Perro que salva de morir ahogado a un bebé

Mariela Ibarra Piedrahita · 19 octubre, 2015

Los perros son excelentes guardianes, pero además, son buenas niñeras. Una muestra de esto es el caso de un perro que salva de morir ahogado a un bebé en Michigan, Estados Unidos.

De acuerdo a lo reportado por la prensa de ese país, una tarde, Patricia Drauch (30), madre del menor, se encontraba en el garaje de su casa junto a Stanley, su hijo de 14 meses, arreglando unas herramientas de jardinería que había usado durante el fin de semana. Cuando terminó de organizar las herramientas se dio cuenta de que el menor ya no se encontraba a su lado.

Drauch informó a una cadena de noticias de que el niño siempre la seguía a todas partes, por lo tanto, cuando lo vio entrar al garaje se confió en que Stanley se quedaría con ella. Sin embargo, al parecer, el bebé entró y de un momento a otro volvió a salir.

Al percatarse de que Stanley no estaba a su lado, Patricia empezó a buscarlo desesperadamente. Fue entonces cuando lo encontró tendido boca arriba en la piscina de la familia. “Daba miedo. Sus labios estaban azules” contó Drauch, “Fue la sensación más espantosa”.

labrador negro

Después del impacto inicial, Patricia corrió a la piscina y pudo ver que Stanley no se encontraba sólo. Bear (Oso en inglés), su labrador negro, estaba en el agua llevando al bebé sobre su espalda, lo que ayudó a mantener por fuera del agua la cabeza del bebé.

Lo más increíble es que Bear no se movió un centímetro hasta que Patricia tomó a Stanley, ni tampoco emitió un solo sonido. Parecía que el perro tenía miedo de hacer algo que pudiese enviar al bebé al fondo de la piscina. No fue sino hasta que Patricia llegó hasta el lugar donde estaba el bebé y lo tomó que este salió de la piscina.

Cuando la madre tomó a Stanley, este se encontraba inconsciente y no respondía a los estímulos que esta le aplicaba. Trató de llamar al número de emergencias, pero su teléfono móvil no podía conectar la llamada. Por lo tanto, tomó al bebé y lo puso en el auto junto a sus otros hijos, dirigiéndose de inmediato al departamento de bomberos, que está cercano a su vivienda. Afortunadamente, en el trayecto Stanley despertó y vomitó.

Para el momento en que el bebé llegó al departamento de bomberos, estos encontraron que estaba en buenas condiciones y alerta. Para la madre de Stanley, el bebé se hubiera ahogado de no ser por Bear, pues el hecho de que el niño vomitara significa que tragó agua durante un tiempo antes de que el perro lo llevara a la superficie.

Por lo tanto, a pesar de no haber testigos del valeroso rescate, tantos los familiares del bebé como los miembros del cuerpo de bomberos concluyeron que, gracias a la rápida acción del perro, Stanley se encuentra con vida.

labrador

Fuerte instinto

La acción de Bear fue sencillamente sorprendente, aunque no corresponde a un caso aislado. Son muchas las situaciones en las que se han reportado casos de perros rescatando a personas del agua.

De hecho, el que Bear sea un labrador, también tiene mucho que ver con el rescate que llevó a cabo. Los labradores eran usados anteriormente para rescatar presas durante la cacería, entrenados especialmente para hallarlas en ríos y lagos.

Lo que parece desconcertar un poco, es la forma en que este perro lo hizo, pues la mayoría de veces los perros optan por sacar a la víctima usando su hocico, aunque también se ha reportado que en ocasiones usan su lomo para que la víctima se aferre a este, pero el bebé se encontraba inconsciente y no sabría cómo hacer esto.

Además de esto, los perros tienden a tratar a los bebés como si fueran cachorros, reconociendo que son indefensos y por eso son más sobreprotectores con ellos.

Sea cual sea la situación, gracias al actuar de este can, Stanley podrá tener una vida larga y, esperemos, lejos de cualquier clase de accidente.