Ola de calor en Canadá amenaza la vida marina

El cambio climático ocasiona que los cambios en los patrones del clima y en las temperaturas se vean mucho más acentuados. Por esta razón, las olas de calor o los frentes fríos pueden llegar a ser intensos, lo que afecta tanto a humanos como a la vida salvaje.
Ola de calor en Canadá amenaza la vida marina
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 02 marzo, 2022

A finales de junio de 2021 se generó una ola de calor intensa en Norteamérica, lo cual afecto a varias regiones de Estados Unidos y Canadá. Este problema no solo ocasionó incomodidades entre los pobladores, sino que cobró vidas tanto humanas como de animales silvestres. Las zonas que suelen ser más frías en el continente americano alcanzaron temperaturas récord durante estas fechas.

La vida marina también ha sido afectada por esta ola de calor en Canadá, pues se han encontrado más de un billón de organismos “cocidos” a la orilla de la playa en Columbia Británica. Sigue leyendo este espacio y descubre qué es lo que ha ocasionado este efecto tan devastador.

Un escenario poco común

A mediados de 2021 se comenzaron a detectar los indicios del fenómeno climático denominado “La Niña“. Este evento se caracteriza por cambiar la temperatura ambiental, gracias a que modifica la dinámica de las corrientes oceánicas del mundo. Dicho escenario es poco común y nada más ocurre una vez cada 3 o 7 años. Forma parte del ciclo natural del clima en el cual también se encuentra su contraparte “El Niño”.

De manera normal las corrientes marinas circulan e intercambian su temperatura para refrescar las costas del mundo. Con ello las condiciones climáticas se mantienen estables. Sin embargo, durante “La Niña” esta dinámica del agua se detiene, de modo que se genera una situación de enfriamiento global. El problema es que este efecto solo duró hasta mayo y se diseminó pronto por el calentamiento global.

Gracias a esto y potenciado por el cambio climático, se produjo una ola de calor intensa en poco tiempo. Dicho fenómeno no debió durar demasiado, pero la región norte del continente americano cuenta con la presencia de un “anticiclón”. Esto genera una especie de “tapa” que evita la separación del aire caliente y acentúa el aumento de la temperatura.

El fenómeno de La Niña se caracteriza por enfriar la temperatura global, por lo que es muy extraño que en esta ocasión no lo haya logrado. El responsable de esto es el cambio climático, aunque no se esperaba que pudiera ocasionar una ola de calor extrema que afectara a Canadá y Estados Unidos.

Una tortuga boba llamada Colomera volviendo al mar.

Una ola de calor que cobró víctimas

En Canadá se registraron temperaturas récord de 49.6 grados Celsius, lo cual supera con creces algunas temperaturas normales de los trópicos. Las principales consecuencias de esto fue la generación de incendios forestales extensos y destructivos. Además, en Columbia Británica se registraron al menos 719 muertes súbitas que pudieron ser propiciadas por el calor.

Aunque no se le pueden atribuir todas las muertes a este fenómeno, el incremento desproporcionado de los decesos hace creer que tuvo un grave efecto en la población. Por si fuera poco, estas ciudades se encuentran acostumbradas a fríos desoladores y no están preparadas para hacer frente a tal cantidad de calor.

Los animales marinos también fueron víctimas

Los animales no son menos importantes en este tipo de sucesos, pues al igual que los humanos sufren de los estragos del cambio en la temperatura. Chris Harley, un biólogo marino de la Universidad de Columbia Británica, paseaba por la playa cuando encontró miles de almejas, ostras, mejillones, estrellas de mar y caracoles muertos.

La escena era impactante, sobre todo porque se encontraban a unos cuantos pasos del agua. Era increíble pensar que tantos animales marinos habían perdido la vida solo por estar en su hábitat. Sin embargo, este suceso tenía una explicación y los causantes principales eran las altas temperaturas de la ola de calor en Canadá.

Los bivalvos (mejillones, ostras y almejas), los equinodermos (estrellas de mar) y los gasterópodos (caracoles) son animales que están bien adaptados a su ambiente. Esto significa que son capaces de soportar la temperatura del sol mientras se encuentran varados en la arena. Sin embargo, únicamente resisten 30 grados Celsius como máximo.

Durante la ola de calor, Columbia Británica alcanzó los 49 grados Celsius, casi 20 grados más que la temperatura máxima que resisten estos animales. En pocas palabras, todos estos bellos ejemplares se cocinaron en la arena durante horas como si de una paella se tratara. De manera sorprendente, el cambio climático había cobrado la vida de millones de animales en apenas unos minutos.

Uno de los tipos de estrellas de mar.

Imposible contabilizar los decesos

Así como no se puede saber cuántos humanos murieron a causa de la ola de calor, tampoco se puede estimar la cantidad de animales marinos afectados. Lo único que se puede hacer es intentar aproximar las cifras con base en sus poblaciones. Gracias a ello, se calcula que billones de ejemplares costeros podrían haber sucumbido al intenso cambio de temperatura.

Aparte de ser triste, esta noticia podría resultar ser una señal de alerta para todos, pues una de las tareas que realizaban algunas de estas especies era la de filtrar el agua. En pocas palabras, los animales que se encargan de “limpiar” el mar se están reduciendo de manera dramática, por lo que no es difícil pensar que existan repercusiones en el futuro.

El cambio climático no solo es un fenómeno que afecta a los humanos, sino que impacta en todas las especies que habitan el planeta. Este es uno de los mayores problemas, pues la fauna no siempre es capaz de sobrevivir a estos efectos desastrosos. Además, es necesario recordar que los animales mantienen el equilibrio ecológico. Así que su presencia o su ausencia podrían ocasionar más conflictos graves.

Te podría interesar...
Los 12 animales marinos más peligrosos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los 12 animales marinos más peligrosos

Los animales marinos más peligrosos se sirven de sus mandíbulas o de sus toxinas para acabar con la vida de sus presas de forma eficaz.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.