Mujer socorrió a las crías de un cuervo y este le devolvió el favor cuidando a sus hijos

Esta mujer socorrió a las crías de un cuervo sin imaginar cómo este le devolvería el favor.
Mujer socorrió a las crías de un cuervo y este le devolvió el favor cuidando a sus hijos

Última actualización: 28 enero, 2022

¿Qué una mujer socorrió a las crías de un cuervo? Suena a algo increíble y lo es, porque estos pájaros no suelen ser relacionados con acciones o sentimientos positivos. No obstante, Anne Edwards rompe estereotipos y nos regala una historia de amor increíble.

Si bien son los perros los que se han ganado el título como los mejores amigos del hombre, diferentes especies han demostrado que la frase debería ser más amplia. Anne es una madre que encontró la amistad incondicional en un cuervo, juntos te harán ver a estas aves con otros ojos.

El día en que la mujer socorrió a las crías de un cuervo

Mildred el cuervo

Anne tenía un lindo jardín trasero en casa en donde jugaba con sus hijos, también tenía visual completa del lugar desde la ventana de su habitación. Un día cualquiera se quedó mirando fijamente hacia uno de los árboles y observó a un cuervo que se escabullía allí.

Con curiosidad decidió asomarse y encontró las crías del ave. Ellos estaban indefensos y expuestos, así que no dudó en socorrerlos. Lo que hizo fue bajar el nido con madre incluida y todo, los cuidó y los regresó saludables al árbol.

Aunque la mujer creyó que todo había terminado allí, el cuervo regresó a su patio trasero. Habían pasado varios meses desde la última vez que vio al pájaro y quedó sorprendida de verlo regresar, así que decidió volver a revisar el árbol. Nuevamente, se llevó una grata sorpresa al encontrar una nueva camada de bebés cuervo.

Una vez más, los cuidó con amor y vio cómo crecían en los meses venideros. Al parecer, el cuervo estaba tan agradecido que se quedó viviendo en la propiedad de los Edwards, quienes le pusieron el nombre de Mildred.

Mildred le devolvió el favor a la mujer que cuidó de sus bebés

Mildred, cuervo

El cuervo Mildred tenía un patrón de comportamiento ya conocido por Anne. Se la pasaba en el nido o el árbol y solo cuando tenía bebés bajaba al jardín. Sin embargo, cuando el hijo de la mujer que la ayudó a cuidar a sus crías cayó enfermo, ella decidió actuar para apoyarla.

El hijo de Anne estuvo varios días hospitalizado y ella regresaba a casa muy triste, fue entonces cuando notó que el ave cambió sus hábitos y empezó a acompañarla. “Cuando volví a casa del hospital escuché a Mildred fuera de la ventana (…) estaba sentada en un árbol”, comenta.

Allí estuvo los tres días que el niño permaneció en el hospital. Una vez fue dado de alta y retornó a casa, el pájaro volvió a su nido. “Las dos somos madres y justo cuando cuidé de sus polluelos, ella estaba cuidando a mi familia mientras mi hijo estaba en el hospital”, mencionó Anne.

De esta forma, queda demostrado que los animales, sin importar su especie, son sorprendentes, amorosos y muy agradecidos. ¡Gracias por su lindo mensaje, Anne y Mildred!


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.