Un perro se vuelve millonario al heredar 5 millones de dólares de su tutor

Lulu es una perra estadounidense que se ha vuelto rica, pues ha heredado de forma indirecta todo el patrimonio de su difunto tutor.
Un perro se vuelve millonario al heredar 5 millones de dólares de su tutor
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 23 febrero, 2021.

Última actualización: 23 febrero, 2021

La siguiente noticia ha hecho eco en los medios de comunicación estadounidenses: un perro de la raza border collie se ha vuelto millonario al heredar 5 millones de dólares de su difunto tutor. Múltiples periódicos han informado sobre este increíble suceso el día 11 de febrero del año 2021.

Sin duda, esto suscita muchas preguntas: ¿es posible dejar a un animal una herencia? ¿cómo puede un ser vivo no humano gestionar tales cantidades de dinero? ¿A quién va a parar esa astronómica cifra brindada por el tutor? Si quieres respuestas, sigue leyendo, pues aquí abordamos todo lo referente a esta extraña situación legal.

La noticia

Medios internacionales como The Indian Express han informado de la noticia. Lulu, una hembra de border collie de 8 años de edad, ha heredado 5 millones de dólares de su tutor, que ha fallecido a los 84 años en el estado de Tennessee (EE.UU).

El dueño del animal era un importante hombre de negocios que no estaba casado ni había tenido hijos. Martha Burton, la segunda protagonista de esta historia, es una mujer de 88 años, que a día de hoy es la responsable legal de Lulu y de la cuantiosa cantidad monetaria que el can ha heredado. Ella misma argumenta que no sabe si podrá gastar tal cantidad en la vida del perro.

El border collie es la raza más nerviosa de perro.

¿Es posible dejar tu herencia a un perro?

Como imaginarás, esta situación plantea un dilema legal bastante importante. Dejar la herencia a una mascota puede parecer descabellado en primera instancia, pero muchas personas se plantean este escenario, sobre todo si no tienen herederos humanos directos o si su familia ha incurrido en negligencias y malos tratos durante la vida del individuo.

En la mayoría de los estados de Estados Unidos y en países como España, las mascotas se consideran como una propiedad. Como tal, no son potenciales herederos directos. El ordenamiento jurídico prohíbe que un can pueda recibir dinero, así que, ¿cómo es posible que se halla desarrollado la situación descrita en la noticia?

Un perro no puede volverse millonario de la noche a la mañana, pero existen estrategias para que este herede cuantiosas cantidades monetarias.

La importancia del fideicomisario

El fideicomisario o trustee en inglés se define como una persona que tiene propiedad, autoridad o posición de confianza de los bienes de otro individuo. En este caso, la figura de trustee sería Martha Burton, la actual cuidadora de la perra Lulu.

Así pues, los 5 millones de dólares heredados por parte del can no van directamente al perro, sino al ser humano que figura como entidad legal representante del mismo. Como esta persona no puede obtener una ganancia monetaria del proceso, todo el dinero —al menos de forma teórica— debería invertirse en el bienestar y cuidado de Lulu.

El beneficiario de esa cantidad monetaria sigue siendo el perro, pero debe haber un ser humano que administre el dinero de forma directa. En Estados Unidos, para que esta situación legal pueda desarrollarse, es necesario contar con ciertas figuras legales. Estas son las siguientes:

  1. Fideicomiso: el contrato propio, mediante el cual una o más personas transmiten bienes, cantidades de dinero y otras posesiones a otro ser humano.
  2. Fideicomisario: la persona que se va a hacer cargo de dichos bienes una vez el poseedor de los mismos ya no esté presente.
  3. Beneficiario: quien recibe los bienes del benefactor. En este caso, se concibe como beneficiaria en un testamento a una mascota, pues su tutor puede destinar el dinero que crea conveniente para su bienestar una vez este ya no viva.
  4. Cuidador: la persona que se hará cargo de la mascota una vez el tutor halla fallecido. Si bien el fideicomisario y el tutor pueden ser 2 personas diferentes, lo normal es que se le adjudiquen ambas labores al mismo individuo.
  5. Entidad reguladora: una figura que asegure que, efectivamente, el dinero heredado se está invirtiendo en la mascota y no en otras actividades en beneficio propio del fideicomisario.
Un perro se vuelve millonario.

Un perro sí puede ser millonario

Como habrás podido observar, otorgarle una herencia a tu perro sí que es posible, aunque solo a través de un intermediario humano. Según el Regina Leader Post, el 81 % de los tutores consideran a sus mascotas como un miembro más de la familia, equiparable a los hijos y otros familiares. Entonces, ¿por qué no plantearse dejarlas un futuro y bienestar asegurado?

Este caso demuestra un cambio de paradigma social lento pero constante. Los canes son cada vez más considerados hermanos no humanos de nuestra especie y, como tal, ciertas personas deciden otorgarles a ellos la herencia para que no les falte de nada una vez llegue su muerte.

Te podría interesar...
¿Por qué los perros siguen a sus tutores?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué los perros siguen a sus tutores?

Los perros siguen a sus tutores por diversos factores que varían desde posibles características genéticas a sesgos comportamentales.