Ya hay una máquina expendedora de comida para mascotas en España

¿Te ha pasado alguna vez que tu perro se queda justo sin comida cuando la tienda está cerrada? Seguro que sí. Y seguro que en más de una ocasión te habrás preguntado por qué no se vende la comida de can como las latas de refresco. Pues bien, eso ya es posible, pues en España se ha puesto la primera máquina expendedora de comida para mascotas.

En los últimos años todo se ha ido modernizando. Antes teníamos que ir hasta la caja de un supermercado a preguntar el precio de algo. Ahora hay máquinas lectoras de códigos de barras por todos los establecimientos. También había alguien que nos llenaba el depósito del coche y nos cobraba. Ahora ya podemos hacer ambas cosas nosotros mismos.

Pues bien, con la primera máquina expendedora de comida para mascotas ya no tendremos que ir a la tienda. O al menos, no tendremos que esperar al día siguiente para conseguir el pienso de nuestro amiguito.

La primera máquina expendedora de comida para mascotas en España

Fuente: Facebook de Proyecto ComeDog
Fuente: Facebook de Proyecto ComeDog

Ha sido en la localidad de Bueu en Pontevedra donde han desarrollado esta genial iniciativa. Esta máquina ha sido instalada en una de las tiendas de mascotas existentes en la ciudad. Han colocado el vending en el escaparate con acceso 24 horas. Asi los clientes pueden acercarse hasta allí y adquirir los que necesiten a cualquier hora.

La primera máquina expendedora de comida para mascotas no solo distribuye comida. También se pueden adquirir juguetes, medicinas, collares y cualquier otro producto relacionado con las mascotas. Nunca se sabe cuándo tu perro te va a pedir una pelota nueva…

Además, no creas que todo va a ser en tamaño mini por tratarse de una expendedora. Todo está pensado y esta primera máquina expendedora de comida para mascotas tiene capacidad para albergar productos de diferentes tamaños, incluyendo sacos de pienso de tres kilos.

¿Quién sabe si esta nueva idea de venta en tiendas de mascotas crea el precedente para que pronto podamos obtener lo que deseamos para nuestros amigos las mascotas? El tiempo lo dirá.

Otras máquinas expendedoras alrededor del mundo

perro callejero

Hace unos meses te hablamos de máquinas expendedoras en Ecuador para animales callejeros. Aunque realmente estas no eran más que unos recipientes en los que quien deseaba ponía comida para los animales más desamparados.

Pues bien, en Turquía se ha hecho algo similar, creado por una empresa llamada Pugedon. Son unas máquinas expendedoras con alimento para los perros y gatos callejeros pero con un añadido más. Hay trabajadores voluntarios que se encargan de poner la comida en las máquinas. Esta es sufragada a través del reciclaje de botellas de plástico.

Se recogen las botellas de plástico que la gente quiere reciclar y los fondos adquiridos se destinan a alimentar a los perros callejeros.

Mientras que en algunos países intentan ver cómo deshacerse de los animales que viven en la calle, en otros como en Turquía buscan evitar que mueran de hambre y deshidratación.

De hecho, en Estambul se estima que hay aproximadamente unos 150000 gatos y perros abandonados y todos tienen acceso a comida y agua diariamente.

Este proyecto creado por la empresa Puguedon tiene una característica especial, ya que el plástico en el que se centran es en el de las botellas de agua que bebemos cuando vamos por la calle. Muchas veces nos pasa que nos sobra agua y tiramos la botella sin más.

Pues bien, las máquinas expendedoras de Turquía tienen un hueco por el que puedes tirar el agua y que irá directamente a dar de beber a los animales callejeros. Además, dispone de otro hueco para tirar la botella vacía que será recogida por la empresa para recaudar fondos y seguir alimentando a los que más lo necesitan.

Dos buenas labores en una: alimentar a los animales abandonados y mantener las calles limpias. ¡Ojalá lo hagan en todos los países del mundo pronto!

Fuente de la imagen principal: escalones-escalones.blogspot.com

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar