Papeles para perros potencialmente peligrosos

Francisco María García · 27 abril, 2019
Para poder adoptar un perro de los considerados como potencialmente peligrosos, es necesario estar en posesión de una serie de documentos que han ido regulándose en diferentes normativas. ¿Qué hay que tener en cuenta?

Tener un perro, grande y fuerte en España implica cumplir con una serie de requerimientos legales. Nos referimos a los perros potencialmente peligrosos (PPP), razas que están tipificadas en la ley.

Básicamente, todo el marco normativo que regula esta temática se encuentra en el el Real Decreto 287/2002. Claro que muchos dueños y personas podrían desconocer cuáles son los requisitos legales, así como las razas reguladas.

¿Qué razas son consideradas potencialmente peligrosos?

El anexo I del Real Decreto 287/2002 indica de forma expresa razas que entran en esta categorización especial. El pitbull, staffordshire bull y el american staffordshire terrier encabezan la lista. También figura el Rottweiler.

Otras razas mencionadas son el dogo argentino y el fila brasileiro. También se agregan las razas japonesas de caninos grandes como Tosa y Akita inu. Se considera que todas las mencionadas tienen atributos físicos que las hacen posiblemente peligrosas.

Las características fisionómicas que son tomadas en cuenta para esta categoría son explicadas en el Anexo II del Real Decreto 287/2002. Estas tienen que ver con su corpulencia física, carácter y predisposición defensiva.

Anexo II: atributos de los perros potencialmente peligrosos

La ley establece lo que es un PPP más allá de las razas antes mencionadas, debido a sus características. La complexión robusta y su resistencia al dolor son los primeros atributos que hay que considerar. El pelaje corto, cabeza voluptuosa y mandíbulas grandes son otros aspectos que se deben considerar.

Ley de perro potencialmente peligroso: perros pitbull

Los perros con un perímetro torácico de 60 a 80 centímetros y altura a la cruz de 50 a 70 centímetros entran en esta categoría. Teniendo estas características y un peso mínimo de 20 centímetros, también son afectados por esta legislación.

Cuellos anchos, pechos grandes y extremidades musculosas también son considerados. A esto, debemos sumar la predisposición de carácter que tienen determinadas razas. Uno de los problemas de la legislación es que hay perros con estos atributos que no son mencionados en el anexo I. Este es el caso, por ejemplo, de los doberman y el presa canario.

Requisitos para poder tener esta clase de mascota

Los posibles dueños de PPP también deben cumplir con unos requisitos establecidos por la ley. En principio, se debe tener un mínimo de 18 años de edad para recibir licencia para la tenencia de estas mascotas. Tampoco se debe tener antecedentes penales.

Además, los postulantes deben demostrar plenitud de facultades mentales y físicas para la tenencia de estas mascotas. Los dueños deberán suscribirse a un seguro de responsabilidad por daños a terceros. Este tendrá una cobertura de 120 000 euros.

El perro también será inscrito en un registro municipal de perros potencialmente peligrosos. Para ello, se deberá llevar su microchip de identificación y el certificado del veterinario. Para demostrar el cumplimiento de estos requisitos, existen algunos papeles que serán consignados.

Ley de perro potencialmente peligroso: rottweiler

Papeles para la tenencia de un PPP

Estos serían los documentos necesarios, en España, para poder adoptar un perro potencialmente peligroso:

  • Certificado de penales: este documento demuestra que el dueño no tiene antecedentes penales. Este documento se solicita en el Registro de Antecedentes Penales.
  • Certificado médico: este certificado nos permite demostrar el pleno uso de nuestras facultades físicas y mentales. El documento puede conseguirse realizando las pruebas de rigor en un centro de reconocimientos médicos.
  • Acreditación del seguro de responsabilidad civil: se trata de un comprobante de que el dueño del animal se ha suscrito al seguro. De esta forma, comprobamos que podremos hacernos responsables en caso de accidentes.

Con todos estos papeles se podrá obtener una licencia para tener perros potencialmente peligrosos. Esta acreditación debe renovarse cada cinco años a partir de su entrada en vigencia.

Al tener esta licencia, el dueño registrará a su mascota en el registro especializado. Posteriormente, este trámite debe renovarse de forma anual. A nivel legal esto es todo lo que debemos gestionar. Del resto deberemos seguir medidas de seguridad para pasear al perro por la calle.

Medidas de seguridad obligatorias

Lo dueños de PPP deben colocarle a este bozal y correa –menor de dos metros– para salir a los espacios públicos. Cada vez que se saque al animal se debe llevar la licencia de tenencia y la inscripción en el registro. Cuando este tipo de animal está ubicado en un patio, debe estar atado.

En todo momento, los dueños de estas mascotas deben tomar todas las medidas de seguridad necesarias. Si el animal se escapa o es robado, su perdida debe ser denunciada por el dueño al registro municipal de perros. Esto debemos hacerlo pasadas las primeras 48 horas.

  • Régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos. 2002. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2002-6016
  • María González Lacabex. 2014. Licencia administrativa para tener perros potencialmente peligrosos. Extraído de: https://ddd.uab.cat/pub/da/da_a2014v5n4/da_a2014v5n4a2.pdf