Los animales ya no son cosas: cinco leyes que van a cambiar

Laura Huelin 1 febrero, 2018
Gracias a la reforma de la legilasción las mascotas podrán disfrutar de los derechos que les corresponden como seres vivos, si bien ahora es necesario que otras leyes se actualicen para que la medida sea coherente y eficaz en lo relativo a embargos, transporte, divorcios, maltrato, emergencias...

Este pasado mes de diciembre de 2017, el Congreso de los Diputados de España aprobó la reforma del Código Civil en lo que respecta a las mascotas: cambia el estatus de los animales de bienes inmuebles a seres vivos. Es decir, a ojos de la ley, los animales ya no son cosas. Te desgranamos este cambio y las leyes que van a cambiar:

La ley pasada vs la ley actual

Hasta este diciembre, en España los animales, según la ley eran bienes muebles. Es decir, eran considerados meras cosas. Tras la reforma del Código Civil se les otorgará una nueva categoría como seres sensibles: no gozan de los mismos derechos que las personas, pero ahora se reconoce que tienen necesidades.

Esta reforma afecta a otras leyes, que se irán modificando para que sean coherentes con el nuevo Código Civil. Por ejemplo, se espera que se regule qué ocurre con las mascotas en los casos de divorcio o embargo.

Legislación sobre animales en España

A partir de ahora, la ley española será parecida a la de otros países europeos en los que los animales ya no son ‘muebles’, como ocurre en Portugal, Alemania, Suiza o Francia. En legislaciones autonómicas, Cataluña ya reconocía este estatus de ser vivo.

Implicaciones

Aunque parezca solo una cuestión de terminología jurídica, en la práctica representa un cambio importante en cuanto al trato de nuestras mascotas. Hay normativas que tendrán que cambiar, y se regulará qué ocurre con los animales cuando un juez tiene que tomar una decisión sobre este animal.

1. Embargos

Hasta ahora, los animales tenían un valor monetario y podían ser embargados si sus propietarios tenían impagos, como ocurre con los televisores o los coches. Con esta reforma, los animales no son víctimas de los problemas económicos de su familia humana, ni de la explotación ganadera a la que pertenecen.

2. Transporte

En las normativas de muchas compañías de transporte apenas están reflejados los animales. En el mejor de los casos tienen el mismo trato que una maleta (en los aviones muchas veces deben viajar en condiciones similares al maltrato); en el peor de los casos, no se les permite viajar en absoluto.

Ley de protección animal en España

Con esta reforma, se espera que las compañías actualicen sus normativas. Los animales ya no son cosas, por lo que deberían hacer algunos cambios para adaptarse a su estatus de seres sensibles.

3. Divorcios

En los casos de divorcios era responsabilidad de la pareja decidir qué hacer con el animal. A partir de ahora un juez podrá decidir un régimen de visitas si las personas implicadas no son capaces de ponerse acuerdo.

Situaciones como la de hace unos meses, en la que una pareja no era capaz de ponerse de acuerdo con la custodia del perro, a pesar de que sobre el hombre pesaba una denuncia de maltrato, podrían no repetirse. El perro ya no pertenece únicamente a quien le ha puesto el microchip y, en caso de desacuerdo, el juez tiene poder para decidir sobre su futuro.

4. Maltrato

A pesar de las campañas de concienciación, es difícil demostrar el maltrato animal al denunciar. Se han dado cientos de casos en los que no se podía requisar un animal a un maltratador porque este tenía comida y agua, y su vida no estaba en peligro inminente.

 

Animales considerados como bienes muebles

Con esta reforma, que contempla que los animales ya no son cosas y, por lo tanto, que pueden sentir dolor y tienen necesidades, se espera que esta clase de casos puedan cerrarse de una manera más sencilla.

5. Emergencias y otros casos

Hay muchos otros casos en los que este cambio tiene importancia. Por ejemplo, en los accidentes de tráfico nadie quedaba encargado de recoger a los animales involucrados y, salvo que amigos o la familia del accidentado acudiesen a por ellos, se quedaban dentro del coche sin asistencia.

Se han dado casos de animales que se quedan atrapados dentro de viviendas particulares o propiedades privadas, y no se podía acudir a su rescate para no cometer un allanamiento. Entonces hacía falta el permiso de un juez para poder entrar: ahora se podrán imponer sus necesidades básicas sobre la propiedad privada y podrán ser rescatados de manera más eficiente.

Mascota en desastres naturales

Esta propuesta de reforma, impulsada por la Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa animal fue aprobada en el Congreso de los Diputados el pasado día 13 de diciembre de 2017.

Antes de entrar en vigor todavía se podrá realizar alguna pequeña enmienda. Pero no podemos olvidar que aún habrá que reformar las otras leyes en las que se apoya el Código Civil.

Sin embargo, hemos de reconocer que el cambio aprobado en el Código Civil por parte del Congreso de los Diputados representa un gran paso para el bienestar general de nuestros animales de compañía.

Te puede gustar