Nunca le des dulces a tu mascota

Virginia Duque Mirón · 4 abril, 2016

Hay personas que piensan que un pedacito pequeño de chocolate o dar dulces a tu mascota o cualquier otro elemento con azúcar no le va a hacer daño. Sin embargo está médicamente comprobado que hacerlo pone en grave peligro la salud de tu perro por diferentes motivos.

De hecho cualquier tipo de alimento que contenga azúcar está considerado como tóxico para el animal. Así que si de vez en cuando te gusta hacer dulces y crees que porque tu perro te mira mientras los haces debes darle un pedacito, escucha las razones por las que no debes hacerlo.

¿En qué afecta dar dulces a tu mascota?

dar chocolate a un perro

  • Envenenamiento. El azúcar está considerado uno de los alimentos más tóxico para nuestro perro, pues le puede desencadenar enfermedades graves e incluso la muerte, así que dar dulces a tu mascota, aunque sea en pequeñas cantidades, sería como ir envenenando poco a poco a tu compañero.
  • Diabetes. Los perros tienen mucha facilidad para sufrir de esta enfermedad y aunque las cantidades de dulce que le des sean mínimas, se le puede despertar la diabetes de forma rápida.
  • Alteraciones. Nunca debemos olvidar que los perros son diferentes a nosotros en muchos sentidos y el estómago es algo que tienen muy distinto al nuestro. Este no puede metabolizar según qué sustancias que nosotros estamos acostumbrados a comer y el azúcar es una de ellos. Su alto contenido en glucosa no podrá ser digerido por tu animal llevándolo a tener trastornos serios en su organismo.
  • Obesidad. Este compuesto de glucosa tiene un alto contenido en grasas y en calorías y si tu perro lo toma, aun en pequeñas cantidades pero de forma continuada, elevará su peso de manera visible llevándolo a tener otro tipo de problemas como los cardíacos, por ejemplo.
  • Pancreatitits. Al consumir más grasas de las que el cuerpo necesita, el organismo rápidamente comienza a trabajar para crear la enzima que será encargada de digerirlas y también de absorberlas. Esta enzima conocida como Lipasa se forma en el páncreas, el cual al ver la necesidad de ella, comienza a crearla en gran escala llegando a hincharse y llegar a tener pancreatitis. Ninguna broma, esto es un asunto muy serio.

El chocolate, el alimento azucarado más común

A todos los perros les fascina el chocolate. Solo con olerlo ya saben que está cerca y cuando lo estás comiendo y llega tu pequeño amigo a mirarte con esos ojos tristes, no puedes evitar darle un trocito. Pero, ¿haces bien?

La respuesta es clara: NO. El chocolate no solo es tóxico porque contenga azúcar, además sus compuestos se convierten en uno de los alimentos más peligrosos que existe.

Uno de estos compuestos es la Teobromina, el cual está presente en grandes cantidades en una tableta de chocolate.

El problema es que las personas tenemos la capacidad de asimilar y metabolizar la Teobromina rápidamente, sin embargo los perros lo hacen de forma muy lenta, casi inexistente, lo cual hace que se vaya acumulando en su organismo hasta alcanzar niveles tóxicos que pueden incluso matar a tu mascota. Así que dar estos dulces a tu mascota es muy peligroso.

¿Puede el azúcar en pequeñas cantidades dañar a mi perro?

Puede ser que no. Pero lo que para ti tal vez sea una pequeña cantidad, para el estómago de tu perro quizá no lo sea.

Por otro lado, puede que le des o desees darle una pequeña cantidad de vez en cuando, pero, ¿llevarás una control para saber cuánto y cuándo le das? No lo vemos muy factible, por lo que siguiendo lo que estudios científicos han comprobado, mejor olvida dar nada dulce a tu mascota y evita los problemas. Piensa que la vida de tu perro está en juego.

Otros alimentos que no debes dar a tu perro

comida humana a perros

Hay otros alimentos que debes evitar por completo pues pueden causar grandes daños a tu mascota. Esta es la lista:

  • Leche
  • Huesos
  • Alcohol
  • Carnes condimentadas (esto incluye embutidos)
  • Cebolla
  • Ajo
  • Café
  • Uvas o pasas

Te animamos a que leas en nuestras artículos relacionados con estos alimentos y sepas el por qué no son una buena opción para tu perro. No lo pienses mucho, la vida de tu mejor amigo está en juego.