¿El paracetamol es tóxico para los gatos?

El paracetamol es un medicamento de uso humano que nunca debe suministrarse a los gatos. Afecta a su función hepática y puede ser mortal. ¡Te contamos más!
¿El paracetamol es tóxico para los gatos?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 11 octubre, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 11 octubre, 2021

Última actualización: 11 octubre, 2021

El paracetamol es un fármaco de uso común en los humanos, pero esto no significa que tenga los mismos efectos positivos en los gatos. Es necesario enfatizar que los tutores no deben administrar a sus felinos medicamentos que no han sido recetados por un profesional veterinario bajo ninguna circunstancia.

En el mundo humano el paracetamol se usa con frecuencia, ya que sirve para calmar múltiples dolores y afecciones. No obstante, la más mínima cantidad de este fármaco puede llegar a ser mortal para los gatos y los perros. Sigue leyendo, porque vamos a explicarte qué pasa en el organismo del felino al consumirlo y cómo debes actuar si por accidente tu minino lo consume.

¿Qué es el paracetamol?

De acuerdo con artículos, el paracetamol es un metabolito de la fenacetina, un fármaco con propiedades analgésicas y antifebriles que se retiró en 1970 del mercado por su peligrosidad. Al proceder del compuesto citado, el paracetamol mantiene ciertas propiedades analgésicas y reduce la fiebre, por lo que se ubica en el grupo de los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos).

Exceder la dosis recomendada (4 gramos al día en adultos y 3 gramos al día en niños) puede causar sobredosis en el ser humano. Sus efectos adversos son graves y afectan a la función del hígado, el órgano encargado de neutralizar la toxicidad del fármaco en concentraciones elevadas.

La depresión en gatos se puede tratar con medicamentos.

¿El paracetamol es tóxico para gatos?

Al paracetamol también se le conoce en ciertos países como acetaminofén. Suministrarlo (bajo cualquiera de sus nombres comerciales) a los gatos puede ser mortal para ellos, pues se ha comprobado que su organismo es muy sensible a él. Entre 3 y 12 horas tras la ingesta, los felinos empiezan a mostrar los síntomas de la intoxicación.

Como lo indican artículos científicos, el paracetamol es un medicamento de rápida absorción y se metaboliza en el hígado. Al ser tóxico para los gatos, la ingesta accidental produce metahemoglobinemia (debida a una forma de hemoglobina incapaz de transportar el oxígeno a los tejidos) y necrosis hepática. Ambas complicaciones son mortales si no se le brinda al animal la atención oportuna.

El paracetamol afecta tan gravemente al hígado de los gatos porque estos tienen una baja concentración de la enzima hepática glucoronil transferasa, fundamental para metabolizar este fármaco. Debido a su carencia, el hígado de los felinos no puede transformar el medicamento en un metabolito inactivo y excretarlo en la orina, quedándose en el cuerpo e intoxicando al animal.

¿Cómo actuar en casos accidentales?

Los gatos son animales muy curiosos y se sienten atraídos por todo aquello que tenga colores y que al golpearlo se balancee (como las pastillas). Por esta razón es común que, si el tutor no guarda bien sus medicamentos, los mininos los encuentren y los ingieran al intentar jugar con ellos. Entre los síntomas que se observan en un gato intoxicado por la ingesta de paracetamol contamos los siguientes:

  • Debilidad.
  • Depresión.
  • Vómitos y salivación excesiva.
  • Dolor abdominal.
  • Taquicardia.
  • Disnea o dificultad para respirar.
  • Convulsiones.
  • Ictericia (color amarillo en la piel, membranas mucosas y ojos).
  • Coloración cianótica en mucosas.
  • Edema subcutáneo en cara y extremidades.

Ante la presencia del más mínimo cambio y la sospecha de que tu gato ha ingerido paracetamol, es necesario acudir de forma inmediata en busca de atención veterinaria. No esperes a que aparezcan signos clínicos evidentes en el animal, pues en este punto puede ser ya demasiado tarde.

Tratamiento de la intoxicación por paracetamol en gatos

El éxito del tratamiento en gatos intoxicados por paracetamol depende de la rapidez de acción del tutor. Lo ideal es que el veterinario pueda tratar al minino antes de que los daños producidos sean severos. Ante un cuadro de ingesta casi inmediata, el profesional recurrirá a realizar lavados estomacales, en los que suele usarse carbón activado para absorber la toxicidad del fármaco.

En casos más severos, se administra oxígeno como terapia de soporte y acetilcisteína a modo de antídoto. Por otro lado, en los cuadros de vida o muerte hay que hacer trasfusiones de sangre y esperar la evolución satisfactoria de la mascota.

Consejos para evitar la automedicación por paracetamol en gatos

Nunca le ofrezcas a tus gatos paracetamol u otros fármacos de uso humano cuando presenten problemas de salud, pues existe una serie de medicamentos diseñados para uso veterinario que no ponen en riesgo su vida. No obstante, estos tampoco deben suministrarse sin la supervisión de un profesional.

Como sucede con las personas, el uso de medicinas sin receta médica o en las dosis no recomendadas puede ser mortal. Los gatos son especialmente susceptibles, ya que se trata de animales pequeños cuyos organismos son sensibles y tienen formas complejas de procesar lo que consumen.

Los antihistamínicos para gatos pueden ayudar en muchos cuadros.

Ante la aparición de síntomas que alertan de una enfermedad en los felinos es necesario acudir al veterinario, ya que nunca es una opción medicar sin conocimientos. Tampoco es válido esperar a ver qué pasa tras la ingesta: en casos como la intoxicación por paracetamol, el tiempo marca la diferencia entre la vida y la muerte.

Te podría interesar...
Buprex para gatos: dosis y efectos secundarios
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Buprex para gatos: dosis y efectos secundarios

El buprex para gatos puede ser administrado como analgésico si se dan varias condiciones. Hablamos sobre las dosis y sus posibles efectos.



  • Paracetamol solución oral (acetaminofén). Revista Cubana de Farmacia. 2015;49(3):597-599
  • S. Sánchez, R. Obrador, A. Font. Intoxicación por acetaminofeno en dos gatos. AVEPA. Vol. 25. Núm. 2, 2006.