Lenguaje corporal de tu perro

Entre las razones principales por las que los perros son tan buenos animales de compañía es por su capacidad para comunicarse con los seres humanos. Está estudiado que ellos suelen entendernos mejor a nosotros que nosotros saber leer su lenguaje corporal.

Los signos que nos muestran para que podamos interpretar lo que nos dicen son muchos, la postura, las orejas, la boca, el pelo y la cola de tu perro son indicios muy claros de lo que nuestra mascota quiere darnos a entender con su lenguaje corporal.

Los perros realizan a su manera vocalizaciones y gestos con la cara y el cuerpo, al igual que las personas, para expresar sus sentimientos. Aunque algunos de estos gestos pueden parecer muy similares a los nuestros, es bastante probable que tengan significados muy diferentes.

Lo primero es la observación del lenguaje corporal

feliz vida con tu perro

En el aprendizaje de conocer el significado de los gestos de nuestra mascota, la observación es el mejor instrumento, y a través de ella podremos comprender muchas de las cosas que hace. Muchos gestos y habilidades de los perros son sutiles y es preciso saber interpretarlos.

En el aprendizaje del lenguaje canino, podremos ir reaccionando ante un hipotético problema antes de que aumente. Este proceso de aprendizaje tiene dos caminos, por un lado nosotros identificamos sus gestos y vamos aprendiendo a interpretarlos, y por otro lado ellos también tienen que aprender nuestras señales de comportamiento también.

Los perros tampoco entienden nuestro idioma, pero identificarán tonos y la semántica de las palabras; es importante que les enseñemos lo que significa “no” o “siéntate”. Con sólo decir “siéntate” una y otra vez el animal no logrará saber lo que significa y pensará que es parte de las cosas sin sentido los humanos decimos, según su percepción, a lo largo del día.

Por tanto, es preciso atraer al perro hacia la posición de sentado y luego premiarlo por haber obedecido. Esta acción despertará las ansias del animal para sentarse. Con ello, al oír en lo sucesivo la palabra “siéntate” lo asociará con lo que debe hacer.

Contacto visual y castigos

En el análisis del perro ante el contacto visual con nosotros, los humanos hemos de saber que, igual que ocurre en el caso de las personas, que los perros se sienten confundidos y amenazados con una mirada fija, entre otras cosas porque es una postura de amenaza para ellos. Un perro que desvía su mirada para evitar el riesgo de confrontación, está siendo cortés, a su manera.

El contacto visual con nosotros los humanos es posible entrenarlo en los perros para que nos comuniquen sus percepciones. La mejor forma de llevar a cabo este entrenamiento es el llamado “refuerzo positivo” o “entrenamiento con un clicker”.

Se trata de un entrenamiento estable y efectivo. No es muy eficaz, por ejemplo, el castigo, porque se ha demostrado que los perros tienen recuerdos muy cortos y lo más probable es que no relacionen algunas actividades con su castigo.

Además, está estudiado que los perros no sienten culpa. Por ejemplo, el perro aprende que cuando defeca en el suelo eso no nos gusta, y cuando lleguemos a casa, hará lo necesario para compensarnos, pero ello no significa que relacione la acción de defecar con nuestra molestia.

Algunos gestos

compartir con tu mascota en madrid

  • Dar vueltas y mostrar su barriga es un típico gesto que hacen nuestras mascotas, y es una especie de muestra de respeto, además de una confianza absoluta.
  • Estornudar, bostezar y lamerse los labios son signos de que el animal está nervioso.
  • La cola es otro de los elementos más indicativos y gestuales. Cuando la cola y el trasero se mueven, sin duda todos identificamos alegría en ello. Pero si la cola se menea lentamente significa un carácter cauteloso. Si la cola está levantada y rígida, es un signo inequívoco de que el animal está en alerta. Una cola a media altura significa cierta satisfacción, pero si está entre las patas es una señal de miedo.
  • En una posición de confianza, el perro estará erguido, con la cola hacia arriba y moviéndola lentamente, con las orejas relajadas y los ojos con pupilas pequeñas.
  • Si se mantiene frente a nosotros, con la cabeza y el pecho en el suelo, las patas delanteras abiertas y la cola hacia arriba, es una clara invitación a jugar. Los balanceos de la cadera de nuestra mascota indican lo mismo.
  • Si el animal levanta su pata para tocarnos la rodilla u otra parte del cuerpo, este gesto de lenguaje corporal querrá decir que le prestemos atención por algún motivo.
Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar