Los efectos de las aflatoxinas

La consecuencias pueden ser pérdida de peso, así como hemorragias y acumulación de líquido en la zona abdominal; en los casos más graves se puede producir la muerte inmediata del animal.

Las aflatoxinas son micotoxinas o, en otros términos, toxinas fúngicas; son producidas por los hongos aspergillus flavus, a. parasiticus y puberulum penicillium. Las aflatoxinas son las micotoxinas más conocidas y, por lo tanto, las más investigadas.

La aflatoxicosis es el nombre de la enfermedad generada por el consumo de comida contaminada con aflatoxinas. Esta enfermedad se propaga principalmente en lugares con altos índices de humedad, en los que los alimentos, especialmente los cereales, pueden contaminarse con hongos.

También los granos que no han sido almacenados con las medidas sanitarias necesarias son propensos a contaminarse. Se han registrado brotes de aflatoxicosis en lugares en los que se produce comida con estos cereales o granos contaminados, especialmente cuando se utilizan en nutrientes de comidas para perros.

Cómo y en qué tipo de alimentos se producen las aflatoxinas

Los alimentos se pueden contaminar con aflatoxinas durante todo el proceso de producción. Puede suceder durante la cosecha, posteriormente en el almacenamiento y también en el procesamiento.

Comida para perros

Los granos y cereales que suelen contaminarse más comúnmente son arroz, cebada, centeno, maíz, maní, nueces, semillas de algodón y sorgo. Los factores más influyentes son el contenido de agua, la humedad y la temperatura del grano.

¿Quiénes pueden sufrir los efectos de las aflatoxinas?

Animales como lechones, patos y gatos son los más sensibles a la enfermedad; también perros, ovejas y pavos. Los seres humanos, por lo general, no sufren de aflatoxicosis, pero los niños podrían intoxicarseHay que prestar atención especial a los perros, ya que existen casos de comida contaminada de aflatoxinas para estos animales.

Efectos de las aflatoxinas

El órgano más afectado es el hígado. Los daños a este órgano producen una cantidad de síntomas que dependen de distintos factores. Incluso se puede producir la muerte de la persona o del animal por aflatoxinas.

Síntomas de la aflatoxicosis

Los síntomas que indican que hay una intoxicación por aflatoxinas dependen de la cantidad y del tiempo en que se hayan ingerido. También tendrá una clara influencia si se trata de un animal o de una persona.

Síntomas de perros con aflatoxicosis

Se presentan síntomas repentinos después de la ingesta, como es el caso de vómitos y rechazo a la comida. La consecuencias pueden ser pérdida de peso, así como hemorragias y acumulación de líquido en la zona abdominal; en los casos más graves se puede producir la muerte inmediata del animal.

El ánimo de nuestros perros

También se pueden presentar síntomas crónicos como pérdida de peso, apetito y cambios en el estado de ánimo. Otro riesgo es la insuficiencia hepática y los trastornos en el proceso de coagulación de la sangre.

Síntomas en otros animales con aflatoxicosis

La aflatoxicosis se presenta con distintos síntomas en varias especies de animales. Estas señales se pueden resumir así:

  • Daños hepáticos, como cirrosis, fibrosis y cáncer.
  • Daños en los conductos biliares.
  • Anemia.
  • Ictericia
  • Lesiones renales.
  • Mutaciones en la médula ósea.
  • Problemas endocrinos y reproductivos.
  • Afecciones respiratorias.
  • Alteración del sistema nervioso.
  • Depresión del sistema inmune.

Síntomas en humanos con aflatoxicosis

En el caso de las personas, los síntomas dependen de factores como la edad, el sexo y la condición física. También de la cantidad y del tiempo en que se hayan ingerido.

En personas que consumen grandes cantidades de aflatoxinas en corto tiempo, los síntomas más comunes son:

  • Daño hepático.
  • Dolores abdominales.
  • Problemas digestivos y de absorción de los alimentos.
  • Vómitos.
  • Alteración del estado de conciencia.
  • Convulsiones.
  • Edema pulmonar.

En los casos más extremos, la persona puede caer en coma e incluso morir. Quienes han consumido aflatoxinas en pequeñas cantidades por largo tiempo, pueden tener síntomas como:

  • Insuficiencia hepática progresiva.
  • Si las células del hígado mutan por las aflatoxinas, se puede desarrollar cáncer de hígado.

Prevención

La principal es el tratamiento correcto de los cultivos y las cosechas de alimentos. En el caso tanto de humanos como animales, se recomienda la ingesta de alimentos de buena calidad. En este sentido, es difícil para una persona común detectar micotoxinas en carnes, quesos o huevos.

No se debe consumir cereal o grano en el que se identifique algún tipo de hongo o moho.

Tratamiento

Cuando ya se sufren los efectos de las aflatoxinas, lo primero que debemos hacer es suprimir la ingesta del alimento contaminado; además, debemos empezar un tratamiento sintomático. Es decir, sólo se administran medicamentos para reducir los síntomas o malestares producidos por la enfermedad. Destacar que los antibióticos no tienen ningún efecto sobre las aflatoxinas.

Te puede gustar