¿Tu perro y tú tenéis personalidades parecidas?

Alba Muñiz · 17 octubre, 2015

¿Tu perro y tú tenéis personalidades parecidas? Ya sea porque elegimos instintivamente una mascota con características similares a las nuestras o porque, con el tiempo, algunos animales terminan adoptando algunas formas de ser de sus dueños, es muy probable que respondamos sí ante esta consulta.

Parecidos entre canes y humanos

Ya es un lugar común decir que los perros y sus propietarios, tarde o temprano, terminan teniendo la misma cara.

Esta afirmación se ha ilustrado con profusos ejemplos fotográficos, pero nunca se ha comprobado en la realidad más allá de algunas graciosas coincidencias.

En cambio, el tema de la personalidad similar con nuestras mascotas parece tener un mayor asidero científico.

Nuestras mascotas adoptan una personalidad similar a la nuestra

Autor: Wagner Cezar
Autor: Wagner Cezar

Es que -según explican los expertos- más allá de tener en cuenta raza, aspectos físicos y de carácter y otros temas de pedegree, en realidad -la gran mayoría de las veces-  elegimos un perro porque suponemos que puede tener una personalidad parecida a la nuestra.

Por otra parte, más allá de esto, lo cierto es que los perros suelen copiar nuestros ritmos de vida y nuestros comportamientos y así, terminan “pareciéndose” a nosotros.

Esto no tiene nada de misterioso. Sencillamente, se trata de una habituación entre el propietario y el animal.

¿Cómo logran los perros parecerse a los humanos?

La principal forma de comunicación que tiene un can es la gestual y la postural. Los humanos estamos en permanente contacto con los perros que elegimos como mascotas.

Es así como nuestros amigos peludos adoptan nuestras rutinas y nuestras formas de actuar.

Entonces, tu forma de ser seguramente se corresponderá con la de tu perro, con todas las variantes que una personalidad presenta.

Los canes saben interpretar nuestros sentimientos

Los perros logran interpretar de tal forma la gestualidad de sus amos que no requieren hablar nuestro idioma para saber si estamos, por ejemplo:

  • Alegres
  • Enojados
  • Preocupados
  • Tristes
  • Ansiosos
  • Deprimidos
  • Estresados

Es por eso que se muestran felices cuando nosotros lo estamos, y tratan de reconfortarnos cuando nuestro ánimo está en baja.

La  principal forma de comunicación que tiene un can es la gestual y la postural. Así logran adoptar nuestras rutinas y nuestras formas de actuar.

¿Por qué los perros tienen una personalidad semejante a la de sus dueños?

La adaptación al entorno es la respuesta de por qué nuestros amigos de cuatro patas terminan pareciéndose a nosotros, ya que este es un tema clave para la supervivencia de los animales.

Y como los perros dependen de las personas para cubrir sus necesidades básicas de supervivencia y, además, viven en grupo, aprenden entonces a explotar todas sus habilidades imitativas y sociales para conseguir empatía y agradar a sus dueños.

Lo que nuestros perros dicen de nosotros

perro persona

Es que, tanto perros como personas, formamos parte del reino animal.

Entonces, este mimetismo que se produce entre las personalidades caninas y humanas que conviven bajo un mismo techo pueden incluso tener similitudes con las de las parejas que terminan pareciéndose después de muchos años de vida en común.

Así que presta atención, porque nuestros amigos peludos pueden revelar mucha información sobre nuestra forma de ser, tanto para bien como para mal.

A cada cual su mascota

Desde el momento de elegir una mascota, nuestra personalidad entra en juego:

  • Si adquirimos un cachorro en una tienda de animales, se puede decir que somos impulsivos o espontáneos: lo vimos en la vidriera y fue amor a primera vista. No pudimos resistir la tentación de llevarlo con nosotros.
  • Si prefieres buscar un can de criadero, tu personalidad seguramente es más metódica, organizada.  Buscas previsibilidad en cierta forma. Pretendes evitar sorpresas sobre el carácter y las características físicas de tu mascota.
  • Si adoptas un perrito mestizo de un refugio o recoges un animal perdido de la calle, además de mostrar tus cualidades compasivas, tampoco tienes miedo de asumir el riesgo sobre lo que te deparará la forma de ser de tu mascota.

Y tú, ¿ya evaluaste qué dice sobre ti la forma de ser de tu perro?