Mi perro no habla y por eso lo entiendo

Alba Muñiz · 14 octubre, 2015

Si bien, tu perro no habla, en el sentido en que damos al término los humanos, se comunica de distintas formas. Que sepas interpretar el lenguaje de tu perro es fundamental para que puedas entender lo que siente, quiere y necesita sin que medien las palabras.

Tu perro no habla pero…

A veces las palabras sobran o se malinterpretan. Las palabras también pueden expresar mentiras.  Por eso, es bueno que puedas interpretar lo que tu perro dice a través de señales más inequívocas.

Un perro se comunica a través de:

  • Ladridos
  • Gemidos
  • Aullidos
  • Gruñidos
  • Miradas
  • Movimientos de la cola
  • Movimientos de las orejas
  • Posturas corporales
  • Expresiones faciales

“Si los perros pudieran hablar, quizá llevarnos bien con ellos sería tan difícil como con las personas”
-Karel Capek-

Para entender a tu can

perro ladrando

Más allá de que los perros pueden reconocer algunas de las palabras que les decimos, no necesitan de ellas para darse cuenta de nuestros estados de ánimo y de lo que nos está pasando.

Es importante entonces que tú también aprendas a reconocer qué te está diciendo tu perro con las distintas formas de comunicación que utiliza.

Para eso, es necesario observarlo con paciencia y dedicación, hasta aprender a leer entre líneas y detectar sutilezas.

Lo que dice un perro con su cola y sus orejas

El rabo de un can da señales claras:

  • Cuando no para de menearlo de manera enérgica, está contento.
  • Si el meneo es lento, está cauteloso.
  • Rígido y levantado significa señal de alerta.
  • Entre las patas se traduce como miedo.

Por su parte, las orejas de un perro, a diferencia de las de los humanos, son sumamente expresivas. Por ejemplo:

  • Erguidas hacia adelante o hacia arriba es una señal de que está prestando atención. También puede indicar curiosidad o la intención de hacer algo.
  • Contra la cabeza es sinónimo de miedo o amenaza.
  • Hacia adelante, pero cerca de la cabeza, pueden indicar agresividad.
  • Hacia atrás, pero sin estar aplastadas, señalan infelicidad, ansiedad o incertidumbre.

Ojos que hablan

Los ojos de tu peludo pueden llegar a ser tan comunicativos como los tuyos. Así que ponle mucha atención a sus miradas.

  • Los ojos bien abiertos indican que está alerta  y juguetón; los entrecerrados pueden significar que se siente agresivo y preparado para atacar.
  • Si mira fijamente expresa un comportamiento desafiante y dominante.
  • Si evita el contacto con tus ojos quizá esté mostrando respeto o sumisión.
  • Si parpadea o guiña está siendo juguetón.

Gestos y posturas

Presta atención también a estos detalles:

  • Si se tira panza arriba puede estar mostrando respeto a la autoridad o resistencia pasiva a una amenaza que percibe.
  • Si  se siente amenazado quizá se erice el pelo de su espalda.
  • Si está asustado o inseguro, puede encogerse o agacharse.
  • Si tiene la cola agachada pero hay un mínimo de movimiento, podría indicar que está triste o no se siente bien.
  • Cuando está dispuesto a atacar es muy probable que muestre la parte blanca de sus ojos y mire de forma directa a su potencial amenaza. Seguramente, también su cola estará baja, su cuerpo estará rígido e inclinado hacia adelante, y enseñará los dientes.

Por otra parte, los canes expresan incomodidad de diversas formas. Por ejemplo:

  • Estornudan o bostezan de forma excesiva.
  • Se lamen los labios.
  • Ponen el cuerpo rígido.

Señales sonoras

perro ladrando

Aprender a diferenciar los ladridos de tu perro y sus otras expresiones sonoras te ayudarán sin duda a entenderlo mejor. A manera de ejemplo:

  • Un ladrido agudo y rápido indica agresividad y territorialidad. Uno gutural y corto es una advertencia de un peligro potencial. Uno corto y agudo es una señal de amistad.
  • El gruñido de tono grave muestra agresión. Pero si se presenta como un murmullo significa alegría. Si es suave, es un indicador de juego.
  • El aullido largo y sostenido señala separación y soledad. Si es corto y agudo y va en aumento, indica felicidad o emoción. El “tipo sirena” es una respuesta a otro aullido o a un ruido constante.
  • Gemidos cortos indican miedo o ansiedad. Si el tono es bajo significan ansiedad o sumisión. El tono agudo denota un pedido de atención o un dolor severo.

Con toda esta batería de herramientas para comunicarse, si encima el perro hablara sería casi un exceso.