Los perros sienten nuestro dolor

Mariela Ibarra Piedrahita · 17 noviembre, 2015

Posiblemente, nunca dejaremos de dar motivos para los cuales vincular un animal en tu vida. Sin embargo, de todas las mascotas que puedas llegar a tener, seguramente la que mejor se adapte a los humanos, en especial por la capacidad que tiene de solidarizarse con ellos, sean los canes. Se ha demostrado que los perros sienten nuestro dolor y tratan de aliviarnos. A continuación, te hablamos un poco sobre esto.

Algo desconocido para quienes no han compartido con perros, pero que para cualquiera que haya tenido un perro seguramente respaldará, es que parecen comprender nuestras emociones y descifrar nuestros estados de ánimo.

La evidencia científica, apoyada por expertos en comportamiento canino, parece evidenciar que esto es cierto, y se le debe en gran parte a la desarrollada inteligencia que tienen, y que les permite no sólo experimentar una amplia gama de emociones, sino también poder captar algunas de las nuestras.

Es por esto que saben leer en nuestros gestos, expresión facial y tono de voz si estamos tristes, contentos, nerviosos o sentimos dolor.

Apoyo en tiempos de crisis

Es una realidad estadística que las personas que tienen animales de compañía se estresan menos, consultan menos al médico y superan las situaciones de depresión y tristeza con mayor facilidad.

De acuerdo a una investigación llevada a cabo por la Universidad de Goldsmiths (Londres), los perros pueden entender una amplia gama de emociones en sus cuidadores y distinguir, por lo tanto, cuándo las personas se sienten estresadas, tristes, emocionadas…

abrazo persona perro

Debido a que el perro desarrolla una relación de dependencia emocional con el cuidador y se ha adaptado durante milenios a compartir tiempo con humanos, se preocupan por lo que a este les acontece. Es por esto que siempre se muestran atentos y sumisos, en especial cuando perciben emociones negativas, pues esta es su manera de demostrar empatía con la persona, incluso cuando no son sus cuidadores.

Comportamiento ante las emociones

Todas las personas que tengan un perro podrán constatar que estos reaccionan acorde a las emociones que demuestra el cuidador.

Por ejemplo, si el cuidador se encuentra enojado o dando muestras físicas de estar alterado (golpea cosas, cierra puertas con fuerza, etc), lo más seguro es que no se acerque. Sin embargo, si estás contento podrá mover el rabo y buscarte juego, como una manera de compartir alegría. En caso de que estés triste te acompañará y estará a tu lado dándote apoyo, esto se debe a que sienten que estás sufriendo y tratan de aliviar esa situación con su presencia.

De esto se pueden ver muchos ejemplos en internet, por ejemplo, casos en que los perros calman niños, salvan personas al percibir que están en peligro o avisan cuando algo ocurre. Esto es sólo una muestra de su enorme sensibilidad.

En el experimento realizado por la universidad de Goldmiths se expuso a los canes a diferente clase de estímulos generados por personas. Por ejemplo susurrar, hablar o llorar. Los perros reaccionaron de manera similar ante el llanto, acercándose a la persona que hacía el simulacro y tratando de buscar contacto físico.

perro y humano

Este fue un descubrimiento importante, pues precisamente se usaron acciones distractoras (por ejemplo, la de tararear), para comprobar si la acción del can estaba motivada por la curiosidad. Sin embargo, los perros pudieron diferenciar entre el llanto y el tarareo, teniendo reacciones muy diferentes para cada acción.

¿Esto sólo funciona con humanos?

Definitivamente no. De hecho, es bastante común ver casos de perros que rescatan, acompañan o ayudan de alguna manera a otros animales que necesitan apoyo. Esto indica que los perros son altamente intuitivos y muy sensibles para percibir las necesidades de otros, sin importar la especie.

Os dejamos este vídeo de este hermoso perrito que consuela a un niño con autismo durante una crisis: