Los celos en los perros: una patología que debemos controlar

Caridad Torcuato · 8 enero, 2015

Los celos en los perros es algo más habitual de lo que parece, sobre todo si se trata de captar la atención de los dueños. Al principio te puede resultar gracioso, pero es algo que debemos corregir en nuestra mascota, ya que se pueden irritar, enseñar los dientes o incluso un cambio brusco en su estado de ánimo. Todo esto provocaría tener conflictos en la convivencia o en la relación entre los miembros de la familia y el perro.

Pero no te debe resultar extraño que los perros sientan celos, ya que esto también ocurre en los humanos. A continuación vamos a hablar en este artículo de los celos en los perros y la manera de poder controlarlos.

Motivos de los celos en los perros

Los celos en los perros pueden surgir por diversos motivos, a menudo se produce por un cambio en los roles y les cuesta a veces la llegada de un nuevo miembro en la familia o que su dueño le preste más atención a otra mascota o incluso a otra personas.

Uno de los motivos es la llegada de una persona nueva a casa de visita, un vecino o algún familiar. Enseguida ellos perciben que se les dedica poco tiempo y entonces se sienten inseguros e incluso se pueden entristecer. Si alguien llega a casa debemos presentarle a la nueva persona y también le podemos dar un juguete para que juegue con él.

Si ocurre que el que llega a nuestra familia es un bebé, debemos dejarle que lo huela, lo lama e incluso le ladre, será su forma de reconocerlo. Deja que tenga esa relación, siempre y cuando estén vigilados. Hay que hacerle entender que aunque es un bebé, en la escala de jerarquización de la casa, está por delante del perro.

Si el que llega a casa nuevo es otro animal, hay que dejarlos  que ellos se organicen como lo vean oportuno, es mejor no intervenir en esta relación. Sólo hay que vigilar que no se peleen bruscamente y se hagan daño. Ellos van a saber elegir y adaptarse por sí solos, es peor si las personas intervienen en esta situación.

Se puede dar el caso que los celos no sean provocados ni por otro animal, ni un bebé u otra persona. Puede ocurrir que prestes más atención a algo, entonces ellos se van a sentir desplazados y van a querer llamar tu atención.

Recomendaciones para controlar los celos en los perros

perros comiendo

Por lo general los perros se suelen acostumbrar rápidamente a las nuevas situaciones que se presentan en el hogar. Que tenga celos o no, dependerá de muchos factores, pero principalmente hay que educarlos desde pequeños. Hay que acostumbrarlos a que presten sus juguetes, a relacionarse con otros animales y personas. En estos casos la educación es básica.

Acostumbra a tu perro cuando sale de casa, a que se relacione con otros animales y dejarlos que se huelan, a que jueguen juntos e incluso que comparta su comida. Esto va a ser esencial para las situaciones que se puedan presentar en el futuro.

Los celos también dependerán de tí. En el caso de la relación con otro perro, procura no hacer distinciones con ninguno, trátalos por igual, dale los mismos cariños y atenciones y aunque el otro perro sea un cachorro, dale el mismo trato, para que el adulto no se sienta desplazado.

Desde el principio establece un orden jerárquico en el hogar, donde el perro ocupe el último lugar y tienes que hacérselo saber. Es por eso que no hay que dejarlo hacer lo que quiera, debes ponerle límites.

¿Cómo saber si tu perro está celoso?

perro zapatilla

Puede ocurrir que no nos demos cuenta que nuestro perro está celoso y esto le produce un sufrimiento. Así que hay algunos indicios de que esto puede estar ocurriendo:

– Se puede dar el caso que de repente comience a romper o morder cosas en casa cuando antes no lo hacía. Esto lo hace para llamar la atención.

– También hay cambios bruscos en el ánimo, de repente te gruñe y enseña los dientes, como se queda tranquilo.

– Si percibes que ante la misma persona se muestra nervioso o comienza a ladrar, puede ser que sea por motivo de celos.

– También puede sufrir de celos si de pronto se muestra posesivo con algún miembro de la familia o con otro animal.