es posible, de sexo contrario, aunque entonces se deberá establecer un control de natalidad por si acaso.

Es conveniente que el dueño dedique cariños constantes a ambos y le demuestre a su perro que contar con un nuevo compañero es bueno. Hay que educar a ambos perros ofreciéndoles caricias y premios cuando se comportan correctamente estando juntos, sobre todo durante las primeras semanas de convivencia.

Inconvenientes de introducir un segundo perro en casa

perros dominantes 3

Además de un aumento de la responsabilidad y el tiempo que se le debe dedicar a los perros, otros inconvenientes de introducir otro de estos animales en su vivienda es que la limpieza se vuelve más ardua, los gastos se duplican, cuando los perros juegan se produce más desorden, aumentan los ladridos y el adiestramiento y los paseos se vuelven complicados.

Por otro lado, si no se pone cuidado, los perros pueden desarrollar conductas celosas, sobre todo si son del mismo sexo. En estos casos, lo mejor es respetar su jerarquía, no involucrarse y asegurarse de que ambos perros reciben la misma cantidad de cariño.

Ventajas de introducir un segundo perro en casa

Dicho esto, es cierto que introducir un segundo perro es ventajoso, sobre todo si el perro actual debe quedarse mucho tiempo solo en casa, puesto que así se hacen compañía y se reduce la ansiedad por separación, el aburrimiento y sobre todo la destrucción de objetos, porque tienen algo activo con lo que distraerse.

Es muy importante recordar que un segundo perro aumenta las posibilidades de juego, afecto y diversión de los animales, pero no sirve para reemplazar los cariños de sus dueños.