Microbeads: por qué fueron prohibidos en el Reino Unido

19 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Como país adelantado en muchos temas sociales y de concienciación animal, en el Reino Unido se ha prohibido el uso de microbeads en productos de uso personal y también para mascotas... ¿En qué consisten estas sustancias?

En 2018, Reino Unido decidió prohibir el uso de microbeads en los cosméticos y productos de cuidado de nuestras mascotas. Esta decisión ha sorprendido muchos consumidores, en parte por el desconocimiento sobre la composición de los productos que utilizan a diario en su aseo.

En este post te explicaremos mejor qué son los microbeads para ayudarte a entender por qué su prohibición es inminente en muchos otros países.

¿Qué son los microbeads?

Los microbeads, más conocidos en español como ‘microesferas’, son unos de los tipos más comunes de microplásticos. Estas diminutas partículas miden entre 0,1 micrómetros y 5 milímetros, y son usadas con mucha frecuencia en la elaboración de productos de aseo y cuidado de perros, gatos, etc.

Por su poderoso efecto abrasivo, los microbeads suelen estar presentes en los dentífricos que utilizamos diariamente en la higiene bucodental. Dependiendo del producto, los microbeads pueden llegar a representar un 10 % de su composición.

No obstante, estos microplásticos también son integrados en productos exfoliantes, jabones líquidos o en barra para mascotas, geles de baño, maquillajes, protectores solares, entre otros. Incluso pueden estar presentes en productos de limpieza elaborados para la higienización de hogar y de vehículos.

¿Por qué pueden resultar dañinos los microbeads?

Los microbeads pueden afectar negativamente tanto a las personas como a los animales y al medio ambiente. Según un estudio desarrollado por Napper & Thompson, una sola aplicación de un producto que contenga microbeads puede liberar alrededor de 90 000 microesferas.

Pero el dato más preocupante es que los sistemas convencionales de tratamiento de agua no son capaces de detectar la presencia de microbeads. Luego, estas partículas de microplásticos regresan a los mares, lo que incrementa la contaminación de los ecosistemas acuáticos.

Por qué pueden resultar dañinos los microbeads

Se estima que desde 1950 cerca de 8 000 millones de toneladas métricas de plástico fueron producidas por las actividades humanas; en torno a 6 000 millones de toneladas de basura que, en su gran mayoría, han caído a los océanos.

Los microbeads se han extendido por todo el mundo con asombrosa y preocupante velocidad. Para darte una idea, solo en el océano Ártico ya existen unas 300 000 millones de partículas de microplásticos.

Estas partículas se van acumulando en los tejidos de los peces y demás animales acuáticos. Además de alterar su metabolismo, los microbeads terminan incorporándose a la alimentación humana y, en consecuencia, se acumulan también en nuestro organismo.

La prohibición en Reino Unido, un ejemplo para el mundo

Considerando el impacto de los microplásticos en los ecosistemas y en la salud humana y animal, el Reino Unido ha decidido aprobar la más importante prohibición a los microbeads de la historia.

Tras analizar los resultados de una consulta pública, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA) ha determinado que queda prohibida la utilización de microbeads en la fabricación de cosméticos y productos para el aseo y cuidado personal. También para productos de mascotas.

No obstante, los protectores solares y maquillajes aún no son afectados por esta nueva determinación. La necesidad de prohibir los microbeads en este tipo de productos aún está siendo evaluada por un comité de especialistas.

Prohibición de los microbeads en Reino Unido

Si bien la medida tiene alcance local, sirve de ejemplo para el mundo y marca un nuevo rumbo en materia de expansión industrial y sustentabilidad. Como apunta el Greenpeace Inglaterra, la decisión es una excelente noticia para el medio ambiente y reafirma el liderazgo de Reino Unido en el combate a los microplásticos en los océanos.

La reacción de las empresas tras la prohibición

Como era de imaginarse, la reacción de las empresas de cosméticos y productos de cuidado personal y para mascotas ha sido negativa. Según afirman, la prohibición les genera significativas implicaciones económicas, ya que les obliga a cambiar la formula de sus productos.

Por otro lado, ONGs involucradas con el cuidado del medio ambiente reafirman que los costes de la contaminación de los océanos serán mucho más elevados a largo plazo. También apuntan a que es posible, y económicamente viable, sustituir los microplásticos en la industria mediante inversiones razonables.

Además, se resalta la necesidad de tomar medidas urgentes antes de que la situación de nuestros mares sea irreversible, pues está amenazada la supervivencia de numerosas especies y, en consecuencia, del ser humano.

La prohibición de los microplásticos debería ser, según las empresas ecologistas, una pauta de interés y relevancia para la sociedad y sus representantes.