Los gatos prefieren las voces femeninas

Es cierto que muchos podrían pensar que el perro es el mejor amigo del hombre, bien podría decirse entonces que el gato es el mejor amigo de la mujer. Desde siempre ha existido un interés particular en el comportamiento de estos pequeños felinos y ahora la comunidad científica, parece más interesada de que nunca. De hecho, de los múltiples estudios que han surgido con el fin de entender su comportamiento, sobresale uno que parece apuntar a que los gatos prefieren las voces femeninas.

Así que la suposición que hicimos al comienzo de este artículo no parece tan descabellada, sin embargo revisemos algunas cuestiones de fondo sobre el comportamiento de los gatos y su relación con nuestra voz.

Un fenómeno de indiferencia

gato frota la cabeza 2

En un estudio previo relacionado al tema de cómo reaccionaban los gatos a nuestra voz, originado en Japón (que es uno de los países donde más se prefieren los gatos como mascotas de compañía), se descubrió que los gatos son concientes y reconocen la voz de su cuidador, incluso reconocen la voz de las personas que conforman su núcleo familiar. Sin embargo, en muchas de las ocasiones en que los llamamos deciden ignorarnos.

Los investigadores de la universidad de Tokio identificaron que los gatos presentan reacciones en su lenguaje corporal que les permitió determinar, que los gatos reconocen las voces pertenecientes a personas de su núcleo familiar, tales como dilatación en las pupilas o mover las  orejas o la cabeza mientras estas personas estaban hablando.

Por lo tanto el gato sabe quién le está hablando, y debido a que ellos muchas veces entienden palabras cortas e instrucciones simples, también saben lo que le queremos decir. Por lo cual, el estudio arroja que muchas de las respuestas que recibimos de los gatos, parecen ser producto de la decisión y no de un condicionamiento de la conducta a partir de los comandos de voz.

Preferencia de la voz femenina

gatos en casa 3

En otro estudio realizado en la universidad de Viena, se demostró que los gatos prefieren las voces femeninas sobre las masculinas y responden mejor a ellas. Por lo tanto en un hogar en el que el gato tenga 2 cuidadores de géneros opuestos, lo más probable es que el animal opte por la compañía femenina. Sin embargo no es tanto la preferencia del género o alguna especial de sexto sentido que los conecta. Simplemente el gato tiende a dirigir mayor atención a las voces agudas.

Al parecer, la voz de las mujeres resulta sumamente atractiva para los gatos, ellos tienen un excelente oído, siendo el sentido más agudizado que tienen. Según los investigadores el sonido de la voz femenina se asemeja al sonido que emiten las gatas, por lo tanto estos concluyen que puede deberse a que los sonidos agudos les da una sensación de familiaridad, por lo cual les resulta más cómodo.

Otros Factores

Sin embargo no sólo la voz es determinante en este fenómeno. Los gatos también suelen apegarse más a las mujeres porque ellas los acarician más, además de dedicarle más tiempo a su cuidado y compañía. Las caricias y las demostraciones de afecto son sumamente importantes para desarrollar vínculos duraderos y de confianza con un gato. Los felinos, contrario a la creencia popular, son mascotas muy receptivas al afecto, aunque no lo demuestren de una manera tan efusiva como los perros.

Otro de los factores, es que las mujeres tienen la tendencia de conversar con los gatos, cosa que ellos responden a través de los maullidos. El maullido del gato es una característica evolutiva que ha desarrollado en su proceso de domesticación para comunicarse con nosotros, pues entre ellos usan otros códigos que suelen ser más efectivos. Por lo tanto, cuando escuches que tu gato te maúlla, lo mejor que puedes hacer es responderle.

Un motivo no comprobado, pero sobre el que ya se tienen algunas luces, es referente a que las mujeres suelen dejarse manipular más fácil por las mascotas. Los gatos son sumamente inteligentes, y parte de sus relaciones sociales consiste, al igual que en los humanos, en las relaciones por influencias. Mientras que de un cuidador masculino difícilmente conseguirán complacer cada capricho, las mujeres se muestran mucho más receptivas al momento de obviar algunas normas para darle gusto y consentir a su linda mascota.