Mare nostrum: por qué cuidar nuestros océanos es más importante que nunca

Aitana Bellido · 3 octubre, 2018
Actualmente, los océanos reciben nada menos que 12 millones de toneladas de plásticos al año, lo que daña gravemente el ecosistema marino

Nuestros océanos albergan más de 700 000 especies diferentes. A pesar de ello, Green Peace estima que menos del 3% está protegido. La normativa internacional es en parte responsable, aunque los particulares también tienen el deber de cuidar nuestros océanos lo mejor posible.

El lamentable estado actual de nuestros ecosistemas marinos

Según Green Peace, el 97% del hábitat habitable de nuestro planeta se encuentra bajo el agua de nuestros océanos. Y no sólo proporcionan un hogar a más de 700 000 especies diferentes de seres vivos, sino que desempeñan un papel esencial en la existencia de vida humana en la Tierra.

En la actualidad se estima que llegan a nuestros océanos hasta 12 millones de toneladas de plásticos anualmente. Esta astronómica cifra inunda los mares de bolsas, botellas y micropartículas que minan cada vez más la calidad de vida de las especies marinas y ponen en peligro su supervivencia en el que debería ser un entorno natural y seguro.

Contaminación de los mares por plásticos

Las corrientes marinas, por añadidura, extienden los plásticos por todos los rincones del planeta, lo que supone que una bolsa de plástico procedente de Málaga puede acabar en el Pacífico. Cada uno de los niveles de la cadena trófica marina está inundándose paulatinamente de plásticos sin que nadie parezca hacer nada por evitarlo.

La lucha por defender la vida marina

La Global Ocean Commission, una iniciativa internacional que buscaba mentalizar a la población y promover planes de acción que mejoraran la salud de nuestros océanos, emitió un informe en 2015 en el que estimaba que los vertidos de plásticos alcanzarían la friolera de 500 millones de toneladas para 2020.

Ante estos datos, debemos centrarnos en la conservación y la utilización sostenible de los océanos, los mares y los recursos de ellos obtenidos. Para Green Peace la forma más efectiva de preservar los ecosistemas más vulnerables es la creación de una red de santuarios marinos.

Greenpeace: contaminación de mares

Los santuarios marinos permiten la creación de un espacio de protección de las especies donde se posibilita su reproducción y desarrollo, al margen de la sobreexplotación industrial, de la contaminación y de los efectos del cambio climático.

Aunque aún no existen tratados internacionales cuya meta sea exclusivamente cuidar nuestros océanos, Green Peace está trabajando para que la concienciación ciudadana llegue a las instituciones.

¿Qué podemos hacer nosotros para cuidar nuestros océanos?

Aunque a largo plazo sea necesario un acuerdo institucional que lleve la protección del medio ambiente al siguiente nivel, hay pequeñas cosas que podemos hacer en casa que pueden ayudar a aliviar la carga de residuos que producimos.

Qué se puede hacer para cuidar el agua

  • Si consumes pescado, intenta que sea de temporada y que provenga de criaderos sostenibles o del comercio local.
  • Utiliza bolsas de tela, carros o mochilas en vez de las tradicionales bolsas de plástico.
  • Cuando estés fuera de casa, intenta utilizar tus propios cubiertos y no unos de plástico.
  • Existen ciertos cosméticos que utilizan microesferas de plástico, que normalmente son de polietileno, polipropileno y nylon. Se suelen encontrar en productos exfoliantes. Puedes hacer mezclas caseras en casa con miel, azúcar y aloe vera que son comparativamente más baratas y menos perjudiciales para el medio ambiente.