No ladres a tu perro: por qué evitar esta tendencia en TikTok

Una nueva moda en TikTok amenaza con confundir, una vez más, la diversión con molestar a las mascotas. Conoce aquí en qué consiste.
No ladres a tu perro: por qué evitar esta tendencia en TikTok
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 26 enero, 2022

En redes sociales, los vídeos con animales como protagonistas son, con gran probabilidad, de los más vistos. Esto no es un problema en sí mismo, pero en ocasiones se torna perjudicial para los no humanos: es el caso del nuevo reto de TikTok, el barking challenge oladra a tu perro. Ante esto, muchas personas han reaccionado recomendando que no ladres a tu perro, pues las implicaciones no son nada buenas.

Si eres fan de los vídeos de animales en internet, pero quieres aprender a controlar el contenido que visualizas, aquí te contamos en qué consiste esta nueva moda y por qué debes evitarla. No te lo pierdas, pues cada visualización cuenta.

¿Qué es el barking challenge?

La mayoría de vídeos en los que salen animales haciendo cosas divertidas tienen el objetivo de conseguir más visualizaciones y likes, no de dar muestras de su comportamiento. De esta práctica salen los conocidos retos o challenges, en los que cada creador de contenido realiza una acción concreta propuesta en las redes para producir efectos divertidos y llamativos.

Sin embargo, cuando se trata de animales, a veces se pierde de vista el bienestar de los mismos. En esta ocasión, un nuevo reto llamado barking challenge se ha hecho muy popular en la red social TikTok. Este consiste en acercarse mucho a la cara del perro y ladrarle fuerte para grabar su reacción.

Esta tendencia se ha vuelto muy popular en la red social, ya que, como podrás imaginar, los perros muestran comportamientos visualmente llamativos.

¿Qué supone este reto para los perros?

Si te fijas en la reacción de los canes que salen en los vídeos, podrás ver multitud de señales que indican de todo menos diversión. Para ellos, su tutor se vuelve hacia ellos de forma brusca y les ladra, lo que les causa confusión, miedo e incomodidad.

No ladres a tu perro, pues para él supone sufrir una agresión cuyo origen no va a poder identificar.

Esta es la reacción que se busca con el reto, ya que las expresiones del can serán llamativas y ayudarán a incrementar el número de visualizaciones y seguidores. No obstante, la atención se recibe a costa de crear un momento incómodo con el animal, y a continuación tienes el porqué:

  1. Se invade el espacio personal del perro: algunos canes disfrutan con la cercanía de su tutor, pero no todos tienen esta preferencia. Aun así, ese acercamiento brusco y repentino es suficiente para asustar al cánido, pues no es probable que se espere algo así de la nada si no es usual en el día a día.
  2. Contacto visual: para los perros, el contacto visual fijo es una forma de amenaza. Por eso, cuando su tutor se gira hacia el can y le mira de manera fija a los ojos desde tan cerca, se siente incómodo y confuso.
  3. Ladrido: si a todo lo anterior se suma que el humano ladra, se completa el cuadro comportamental de una agresión en términos de lenguaje canino. Para el can será un momento estresante y confuso, ya que en ningún momento ha asociado una vocalización como el ladrido con la comunicación hacia su tutor.

No ladres a tu perro: una tendencia peligrosa

Si estabas pensando en realizar el reto del barking challenge para tus redes sociales, no ladres a tu perro. Además de hacerle pasar un mal rato para nada, también es peligroso para ti. En las imágenes de TikTok, los canes aparecen reaccionando con ladridos, ojos abiertos de par en par o emitiendo señales de calma, pues sienten que deben rebajar la tensión del ambiente (que solo existe para ellos).

El hashtag #barkingchallenge cuenta con casi 300 000 millones de visualizaciones en TikTok a fecha de enero de 2022.

Sin embargo, los ejemplos que aparecen en internet suelen estar sesgados. Nadie se atrevería a ladrar en la cara de un perro que muerde, de manera que esto no sale en las redes. No obstante, estos retos también buscan que otras personas se graben haciéndolo, de manera que aumentan las probabilidades de que alguien sufra un accidente. 

Por tanto, aunque en redes sociales observes a perros que lamen la cara de su tutor, le apoyan una pata en el hombro o simplemente se van tras el challenge, recuerda que estás viendo solo a aquellos que toleran este comportamiento por parte de su humano. Una reacción agresiva sería igual de comprensible, pues cada ejemplar tiene una forma única de responder ante los desafíos físicos (como este).

Poder y responsabilidad en las redes sociales

Internet tiene la capacidad de hacer llegar la información a cualquier parte del mundo, sin límite en el número de personas que la reciben. Esto supone un gran poder a la hora de difundir contenido, pues cualquiera puede conseguir que sus opiniones y conocimientos se conviertan en algo común al resto de la humanidad.

No obstante, este poder lleva asociada la responsabilidad de mostrar contenido útil o, al menos, que no promueva prácticas perjudiciales para los demás. Los medios de comunicación tienen la capacidad de moldear las opiniones, la imagen de cualquier cosa o ser vivo e incluso las decisiones de las personas. Por eso es por lo que hay que ser muy prudente con lo que se publica.

Los creadores de contenido tienen una gran carga sobre sus espaldas: conseguir hacer llegar a sus seguidores un mensaje claro, sano y no dañino. La educación siempre debe ir por delante del entretenimiento.

¿Existen remedios caseros para tratar la epilepsia en perros?

Tú también puedes cambiar las cosas como espectador

Más allá de los creadores, hay que reconocer que recae cierta responsabilidad sobre los espectadores. Es tarea de todos aprender a seleccionar el contenido que se consume o se difunde, ya que de lo contrario existe la posibilidad de estar apoyando prácticas inmorales o incluso delictivas. En caso de observar errores en una cuenta, siempre se puede explicar de forma cercana y amable.

Por último, no ladres a tu perro a la cara, pero tampoco difundas a aquellos usuarios que maltratan abiertamente a sus mascotas, aunque sea para denunciarlos a nivel público. Es tarea de todos crear unas redes en las que cualquiera pueda navegar sin sufrir o ver sufrir a los demás. En caso de encontrarte con un delito, deberás manejarlo por la vía judicial.

Te podría interesar...
Las redes sociales cambian nuestra percepción sobre los animales
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Las redes sociales cambian nuestra percepción sobre los animales

Las redes sociales y los animales presentan una serie de conceptos interrelacionados. Algunos son positivos, otros no tanto.