5 preguntas que debes hacerte antes de adoptar un perro

26 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Reflexionar antes de adoptar un perro es el primer paso para una tenencia responsable

Quienes hemos vivido la experiencia de adoptar un perro, damos fe de que es algo sinigual y enriquecedor. Sin embargo, es necesario dimensionar en su justa medida lo que implica este compromiso a largo plazo, que será de 10 a 15 años. Antes de tomar la decisión, deberías considerar varios factores.

Centenas de miles de perros terminan en refugios cada año porque sus dueños no consideraron cabalmente factores como el dinero, sus compromisos de tiempo y a otros miembros de la familia. En este artículo tocamos puntos de información importantes y una pequeña lista de verificación de cinco puntos para averiguar lo siguiente: ¿estás realmente listo para adoptar un perro?

La dimensión del abandono de perros en España

El último estudio de la Fundación Affinity reporta que 104 688 perros fueron rescatados en España durante el año 2018. Se estima que el número de abandonos podría ser varias veces esa cifra al año. Según el mismo informe, el 89 % de los animales que llegan a las protectoras son encontrados en la calle y, aproximadamente, el 20 % son de razas puras.

Abandono de perros en 2015

En el año 2016, en España se hizo un estudio de las causas asociadas al abandono de perros, con las siguientes cifras porcentuales:

  • Factores económicos 15,3 %
  • Camadas indeseadas 14,4 %
  • Fin de la temporada de caza 11,4 %
  • Perdida de interés por el animal 9,0 %
  • Comportamientos indeseados del animal 8,9 %
  • Cambio de domicilio 8,7 %
  • Pérdida del empleo 6,3 %
  • Falta de tiempo o espacio 6,0 %
  • Alergias 4,6 %
  • Ingreso hospitalario o defunción del dueño 4,6 %
  • Nacimiento de un hijo 3,3 %
  • Vacaciones 1,8 %
  • Embarazo (toxoplasmosis) 1,2 %
  • Otros 4,6 %

1. ¿Has considerado lo que cuesta adoptar un perro?

Este gasto incluye alimentos, tratamientos preventivos para evitar gusanos del corazón, pulgas y garrapatas. Debes considerar, entre los gastos, los servicios de cuidado de mascotas –si no estás dispuesto a hacerlo tú mismo– y las eventuales visitas de emergencia al veterinario.

Perro adoptado en las manos de una chica.

2. ¿Realmente tienes suficiente tiempo para comprometerte con un perro?

Estás mirando tiernas imágenes de perros en adopción y sientes que no puedes esperar más para hacerte cargo de uno, pero ¿estás listo para tomarte el tiempo y ajustar tus horarios? Ya sea que quieras adoptar un cachorro revoltoso o un dulce anciano, cada perro necesita tiempo de entrenamiento y de adaptación a su nuevo entorno familiar.

Si bien un cachorro joven requiere entrenamiento doméstico completo, un perro mayor también necesita que sea atendido según sus necesidades y nuevas rutinas. Y, dependiendo del perro, las caminatas durarán entre 10 minutos y varias horas por día. Desde el entrenamiento hasta el ejercicio, cada nuevo perro es un compromiso importante de tiempo.

Resulta clave entender que los perros no vienen con el conocimiento de cómo vivir con éxito en un hogar familiar. Esas habilidades tienen que ser enseñadas a través de la construcción de una relación, lo cual toma tiempo: tu tiempo.

3. ¿Existe alguna posibilidad de que tengas que mudarte o cambiar de trabajo después de adoptar un perro?

Esta consideración puede ser delicada, porque requiere plantearse situaciones hipotéticas. Tu vida laboral y hogareña puede ser estable ahora, pero un perro –en caso de un cachorro– es un compromiso de 10 a 15 años.

Mudanza con mascotas

¿Estás listo para llevar a tu perro contigo en caso de que tuvieras que mudarte? ¿Y qué sucede si tu carrera se vuelve más exigente y tuvieras que contratar un paseador de perros? ¿Estarías dispuesto  a pagar más por el cuidado de tus mascotas?

4. ¿Existe algún potencial para que las personas u otras mascotas desarrollen un problema con el nuevo perro?

Mira bien tus circunstancias. ¿Quién más compartirá el espacio con tu perro? ¿Esa persona o mascota ha vivido tranquila y saludablemente con otros perros antes? Ocurre que, a veces, los perros son devueltos después de que están en el hogar por un tiempo y un miembro de la familia descubre que ha desarrollado alergias a la mascota.

También pueden ser devueltos cuando surge competencia por la comida o un juguete de la mascota ya existente. Deberás tomar medidas adecuadas para manejar la situación. Si te sientes seguro de que tienes medios para manejar cualquier problema inesperado, podrías estar listo para adoptar un perro.

5. ¿Estás listo para sacrificar tu comodidad al adoptar un perro si es necesario?

Es fácil pasear a su perro en un soleado sábado por la tarde. ¿Pero qué pasaría en un nevado miércoles por la noche? Los perros exigen tu tiempo y recursos, incluso cuando no tienes ganas.

Como futuro dueño de mascota debes tener presente que esta responsabilidad puede ser, a veces, un inconveniente. Piensa, por ejemplo, que estarás siempre a cargo y que, en ocasiones, todos tus amigos estarán ocupados y tu cuidador de mascotas no estará en la ciudad.

Si estás dispuesto a dejar de lado algunas de tus elecciones de estilo de vida, porque has adquirido este nuevo compromiso, entonces estás listo para adoptar un perro. Para aquellos que no están al 100 % seguros, pueden intentar ser un hogar de acogida temporal, para tener una idea clara del nivel de atención necesario.

Es crucial destacar la importancia de la educación ciudadana sobre todo lo que supone un cuidado responsable de sus animales de compañía. Esta cuestión es un pilar fundamental para prevenir el abandono a mediano y largo plazo.

La tutela del perro es mucho más que paciencia y amor incondicionales. Entonces, ¿estás listo para adoptar un perro? Si ha respondido ‘sí’ a las preguntas en la lista de verificación anterior, estás listo. ¡Ahora todo lo que queda es encontrar el perro adecuado para ti!

  • Giménez-Candela, M. (2017). La descosificación de los animales. Revista Eletrônica do Curso de Direito da UFSM, 12(1), 298-313.
  • Videla-Díaz, M. (2014). Interacción humano-animal: ¿Por qué la gente no ama a sus mascotas?. Revista de Psicología GEPU, 5 (2), 164-179.
  • Videla, M. D. (2015). El miembro no humano de la familia: las mascotas a través del ciclo vital familiar. Revista Ciencia Animal, 9, 83-98.