Por qué parece que mi perro siempre sabe qué hora es

Alba Muñiz · 28 agosto, 2015

Si lo observas con detenimiento a lo largo de los días, parece que un perro siempre sabe qué hora es. Ya sea porque conoce el instante justo en que regresa a la casa algún miembro del hogar o porque no duda sobre cuál es el momento preciso para alimentarse o para salir a pasear.

Si bien algunas hipótesis atribuyen este fenómeno al olfato, lo cierto es que nadie logró meterse hasta el momento en la cabeza de un can para entender de qué manera interpreta las cosas, en este caso, el horario.

Un reloj para mi mascota

tuberculosis en los perros

Sucede que los humanos, tan egocéntricos como de costumbre, seguimos midiendo todo con nuestra vara y por eso queremos atribuir nuestros procesos de pensamiento a otras especies.

Por eso nos empecinamos en saber si un perro es capaz de comprender el tiempo de la misma manera que lo hacemos nosotros, quizá partiendo de la idea de que se han adaptado a nuestras costumbres después de tantos años de historia juntos.

¿Un perro siempre sabe qué hora es?

 Se supone que los canes no tienen memoria episódica. Esto significa que no recuerdan eventos particulares del pasado.

Por ejemplo: si bien aprenden determinadas cosas y las repiten a lo largo de su vida, lo que no pueden hacer es recordar cómo las aprendieron.

Además, al igual que la mayoría de los mamíferos, los perros tienen ritmo circadiano. Se trata de un sentido interno que les avisa de cuándo dormir y cuándo estar activos.

Entonces,  si todos los días le das de comer a la misma hora, su cuerpo comienza a tener hambre un rato antes y por eso empieza a demandarte su alimento. No es que al mirar el reloj haya advertido que se acercaba el horario del almuerzo.

Olfateando el reloj

Algunos estudiosos del tema se inclinan por pensar que los perros utilizan su poderoso olfato para saber cuánto tiempo transcurrió desde que ocurrió un determinado hecho.

Un ejemplo concreto es el de la persona que va a trabajar y cumple siempre con la misma rutina horaria. A medida que pasa el día, el olor de esa persona se va desvaneciendo en la casa.

Y, como este hecho se repite a diario, el animal logra asociar un determinado nivel de olor con el retorno de su dueño.

Narices superpoderosas

Lo cierto es que estas “hipótesis olfativas” están planteadas basadas en hechos que se repiten en el tiempo.

Pero, si te fijas bien, aun si una persona no cumple con una rutina y sale y regresa a horarios no habituales, un rato antes de que esté poniendo la llave en la puerta, el perro sabe que está por llegar y empieza a demostrar  su alegría mucho antes de que los humanos que están en la casa adviertan este hecho que está por suceder.

Una vez más tenemos que pensar en el gran olfato de nuestros amigos peludos. Pero también en su gran oído. Nos huelen y nos oyen a gran distancia.

Recuerda que los canes tienen:

  • 50 veces más receptores olfativos que las personas
  • entre 200 y 300 millones de células olfativas (y los humanos solo 5 millones)
  • un espectro auditivo de 20-65.000 hercios (el de las personas es de 20-20.000)
  • la capacidad de detectar un sonido débil a una distancia entre cuatro y cinco veces mayor que nosotros

Hora de pasear con tu mascota

paseo perro

Aún si somos personas que, por motivos diversos, no podemos atarnos a una rutina y alimentamos a nuestra mascota en horarios disímiles, una vez más, su gran olfato y su gran oído detectarán que estamos preparando su alimento o abriendo la bolsa de comida, aunque esté en el otro extremo de la casa o en el patio.

Tampoco olvidemos que los animales domésticos pasan mucho tiempo observándonos y nos conocen muy bien.  Más allá del olfato y del oído, por nuestras distintas actitudes y movimientos, pueden llegar a percibir que se acerca el momento de la comida o del paseo.

El que tu perro sabe qué hora es ya es otro tema. Mejor disfruta de una buena caminata con tu amigo de cuatro patas y líbrate por un rato de las convenciones temporales.