Cómo nos ayudan los perros a las personas

Francisco María García · 8 diciembre, 2015

En el día a día de la convivencia con nuestros perros los vemos como mascotas, en ocasiones como necesitados de nuestro cariño. Solemos pensar que les aportamos un techo, comida, los sacamos de paseo, y deben estar agradecidos por ello. Pero hay otra versión de la realidad. Nos ayudan mucho. A continuación te contamos cómo nos ayudan los perros. 

Todos hemos visto a perros guardando fincas, acompañando y paseando a personas invidentes, y realizando una importante labor con pastores y ganaderos en la ordenación del rebaño.

Bien adiestrados, los perros tienen un potencial enorme para su ayuda con las personas. Tienen la capacidad de salvar vidas humanas, y también de ser un valioso instrumento en el caso de catástrofes, ayudando a bomberos, personal de protección civil, rescate de montañeros, adiestrados para la búsqueda y localización de drogas, etc.

Estudios e investigaciones

malos habitos

Hay países donde se están llevando a cabo programas para que los perros ofrezcan su valiosa ayuda a personas paralíticas epilépticas, con enfermedades mentales graves, o autistas, personas deprimidas, incluso para víctimas de violencia. Hay muchos casos en que la ayuda de los perros es imprescindible para conseguir resultados positivos.

Aunque un buen adiestramiento es una excelente opción, en la mayoría de los casos heroicos que vemos en los medios de comunicación, los animales lo hacen gracias a su predisposición biológica para ayudar, a pesar de que no conozcan siquiera a la persona a la que ayudan.

Diferentes estudios realizados en este sentido han llegado a la conclusión de que la motivación de los perros para ayudar al ser humano es innata. Conozca o no conozca a la persona a la que ayuda. Basta con que comprenda o intuya que la persona está en un aprieto.

Beneficios en la salud física y mental

Los perros se han convertido en un elemento muy importante para la vida de muchas personas. Ofrecen cariño, afecto y lealtad sin límites. Además de integrarse en nuestras familias y de formar parte de ellas, ellos tienen la capacidad de hacernos sentir más sanos y felices. Está demostrado que los perros son beneficiosos para nuestra salud física, a la vez que ayudan en el tratamiento de problemas de la mente.

Los que poseemos un perro como mascota ya conocemos la alegría que nos aportan, pero en la actualidad los estudios científicos avalan esta tesis. Los perros verdaderamente mejoran nuestra salud, mental y física. Más que cualquier otro animal.

Esto no significa en absoluto que tener otros animales no sea muy beneficioso para nuestra salud mental, sino que los estudios realizados corroboran que el caso de los perros está por encima en esa aportación.

Dolencias que se curan con la ayuda de nuestro perro

¿Qué dolencias pueden ayudar a curar? En pruebas e investigaciones llevadas a cabo, se ha podido demostrar que los propietarios de perros tienden a tener bajos niveles de colesterol, la tensión arterial correcta, y están más sanos y con menos dolencias.

En el caso de personas que han padecido un infarto, estadísticamente aquellas que tenían perros han podido rehacerse y recuperar su salud más fácilmente que las que no tienen un perro en casa.

Una de las razones de todo esto es la actividad. Los propietarios de perros son más activos que quienes no tienen. Aunque solo sea el paseo diario, correr y jugar con ellos, supone una actividad física altamente beneficiosa.

Pero hay más: en la fase de crecimiento de los niños, convivir con perros les reduce el riesgo de desarrollar alergias y asma. Puede parecer increíble, pero así lo han constatado estudios llevados a cabo.

En la ayuda de sanar enfermedades mentales

perro-y-persona-mayor

Para los problemas mentales, los perros son un importante remedio. Uno de los males de nuestra sociedad moderna, el estrés, puede ser combatido de una forma eficaz acariciando y jugando con un perro. Con esto se reduce la ansiedad, la depresión y la presión arterial.

En el caso de enfermedades mentales más graves, como es el caso del Alzheimer, estrés postraumático y otro tipo de dolencias mentales, hay pruebas contundentes que demuestran que la interacción con perros supone transformaciones bioquímicas en el cerebro que ayudan a reducir la ansiedad.

Con todas estas razones podemos llegar a la conclusión de que nuestra compañía es importante para nuestras mascotas, sin duda es mucho lo que les damos; pero no hay ninguna duda de que ellos nos aportan también mucho a nosotros.