Peligros en casa para los perros durante este verano

31 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Los perros durante este verano están expuestos a peligros que podemos evitar siguiendo unos consejos básicos pero fundamentales

El verano es una de las épocas del año que más pueden afectar a nuestras mascotas. Las altas temperaturas, la deshidratación, los golpes de calor y los parásitos son algunos de los aspectos que debemos cuidar en los perros durante este verano.

1. Los golpes de calor

Los perros no tienen un sistema de termorregulación muy eficiente. Transpiran a través de sus almohadillas y por la boca mediante jadeos. Así, una exposición prolongada a altas temperaturas puede conducirles a un golpe de calor.

Los cachorros y perros mayores tienen más probabilidades de sufrirlo, así como los perros braquicéfalos como el bulldog o el carlino.

Golpe de calor en mascotas

Para evitar los golpes de calor, tenemos que asegurarnos de que nuestra mascota disponga de agua fresca y sombra, y no practicar ejercicio intenso en las horas de mayor exposición solar.

2. Peligros de los perros durante este verano: deshidratación

Los perros durante este verano tienen que tener siempre a su disposición agua limpia y fresca. Es importante que beban y se mantengan hidratados. Existen saborizantes que podemos añadir al agua de bebida para atraer más la atención del perro y conseguir que beba mayor cantidad de agua. Podemos comprobar si un perro está hidratado con el tiempo de relleno capilar o pellizcando la piel del perro.

La hidratación de tu mascota

El primer método consiste en aplicar una ligera presión con el dedo en la encía del perro. La zona palidecerá y el tiempo que tarde en recuperar su color natural rojizo nos indicará el estado de hidratación del perro y la cantidad de flujo sanguíneo que llega al tejido. En un perro sano, el color vuelve en apenas un segundo.

Por otro lado, el pellizo subcutáneo nos da idea de la elasticidad de la piel del perro, relacionada también con el grado de hidratación. En un perro hidratado debemos ser capaces, al pellizcar, de coger un pliegue de la piel del dorso del animal.

3. Parásitos

Prevenir es curar. Los perros durante este verano tienen que estar protegidos contra los parásitos. Con las altas temperaturas y la humedad, proliferan los mosquitos, las pulgas y las garrapatas que suelen ser vectores de muchas enfermedades como la leishmaniosis, ehrlichiosis, difiliarosis…

Son enfermedades muy graves y en algunos casos llegan a durar toda la vida del animal. Protegerlos es tan fácil como adquirir un collar, una pipeta o vacunar. Tanto a perros como gatos se les debe desparasitar cada tres meses contra parásitos internos.

Para los parásitos externos podemos poner protección desde un mes hasta varios meses, según el producto que compremos. En perros se utilizan los antiparasitarios basados en permetrinas, no así en gatos, pues es tóxico para los felinos.

4. Peligros de los perros durante este verano: quemaduras

Las superficies muy calientes como el asfalto pueden provocar quemaduras en las almohadillas de los perros. Recuerda la regla de los cinco segundos para los perros durante este verano: si con la palma de tu mano no eres capaz de soportar el calor del asfalto, no expongas a tu perro a él.

Pasea a las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, cuando hace menos calor y el asfalto ha perdido temperatura.

5. El peligro de los rapados

Los perros tienen una segunda capa de pelo que actúa como termorregulador. Los rapados muy agresivos eliminan la capacidad natural del pelo para mantener una temperatura corporal adecuada. Rapar no es una forma de combatir el calor en mascotas.

Cada tipo de pelo tiene unos cuidados específicos. Si quieres cortar el pelo a tu perro, te aconsejamos que consultes primero con un peluquero profesional.

Peluquería canina

Estos son algunos de los peligros para los perros durante este verano. También hay que tener mucho cuidado con la temperatura que puede llegar a alcanzar un coche cerrado. No dejes solas a tus mascotas sin aire acondicionado: en unos pocos minutos dentro de vehículo aumenta la temperatura en varios grados y, a partir de la media hora, el calor generado puede suponer un riesgo para su vida.