No paró de ladrar hasta que motociclista lo siguió hasta donde había un bebé

¡Un milagro! Eso fue lo que provocó este perrito cuando no paró de ladrar hasta que un motociclista le prestó atención.
No paró de ladrar hasta que motociclista lo siguió hasta donde había un bebé

Última actualización: 23 febrero, 2023

¡Increíble! Un perrito sin hogar no paró de ladrar hasta que un motociclista lo siguió a un punto en donde había una bebé humana. El hombre se sorprendió con los sonidos incesantes del canino y lo persiguió solo por curiosidad, pero nunca pensó que se encontraría a la pequeña recién nacida.

¿Quieres conocer más detalles sobre esta increíble historia? ¡Entonces no pares de leer, los tenemos para ti!

El perrito no paró de ladrar, llamando la atención del motociclista

El motociclista siguió al perrito que no paró de ladras.
El motociclista siguió al perrito que no paró de ladras.

Un buen día, un motociclista identificado como Junrell Fuentes Revilla conducía su motocicleta por las montañas de la ciudad de Cebu, en Filipinas. Todo transcurría con normalidad hasta que se encontró con un perrito que no paró de ladrar hasta que le hizo caso.

Por pura y simple curiosidad, el hombre persiguió al perro porque su actitud le llamó mucho la atención. Comprendiendo que el can quería decirle algo, se dejó llevar y lo que encontró lo dejó sin palabras. Llegaron juntos a un vertedero de basuras y observó en el suelo un pequeño bulto en el suelo que se movía.

Con temor, se acercó para ver mejor y encontró a una bebé recién nacida. Al respecto, Gea Ybarita, miembro del grupo de rescate Hope For Strays, le dijo a The Dodo que “Para sorpresa de Junrell, encontró a un bebé envuelto en una toalla café. El lugar donde lo encontró está aislado, ya que está en la cima de la montaña”.

El hombre recogió a la bebé y la entregó a las autoridades

El perro no paró de ladrar hasta que el motociclista lo siguió y encontró a la bebé.  A su vez, el hombre no dudó en tomar a la bebé en sus brazos para llevarla hacia la comisaría de la policía más cercana. Allí, intervino el departamento de bienestar social para restablecer los derechos de la pequeña.

Gracias a que el perro no paró de ladrar hasta encontrar a alguien que lo escuchara y que este motociclista decidió parar, la pequeña tiene una oportunidad de vida. Estos dos seres se unieron para salvar una vida y eso no tiene ningún precio.

Después del acto heroico, muchos medios de comunicación locales compartieron la historia y se viralizó. Así, muchas personas decidieron buscar al perrito para ayudarlo, entre ellos, los voluntarios de Hope for Strays. Ellos fueron hasta las montañas en donde el motociclista se encontró al can para poderlo ayudar.

El perrito que no paró de ladrar sí tiene un dueño

El perrito sí tiene una familia, contrario a lo que se pensó, y con su acto de heroísmo le cambió la vida.
El perrito sí tiene una familia, contrario a lo que se pensó, y con su acto de heroísmo le cambió la vida.

Cuando los rescatistas fueron a buscar al perro que no paró de ladrar hasta que alguien le ayudó a salvar a una bebé, se dieron cuenta de que sí tenía dueño. Un hombre aseguró que el can se llama Blacky y que él era su familia, junto con otros perritos.

Esto le dio total tranquilidad a los voluntarios que encontraron un hogar amoroso para el perrito. El dueño aseguró que aunque su situación sea difícil, lo primero para él es que a ellos no les falten nunca sus alimentos.

Al conocer la historia del can y de su tutor, muchas personas se han solidarizado y le dejan increíbles obsequios. Desde dinero, hasta pienso, alimentos húmedos y muebles para todos. Así, Becky no solo fue un héroe por salvar a la pequeña, sino por ayudarles a los suyos a tener una mejor vida.


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.